Pelar las Cebollas sin Lágrimas

Si le huyes a pelar las cebollas porque las lágrimas no paran de salir, te contaremos simples trucos que evitarán que eso suceda.

El truco consiste en dejar las cebollas en la nevera durante un par de horas antes de proceder a limpiarlas y cortarlas. De esa forma no tendrás que soltar ni una sola lágrima cuando te enfrentes a esta habitual labor culinaria.

Otra interesante opción, para que no tengas que llorar cada vez que pelas una cebolla, consiste en sumergirla en agua hirviendo, durante cuatro o cinco minutos, y pasarla a continuación por agua fría.

Ahora bien, si deseas obtener un sabor más suave de la cebolla antes de utilizarla en cualquier preparación, te recomendamos cortarla en rodajas y sumergirla en agua durante unas dos horas aproximadamente.

Si no dispones de tanto tiempo, puedes sustituir esas dos horas de inmersión por un buen rociado de zumo de limón (obtendrás el mismo efecto de suavidad).

Si tus problemas con la cebolla se deben al fuerte olor que desprende basta con que la cocines junto a unas ramitas de perejil.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!