Más de la Mitad de los Perros y Gatos Domésticos Sufren de Obesidad

perros y gatos domésticos

La obesidad es una enfermedad real y muy frecuente en los perros y gatos domésticos, es un problema de nutrición muy serio y que trae consigo consecuencias muy delicadas en la salud y bienestar de las mascotas.

Un perro o gato doméstico está obeso cuando el peso del perro o el gato supera entre el 15% y 30% de lo que debería ser su peso adecuado.

¿Por qué los perros y gatos domésticos se vuelven obesos?

Perro obesoLa obesidad llega cuando la mascota consume más calorías de las que en realidad necesita y gasta, este exceso de calorías se va acumulando como tejido adiposo hasta el punto de llegar a la obesidad.
Es decir, que nuestra mascota está comiendo mucho en comparación con el ejercicio que está haciendo.

Aunque existen razas que son predispuestas a sufrir de obesidad, la causa más frecuente es que nuestra mascota come más de lo que debe de acuerdo a su estilo de vida.

Razas de perros como el Labrador y Golden Retriever, Beagle, Basset Hound, Bullmastiff, Pug, entre otras, son propensas a sufrir de obesidad.

En el caso de los gatos, las razas Maine Coon, los Mestizos, Bosque de Noruega y Neva Masquerade también son propensos a ser obesos.

Ver También: Cuidados Post Operatorios en Perros y Gatos.

Consecuencias de la obesidad en perros y gatos

La obesidad tiene muchos riesgos para la salud de las mascotas como:

1. Riesgo de artrosis, problemas en los ligamentos o hernia discal.
2. Alto riesgo de sufrir diabetes.
3. Estreñimiento, flatulencia o necrosis hepática.
4. Problemas cardiacos y pulmonares.
5. Afecciones en la piel.
6. Problemas visuales.
7. En caso de una cirugía que requiere anestesia, el riesgo es mayor en un animal obeso.

¿Cómo saber si mi mascota está obesa?

Aunque depende de la raza del perro o del gato, existen algunos factores que nos pueden indicar que nuestra mascota está pasada de peso:

1. Nos damos cuenta que ya no juega como antes, le cuesta más saltar o correr o se cansa más rápido con actividades normales como subir escaleras o caminar.
2. Si lo miras desde arriba, el abdomen es igual de ancho al pecho.
3. Cuando le tratas de tocar las costillas, no las puedes sentir ni contar, esto se debe a la capa de grasa.
4. Tiene grasa acumulada en la base de la cola y esa zona lumbar.

¿Cómo prevenir la obesidad en las mascotas?

La clave está en tener un buen estilo de vida, la alimentación que le proporciones a tu mascota debe ser acorde con su actividad física.

Si tu mascota es activa, la alimentación tanto en calidad como en cantidad debe ser la adecuada, cuando las mascotas van envejeciendo que se vuelven más sedentarias su alimentación también debe cambiar, debe ser más baja en calorías y en menor cantidad.

Lo más recomendable es consultar con el médico veterinario para que te diga cuál es la porción de alimento adecuada según la etapa de vida de la mascota y su estado actual de peso y salud.

En el caso de que la mascota sea muy sedentaria, lo que se debe hacer es incentivarlos a hacer ejercicio, dos caminatas al día en el caso de los perros y al menos 15 minutos de juego dos veces al día en gatos es un buen comienzo.

Recuerda que todo debe ir acompañado de una buena alimentación y de mucha paciencia, no esperes que de la noche a la mañana tu mascota ya baje de peso, eso debe ser una transición lenta por el bien de ellos.

Lo primero que debes hacer es ponerte metas, cuánto peso debe bajar tu perro o gato en el primer mes, luego en el segundo y así sucesivamente hasta llegar al peso adecuado.

Más Temas de Mascotas AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!