La Hipocondría, síntomas, causas y tratamientos

La Hipocondría

También conocida como trastorno de ansiedad por enfermedad, la hipocondría es un trastorno que se caracteriza porque quien la padece, está sometido a una intensa preocupación relacionada con el miedo que le produce padecer ciertas enfermedades, en especial enfermedades consideradas graves.

La persona con hipocondría experimenta preocupación excesiva, miedo e incluso tiene la convicción de que está padeciendo la enfermedad, incluso llegando a experimentar los síntomas de la misma. Un hipocondríaco se somete a sí mismo de manera regular a autoanálisis muy minuciosos que pueden llegar a ser obsesivos en la búsqueda de enfermedades.

¿Cómo saber si tengo hipocondría?

Hay muchas maneras que pueden ayudarte a tener una noción de si padeces de este trastorno. Detente por un momento a pensar ¿alguna vez has tenido una gran preocupación de padecer alguna enfermedad grave? Probablemente la respuesta sea sí, a fin de cuentas nadie quiere tener una enfermedad de este tipo. Pero ¿se ha convertido esa preocupación en angustia?

Si la respuesta es sí, puede que con el tiempo esa angustia haya crecido al punto de convertirse en un impedimento para desenvolverte con normalidad en tu vida diaria.

Si además de eso, constantemente te estás autoexaminando y autodiagnosticando enfermedades y además no le crees a tu doctor cuando te dice que no tienes nada, eso acompañado de la necesidad constante de tranquilidad y calma que tu familia y médicos puedan darte, probablemente tengas hipocondría, a continuación algunos síntomas:

  • Miedo intenso.
  • Dolor físico desencadenado por factores psicológicos.
  • Crisis de ansiedad.
  • Ataques de pánico.
  • Paranoia.
  • Mareo.
  • Sensación de hormigueo.
  • Sintomatología de diversas enfermedades desencadenada por sugestión.

¿Cuáles son las posibles causas de la hipocondría?

No se conocen con certeza cuáles podrían ser las causas que dan lugar a esta enfermedad, sin embargo se cree que algunos de los siguientes factores pueden tener una profunda relación con su aparición:

  • Crianza: El riesgo de padecer de hipocondría se incrementa si tus padres han padecido de este trastorno o si te han criado con el miedo de padecer ciertas enfermedades.
  • Algunas creencias: De esta misma manera, puedes ser propenso a padecer de este trastorno si tienes dificultad para tolerar la incertidumbre que te producen ciertas sensaciones que pueden parecer extrañas, llevándote a malinterpretarlas y relacionarlas con enfermedades.
  • Experiencias vividas: Si anteriormente padeciste de alguna enfermedad, es posible que esta experiencia te produzca miedo y que la idea de volver a enfermar te produzca angustia.

Igualmente, existen ciertos factores considerados como riesgosos pues pueden recrudecer o propiciar la aparición de esta enfermedad, entre ellos se encuentran:

  • Riesgo de padecer una determinada enfermedad.
  • Haber padecido o que alguien cercano haya padecido de una enfermedad grave en el pasado.
  • Leer constantemente acerca de enfermedades.
  • Características propias del individuo como tener una tendencia a la preocupación excesiva.
  • Estar sometido a mucho estrés.

¿Cuál es el tratamiento para un hipocondríaco?

Una vez que hayas sido diagnosticado con este trastorno, lo mejor que puedes hacer es buscar ayuda profesional para iniciar con el tratamiento. De acuerdo a tus necesidades el profesional de la salud podría indicarte:

  • Terapia farmacológica: El especialista puede recetarte algunos antidepresivos, para combatir los pensamientos intrusivos que muchas veces son obsesivos y son la carga más grande para quienes padecen de esta enfermedad.
  • Terapia cognitivo-conductual: Estas terapias son fundamentales para regular la ansiedad, ya que le permiten al paciente el poder controlar sus pensamientos y las creencias relacionadas con el trastorno.

¿Se puede prevenir la hipocondría?

Sí, es posible prevenir la aparición de este trastorno. Para ello es fundamental que aprendas a conocer tu cuerpo y que además tengas en cuenta lo siguiente:

  • Busca ayuda si padeces de ansiedad: La hipocondría es un tipo de ansiedad, si no buscas ayuda a tiempo para iniciar el tratamiento, los síntomas del trastorno inicial pueden llevarte a padecer hipocondría y hacer que sus síntomas te impidan llevar tu vida con normalidad.
  • Si ya padeces de hipocondría, cumple con tu tratamiento: No hacerlo podría llevarte a sufrir recaídas.
  • Reconoce lo que el estrés puede hacerle a tu cuerpo: El estrés nos afecta de muchas maneras, cuando conoces tu cuerpo puedes entender cómo evitar los estragos que el estrés puede producir en tu organismo.

Recuerda que siempre puedes buscar ayuda profesional. Este tipo de trastornos pueden llegar a producir mucho sufrimiento en quienes lo padecen. Conocer tu cuerpo y reconocer cuándo algo no está bien, es el primer paso. Buscar atención profesional y seguir al pie de la letra el tratamiento puede ayudarte a llevar una vida normal.

Más Temas de Salud AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!