Blanqueamiento de Dientes, Estético, pero También muy Peligroso

No busque más “sonrisas blancas”

El estereotipo de la vida moderna exige una cierta y determinada moda para no pasar desapercibido y estar a tono con lo que la sociedad de consumo impone como regla general.

Se exige ser delgado, estar bronceado, tener dientes blancos, tan blancos que parecen de mentiras. El mundo de la TV, la tecnología; han llevado a que el común de la gente quiera “parecerse a…”; lo que en muchos casos la personalidad es sujeta a ciertos modelos y patrones de conducta preestablecidos e impuestos única y exclusivamente, “porque está de moda” o porque sólo lo que importa es la imagen y la apariencia, pese a que puedan surgir problemas de salud a futuro.

Sin embargo, muchas conductas copiadas suelen afectar no sólo nuestro comportamiento, sino también nuestra salud, es el caso de las dietas severas, pero también el del habitual blanqueamiento de los dientes, tema que trataremos en detalle.

El común de la gente no le importa la salud bucal como tal, sino tener una “sonrisa blanca”, sin embargo es importante señalar que el 50% de los dientes blanqueados vuelven a su color natural después de un año de realizado el costoso tratamiento.

Muchos son los factores que se deben tener en cuenta para no arriesgarse por moda a un blanqueamiento de dientes. Por ejemplo, hay que saber que mientras más joven sea el diente, éste se blanquea con mayor facilidad, así también es importante tener en cuenta el tiempo que ha transcurrido desde que el diente se oscureció, si se oscureció recientemente, es más fácil el proceso de blanqueamiento.

El blanqueamiento temporal de dientes puede ocasionar de manera permanente gingivitis e irritación crónica de encía.

El blanqueamiento se ve limitado cuando el paciente refiere tener manifestaciones alérgicas en relación con la solución blanqueadora o al material de confección; tales como: sensación de quemadura, garganta seca, nauseas, irritación o edema.

Es importante tener en cuenta que si esta moda la quieren asumir los adolescentes es necesario indicarles que ellos, por su edad, no necesitan blanqueadores de dientes porque al ser tan jóvenes aún no tienen sus dientes amarillentos, como ocurre con las personas mayores.

Así que antes de pensar en tener una “sonrisa blanca”, producto de la moda actual, preocúpese por una buena higiene bucal, cepille sus dientes tres veces al día, entre comidas por espacios de dos minutos, use diariamente ceda dental, evite el mal aliento con el uso de enjuagues bucales y la frecuente visita al odontólogo.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!