Se Nos Fue la Mano en la Sal

Se nos fue la mano en la sal

¿A quién no le ha pasado que al momento de echar sal en las preparaciones se nos va la mano? ¡Es normal, pero tenemos la solución! La sal es un condimento que está presente en todas (o casi todas) nuestras comidas, así sea una pizca, pero generalmente siempre lo usamos.

Y es que la sal nos ayuda a resaltar los sabores de los alimentos, pero seguro que te ha pasado que se te va la mano y en vez de resaltar el sabor de tu receta, la dejamos salada, haciendo que muchas veces sea hasta imposible de comer. Para esos casos, te vamos a contar algunos trucos sencillos que nos ayudarán a arreglar las comidas saladas.

¿Cómo Quitarle el Exceso de Sal a la Comida?

1. Si algún cocido, guiso o sopa ha quedado más salado de la cuenta, coloca una papa cruda pelada dentro la preparación y déjala cocer durante unos diez minutos. Transcurrido ese tiempo, retírala, ya la papa habrá absorbido todo el exceso de sal.

2. Si no tienes a la mano una papa cruda, ensaya con un pedazo de pan o si tienes una sopa, crema, guiso o salsa salada, puedes ensayar diluyendo maicena en agua y agregándola a la preparación, verás cómo ayuda a reducir lo salado.

3. Pero si no tienes tampoco maicena y es una preparación líquida, otro truco que puedes emplear es agregar leche, salsa de tomate, nata líquida o una cucharadita de azúcar para contrarrestar el sabor salado de la receta.

4. Cuando la preparación quedó ligeramente salada, ensaya agregando unas gotas de limón o una cucharadita de vinagre suave, estos ácidos ayudan a contrarrestar el sabor salado. Pero solo debes agregar un poco para no cambiar radicalmente el sabor de la receta.

5. Si en esta ocasión, fue la pasta la que te quedó salada, colócala directo en agua helada y verás cómo mejora su sabor.

6. Para las verduras saladas la mejor opción es lavarlas y quitarles el exceso de sal que haya quedado en la superficie. De lo contrario, no hay mucho que hacer.

¿Necesitamos Sal en Nuestro Cuerpo?

La respuesta es sí, pero solo en cantidades pequeñas. La sal ayuda a Controlar la cantidad de agua del cuerpo humano, regulando los fluidos, manteniendo el PH y en general, ayudando a que nuestro organismo se mantenga hidratado, introduciendo agua en el interior de las células. La sal también ayuda a transmitir impulsos nerviosos y a la relajación muscular.

Las recomendaciones de consumo diarias son de 5 gramos por día, casi la mitad de lo que normalmente las personas consumen. ¿Cuánto es? Es más o menos lo que equivale a una cucharadita pequeña que usarías para preparar una taza de café.

Riesgos del Exceso

¿Sabías que el exceso de sal en las comidas es una de las principales causas de la hipertensión arterial? Y es que su excesivo consumo empeora el funcionamiento del corazón; favoreciendo la aparición de enfermedades cardiovasculares como la hipertensión o la insuficiencia cardíaca, que fácilmente pueden derivar en un infarto o un accidente cerebrovascular.

También, su consumo en exceso afecta la función de los riñones que son los encargados de filtrar y depurar la sangre. Además, favorece la aparición de cálculos renales.

Y a su vez, como su consumo aumenta la eliminación de sodio por la orina, entonces cuanto más sodio se elimina, también se elimina más calcio, haciendo que disminuya la cantidad de este mineral en nuestro cuerpo. Provocando que nuestros huesos se debilitan y tengamos una mayor predisposición a fracturas óseas, especialmente en personas de edad más avanzada.

Más Temas de Alimentación AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!