ACV: Síntomas y tratamientos

ACV síntomas y tratamientos

Los accidentes cerebro vasculares, también conocidos como ACV, ocurren cuando se interrumpe el suministro de sangre a alguna parte del cerebro, lo que ocasiona que los tejidos dejen de recibir oxigeno y nutrientes; por lo que las células cerebrales comienzan a colapsar al poco tiempo. Existen muchos factores para que esto ocurra y en el siguiente articulo podrás conocer todos los detalles sobre esta condición médica, síntomas y tratamientos disponibles.

¿Cómo ocurre un ACV?

Un accidente cerebrovascular ocurre cuando el flujo sanguíneo se detiene en una o varias partes del cerebro, causando que el oxigeno que pasa a través de este no llegue como debería; ocasionando una falla al tejido que puede llegar a ser irreparable y causar algún tipo de discapacidad. Es considerado como una emergencia médica y debe ser tratada a tiempo para prevenir secuelas o incluso la muerte de la persona afectada.

Lo positivo sobre este tipo de afecciones, es que actualmente son menos mortales que antes, ya que existen formas de contrarrestarlos y los tratamientos cada vez son más efectivos; permitiendo en muchos casos la recuperación total o parcial de las habilidades motoras del paciente. Todo depende de la velocidad con la que se atienda a la persona afectada, para que pueda recibir los cuidados intensivos necesarios.

Tipos de accidente cerebrovasculares o ACV

Existen dos tipos de ACV principalmente cada uno se distingue por diferentes factores como se puede apreciar a continuación:

  • Accidente cerebrovascular isquémico: Es el tipo de ACV más común y es causado por un coagulo de sangre que bloquea los vasos sanguíneos e impide el paso de oxigeno al cerebro.
  • Accidente cerebrovascular hemorrágico: Suele ser causado por un vaso sanguíneo que se rompe y causa una hemorragia interna en el cerebro.

Síntomas de un ACV

Existen ciertos síntomas que ayudan a comprobar que una persona está sufriendo un accidente cerebrovascular. Por ello es importante que sepas cuáles suelen ser esos para que puedas llevarle a emergencias, y atenderle a tiempo para evitar cualquier tipo de secuela de gravedad. Algunas de las sintomatologías presentes en un ACV son las siguientes:

  • Dolor de cabeza fuerte: No cualquier tipo de dolor de cabeza, suele ser uno bastante agudo, que viene acompañado de vómitos o nauseas y perdida del conocimiento.
  • Dificultad para hablar y entender a los demás: Cuando se está sufriendo un ACV, es importante hacerle pregunta a la persona; ya que suelen tener problemas para entender o articular palabras cuando están en medio de este padecimiento.
  • Parálisis facial o de otras zonas del cuerpo: La persona que está sufriendo un ACV suele tener adormecimiento o parálisis faciales o en otras zonas como los brazos o piernas; usualmente solo de un lado del cuerpo y al tratar de sonreír. Una parte de la boca puede verse caída, lo que suele identificarse como uno de los indicadores más claros de que se está padeciendo un accidente cerebrovascular.
  • Problemas de vista: Al presentar esta condición la persona puede comenzar a ver borroso o perder la visión en uno de los ojos; lo que es síntoma más que suficiente para llevarlo de emergencia.
  • Problemas de equilibrio: Suele haber dificultad para caminar, perdiendo el equilibrio o teniendo ataques de vértigo, todo esto suele venir acompañado de las parálisis de algún miembro del cuerpo.

Todos estos síntomas deben ser puestos a prueba en la persona afectada, puedes hacerle preguntas para comprobar que su capacidad de hablar y entender es la normal; o pedirle que sonría o levante ambos brazos para comprobar si está teniendo un ACV o no.

Tratamientos para un ACV

Hoy en día es posible tratar un ACV si se acude a emergencias a tiempo y se implementan los protocolos necesarios al paciente para evitar complicaciones y secuelas permanentes o muerte. Desde cirugía hasta medicamentos, todo esto es necesario dependiendo de la gravedad, como se puede apreciar a continuación:

Tratamientos de emergencia:

Se hace cuando la persona está sufriendo de un ACV, y dependiendo del tipo, se debe realizar cirugía o aplicar anticoagulantes.

Rehabilitación:

Luego que la persona es puesta en tratamiento y está fuera de peligro, viene la fase de rehabilitación, ya que si llega a haber parálisis de algún tipo, se debe hacer fisioterapia para que con el tiempo pueda llegar a tener la misma movilidad que antes.

Prevención de ACV:

Esta etapa se usa cuando la persona tiene síntomas leves y es tratada a tiempo, tratando de prevenir que puedan haber otros ataques en el futuro.

Como se puede apreciar, se deben tener en cuenta el tipo de ACV y los síntomas, ya que con estos se tendrá claridad de los pasos a seguir para la recuperación del paciente. Detener el sangrado de ser necesario o aplicar algún tipo de medicamento anticoagulante y recibir terapia física para lograr poco a poco a volver a funcionalidad normal de la actividad motora.

Más Temas de Salud AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!