Los divorcios más escandalosos y millonarios de Hollywood

“Contigo pan, cebolla… y un buen acuerdo prematrimonial”, es el refrán más utilizado en este nuevo milenio ya que existen infinidad de casos de celebridades que decidieron unir sus vidas basados en el amor y luego vieron escurrirse como agua entre sus dedos el fruto de tantos años de trabajo.

Un ejemplo de esto es el proceso que vivió el prestigioso director Steven Spielberg quien, tras el fracaso amoroso, tuvo que pagarle a su primera mujer Amy Irving, la para nada despreciable suma de cien millones de dólares.
El actor Michael Douglas decidió no firmar ningún acuerdo prenupcial cuando contrajo enlace con su primera esposa Diandra aunque seguramente cuando se divorció de ella para casarse con la actriz Catherine Zeta Jones, se habrá replanteado más de mil veces si la decisión tomada en aquel momento fue acertada ya que tuvo que desembolsar de su cuenta bancaria cuarenta y cinco millones de dólares.

Claro que todo lo sucedido le sirvió de experiencia y en esta nueva oportunidad decidió garantizarse por escrito que la escultural morocha no terminara de vaciar sus fondos, en el supuesto caso de que el amor no funcione.

El que aprendió de los errores de sus colegas fue Tom Cruise, quien firmó un contrato con su actual esposa Katie Holmes, algo que también había hecho en los tiempos de felicidad que vivió junto a la bella Nicole Kidman y aunque muchos especulen acerca de los sentimientos del protagonista de “La guerra de los mundos”, él prefiere no padecer los mismos inconvenientes que sufrió el cantante Neil Diamond cuya separación, tras veinticinco años al lado de Marcia Murphey, le costó algo más de ciento cincuenta millones de dólares.

El divorcio del ex integrante de Los Beatles, Paul Mc Cartney, con Heather Mills, se convirtió en una dura batalla, en la cual el músico bloqueó las cuentas en común y cambió todas las cerraduras de sus propiedades impidiendo que la modelo pudiera ingresar a las mismas.

Los ex cónyuges tenían dos cosas en común: la pequeña Beatrice y mil millones de euros para dividir aunque Mc Cartney no quiso ceder ni un centavo de su patrimonio.

Por eso, como dice un proverbio chino que el músico británico Sting inmortalizó en una canción, “Si amas a alguien déjalo libre, si vuelve y firma un contrato premarital es tuyo sino nunca lo fue”… ¡O algo parecido!

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!