Pacientes con abuso o dependencia del alcohol

Tratamiento para pacientes con abuso del alcohol
Introducción

Muchas personas consumen alcohol; sin embargo, la forma, cantidad y frecuencia varía de individuo en individuo, y algunas lo hacen hasta causar perjuicios para su salud. Dentro del grupo de personas en quienes el alco­hol causa perjuicios, también hay diferencias en la forma de consumirlo y en los problemas generados, ya sea en su cuerpo o en el entorno familiar o social, por lo cual el patrón de consumo perjudicial de alcohol se puede clasificar en dos, consumo problemático y dependencia.

Consumo problemático

El consumo problemático es el patrón de consumo de alcohol que provo­ca efectos negativos en la salud para quien bebe, para quienes lo rodean y para la sociedad en general.

Dependencia del alcohol

Una persona tiene dependencia del alcohol cuando bebe de tal forma que su vida y su salud se ven perjudicadas por este hábito. La dependen­cia se caracteriza porque puede presentar:

  • Necesidad de beber cada vez más cantidad para emborracharse o, al ingerir la misma cantidad que en otras ocasiones, la persona se emborracha menos.
  • Síndrome de abstinencia por alcohol (explicado más adelante).
  • Aumento del tiempo que pasa bebiendo.
  • Dificultad para parar de beber.
  • Pérdida de gran cantidad de tiempo recuperándose de la borrachera o consiguiendo alcohol.
  • Aislamiento de las actividades cotidianas importantes como pasar tiempo con la familia, en el trabajo o con los amigos.
  • Continuación del hábito de beber a pesar de reconocer los efectos dañinos del alcohol.

Existen dos condiciones relacionadas con el consumo problemático y la dependencia en las que se pone en riesgo la salud de la persona: la intoxi­cación y el síndrome de abstinencia.

Intoxicación aguda por alcohol

(Estado de embriaguez)

Corresponde a lo que comúnmente se conoce como “borrachera”. Es una condición de duración limitada que se debe al consumo de alcohol. Los sín­tomas que se presentan y su severidad dependen de la cantidad de alcohol en la bebida, la cantidad de bebida ingerida, el tiempo en el que se ingiere y las características de la persona, como la edad, el peso y la tolerancia, que llevan a tener niveles mayores o menores de alcohol en la sangre.

En los casos leves puede haber cambios en el ánimo o desinhibición emo­cional (alegría, tristeza, agresividad), incoordinación motora leve (torpeza), y a medida que las concentraciones de alcohol en sangre son mayores, la incoordinación motora es mayor (dificultad para caminar, tambaleo); hay dificultad para hablar, náusea, vómito, incoordinación motora severa (im­posibilidad para pararse o hacer otros movimientos, como agarrar objetos, poner la llave en la cerradura, etc.); también se pueden presentar convul­siones, coma y paro cardiaco y respiratorio, que pueden llevar a la muerte de una persona.

En estado de embriaguez las personas son más propensas a lesionarse o a lesionar a otras personas (muestra de ello se ve en peleas callejeras, discusiones, etc.), ya sea en forma accidental (por ejemplo, al conducir un auto, una bicicleta, etc.) o intencional.

Síndrome de abstinencia por alcohol

El síndrome de abstinencia es el cuadro que se presenta cuando se reduce o se suspende el consumo después de estar bebiendo alcohol de manera frecuente y en cantidades importantes; los síntomas que se presentan son físicos y mentales, y varían en intensidad de un sujeto a otro. Dentro de los síntomas mentales están la angustia, el remordimiento y el deseo transitorio de dejar de beber, y dentro de los síntomas físicos pueden encontrarse temblor, sudoración, palpitaciones, náuseas y vómitos, entre otros. Existen personas que pueden presentar complicaciones potencial­mente fatales, por ejemplo, convulsiones y delirium tremens. Por lo tanto, es importante la evaluación e identificación temprana de las personas en riesgo de presentar un síndrome de abstinencia grave, para poder darles manejo preventivo y evitar complicaciones.

Identificación del problema

Dadas las dificultades médicas, personales, familiares y sociales asociadas con el consumo del alcohol, es importante reconocer a los pacientes con este problema para brindarles un tratamiento oportuno y adecuado, y lograr una vida más sana. Por lo tanto es frecuente que en la consulta médica se indague sobre el consumo de alcohol de los pacientes.

En cualquier consulta en una institución prestadora de servicios de salud (IPS) se le preguntarápor su consumo de alcohol. Si usted manifiesta haber consumido alcohol durante los últimos 30 días, se le realizarán preguntas acerca de:

  • La frecuencia con la que bebe alcohol.
  • La cantidad ingerida.
  • Si ha sido capaz de parar el consumo de alcohol.
  • Si ha tenido dificultades en hacer lo que debería hacer por causa del alcohol.
  • Si ha necesitado beber alcohol en las mañanas.
  • Si ha sentido culpa por la forma en la que bebe.
  • Si ha tenido fallas en la memoria (lagunas) por el consumo de alcohol.
  • Si se han presentado accidentes o lesiones en usted o en otras per­sonas por causa de su consumo alcohol.
  • Si alguien le ha sugerido que debe disminuir el consumo de alcohol.

Según las respuestas que proporcione, si es necesario, se le hablarásobre la importancia de disminuir y suspender el consumo de alcohol. Si se identifica dependencia del alcohol le serán sugeridas ciertas opciones de manejo, que incluyen terapias psicosociales, grupos de apoyo y terapias con medicamentos. Las terapias psicosociales y con medicamentos re­quieren manejo por especialista (ejemplo: médico psiquiatra), por lo que usted debe ser remitido para un manejo adecuado. Los grupos de apoyo, como los de alcohólicos anónimos (AA), son grupos de ayuda mutua que tienen como objetivo ayudarlo a detener el consumo de alcohol (lograr sobriedad) y que usted ayude a otros a conseguirlo; no son grupos de manejo por especialista.

Si dentro de la evaluación se identificó un problema de consumo proble­mático o dependencia del alcohol, es importante para el equipo de salud evaluar si usted estáen riesgo de presentar un síndrome de abstinencia u otras complicaciones que se consideran graves como convulsiones, deli­rium tremens y encefalopatía (problema en el cerebro).

Por lo tanto, para obtener la información necesaria de manera completa se le preguntaráa usted o a su acompañante información adicional. A pesar de que responder algunas de las preguntas que se le harán a usted o sus acompañantes puede resultar incómodo, la información es impor­tante para planear su tratamiento y disminuir el riesgo de complicaciones graves. Todas sus respuestas serán confidenciales; su sinceridad es fun­damental. Además, se le realizaráun examen físico completo donde se evaluarásu estado físico y nutricional. En algunas ocasiones se realizarán exámenes complementarios como tomas de muestras de sangre, orina o radiografías, y otras imágenes diagnósticas.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!