Cómo Hacer Mermelada Casera

Mermelada Casera

Preparar una mermelada casera es más sencillo de lo que piensas y necesitamos solamente 3 utensilios que siempre tenemos en casa: un termómetro, ojala para dulces, una cuchara de madera grande y una cazuela o cacerola grande, preferible que sea de las pesadas.

Existen frutas que nos facilitan la preparación de la mermelada como la manzana y la ciruela¸ otras un poco más difíciles como, la mora, la frambuesa y el albaricoque, y las que nos hacen el trabajo difícil, las fresas y las cerezas.

Pasos para Preparar la Mermelada Casera

Cocemos ligeramente la fruta en agua con un poco de jugo de limón. Mientras tanto, ponemos el azúcar en una refractaria y horneamos a 150°C por 10 minutos; cuando el azúcar este suave se lo agregamos a la fruta y cocinamos a fuego lento hasta que se disuelva completamente el azúcar.

Aumentamos la temperatura a fuego alto para que suelte el hervor, dejamos que la mezcla siga hirviendo hasta que alcancemos el punto de mermelada. Dejamos enfriar la mermelada un poco antes de envasarla en frascos que estén calientes, asegúrese que están bien limpios.

Para obtener el punto de la mermelada, tenga en cuenta que unas frutas requieren más tiempo de preparación que otras, esto depende de la fruta que usemos.

Cuando usamos el jugo de limón obtenemos un mejor punto, cuando la mermelada se haya reducido a la mitad, debemos probarla. La retiramos del fuego y dejamos que se asienten las burbujas; ponemos sobre un plato congelado una cucharada de mermelada y dejamos que se enfríe a la temperatura ambiente.

Si se forma una piel sobre la mermelada y esta se arruga cuando la empujamos con el dedo, significa que esta lista. Si la prueba no da resultado tenemos que volverla a poner en el fuego otros minutos y volvemos a hacer la prueba.

Consejos a la Hora de Preparar la Mermelada

1. Debemos tener en cuenta que durante la cocción, la mermelada crece bastante, por ello, solamente debemos llenar la cazuela hasta la mitad para evitar que se nos derrame.

2. Aprovecha las frutas de temporada para hacer las mermeladas caseras, salen más económicas y así evitas que se desperdicien las frutas. Además, al mantenerlas en la nevera nos duran más tiempo.

3. Para lograr una adecuada consistencia debes escoger la fruta en su punto, ni muy madura ni muy verde. Las frutas muy maduras son más difíciles de conseguir la textura espesa de una mermelada; y con las frutas muy verdes el sabor no será el mismo.

4. Asegúrate de que la fruta que vas a usar esté en perfectas condiciones, también deberás retirar cualquier pedazo que esté dañado, pues eso afectará el tiempo de conservación de la mermelada casera.

5. La relación de azúcar y fruta es muy importante, porque el azúcar además de aportarle el dulce a la mermelada, actúa como conservante y el aporta cuerpo a la preparación. Lo ideal es que por cada kilo de fruta que uses, deberás usar al menos 700 gramos de azúcar.

6. Si no tienes horno para seguir la preparación anterior, te recomendamos que dejes macerar por varias horas la fruta y el azúcar, para que en el líquido que ha soltado la fruta, el azúcar ya se haya disuelto por completo.

7. El termómetro nos ayuda mucho para saber el punto exacto de la cocción de la mermelada casera, el momento en el que el azúcar se enlaza con la pectina de las frutas es cuando la temperatura de la cocción llega a los 105°, en ese punto ya puede decir que la mermelada está lista.

8. Otra forma más rápida de saber si ya la mermelada estuvo lista y la consistencia es la adecuada, es echar una gota de mermelada en papel de cocina, levanta el papel para que quede de manera vertical, si en ese momento la mermelada resbala como una lágrima significa que a la mermelada casera todavía le falta cocción.

Más Temas de Alimentación AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!