Priapismo en Niños

(Reporte de un Caso)

Byron E. López de Mesa L.
Miembro Correspondiente S. C. U.
Juan Javier Valero
Residente en Cirugía Pediátrica V año
Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia
Gustavo Malo Rodríguez
Profesor Asociado, Facultad de Medicina, Universidad Nacional de Colombia
Hospital de la Misericordia
Unidad de Urología Pediátrica
Santafé de Bogotá, D,C.

Introducción

El priapismo en niños es una entidad rara. Es una erección peneana prolongada y dolorosa, no asociada con estímulo sexual. Puede requerir evaluación urgente si se desarrolla un síndrome de compartimiento y una isquemia secundaria de los cuerpos cavernosos. Los cuerpos cavernosos están rígidos pero el glande y el cuerpo esponjoso permanecen flácidos1,2,3,4.

El nombre proviene de Priapo, dios griego considerado símbolo de la buena agricultura y de la caza, hijo de Afrodita, diosa del amor, belleza y fertilidad femenina. Priapo se representa con un falo enorme3,4.

El priapismo no debe ser considerado simplemente como una deficiencia en la detumescencia normal sino que debe tenerse en cuenta además la presencia de un alto flujo sanguíneo peneano anormal3.

Se presenta un caso de priapismo en un niño y se revisa la literatura.

Materiales y Métodos

Se presenta un niño de 10.5 años de edad, de raza negra, quien consultó al hospital de la Misericordia en octubre de 1996 por cuadro de 11 horas de evolución consistente en erección dolorosa y permanente del pene. Como antecedentes, 4 años atrás se le había diagnosticado anemia de células falciformes, requiriendo varias hospitalizaciones por crisis falciformes. Al examen físico se encontró un paciente en buen estado general. Peso 25.5 kilo. Mucosas: con palidez leve a moderada. Abdomen blando, sin dolor ni masas.

Pene de tamaño normal para la edad, con considerada fimosis, erecto, doloroso con induración de cuerpos cavernosos; grande y cuerpo esponjoso blandos. Examen neurológico normal. Se toma hemograma que muestra leucocitos 13.400, hemoglobina 7.3, hematocrito 218, neutrófilos 66%, linfocitos 28%, reticulocitos 2%, células falciformes +. Se diagnostica priapismo de 11 horas de evolución secundario a anemia de células falciformes. Se inicia manejo con hidratación alcalinización con bicarbonato, analgesia, oxigenación, transfusión de 350 cc de glóbulos rojos empaquetados y reposo. El paciente completa 48 horas de priapismo sin mejoría a pesar de manejo médico instaurado y presenta globo mesical por lo que se lleva a cirugía, realizándose cistotomía, prepucioplastia con corte dorsal y drenaje de cuerpos cavernosos con creación de fístula entre el glande y los cuerpos cavernosos mediante aguja de TRUC-CUT, con resolución del priapismo y evolución favorable. Al octavo día postoperatorio hay leve induración de los cuerpos cavernosos, se retira cistostomía uy se da de alta. Se realizan controles periódicos y a los 8 meses de seguimiento se encuentra paciente en buen estado refiriendo erecciones positivas con calidad disminuida.

Discusión

El priapismo es una entidad poco común, predomina en la raza blanca. Es más frecuente en adultos que en niños (87.3 y 12.6% de los casos respectivamente)5,8. Se presentan en cualquier edad aún en recién nacidos. Hay dos picos de máxima distribución según edad, uno pedriátrico (5-10 años) y otro en adultos(20-50 años). En los últimos años se ha observado mayor frecuencia de presentación en el grupo de edad comprendido entre los 20 y 25 años ya que es la edad de máximo consumo de drogas13.

Dependiendo fundamentalmente de su patología hemodinámica, el priapismo puede ser clasificado en dos tipos: priapismo de bajo flujo (venooclusivo o isquémico) se caracteriza por disminución del drenaje venoso, aumento de la presión intracavernosa y posteriormente disminución del flujo arterial. La estasis sanguínea dentro de los cuerpos cavernosos produce hipoxia local (PO2 baja) y acidosis (pH ácido) 3. Hauri y col en 1983 demostraron mediante cavernosografía y arteriografía que el drenaje venoso del pene se encuentra retardado hasta en 15 minutos en el priapismo de bajo flujo. Durante la arteriografía pudenda solo se opacifican l as arterias dorsales y bulbares (no las cavernosas) 1. El priapismo de alto flujo (arterial no isquémico) tiene como mecanismo fisiopatológico principal el aumento prolongado del flujo arterial y no la oclusión venosa, el mecanismo veno-oclusivo asociado con la erección normal no es activado y el pene permanece erecto debido al alto flujo arterial no regulado. Como consecuencia del alto flujo arterial y la persistencia del drenaje, no se produce hipoxia local ni acidosis lo que hace que la erección sea menos dolorosa y que a la aspiración de los cuerpos cavernosos se obtengan sangre de color rojo intenso. A la cavernosografía en el priapismo de alto flujo se observa un rápido drenaje venoso a través de las venas cavernosas y dorsales profundas1,3.

El diagnóstico del priapismo se basa en el examen clínico; debe realizarse una anamnesis y un examen físico detallado buscando antecedentes de trauma, ingesta de drogas y medicamentos, drepanocitosis neoplasias, etc. En general los pacientes con priapismo de alto flujo tienen antecedentes de traumas peneanos o perineales recientes3.

El priapismo de bajo flujo es muy doloroso, los cuerpos cavernosos permanecen rígidos mientras el glande permanece flácido y a la aspiración de los cuerpos cavernosos se obtiene una sangre oscura2,3. Los pacientes con priapismo de alto flujo no siempre sienten dolor ni hiperestesia peneana significativa, el pene puede tener una rigidez generalizada del 60-100%3.

Es necesario investigar la presencia de adenopatías, masas abdominales y realizar examen rectal. Los estudios de laboratorio iniciales consisten en hemograma completo, extendido sanguíneo para células falciformes o una electrofóresis de la homoglobina para descartar leucemia o drepanocitos como posibles etiologías. La terapia y el momento de efectuarla depende de que el priapismo sea de bajo o alto flujo, por lo tanto la aspiración de los cuerpos cavernosos debe efectuarse poco después del examen inicial. La sangre oscura indica u priapismo de bajo flujo, mientras que la sangre de color intenso es característica del priapismo de alto flujo3. A la sangre aspirada se le debe realiza una gasimetría para ayudar a su diferenciación. Se ha sugerido que los valores del pH meno de 7.25, PO2 mayor de 60 definen un priapismo isquémico mientras que la gasimetría similar a la de la sangre arterial sugiere un priapismo de alto flujo3,9. Ultimamente se ha reconocido el uso de Eco-Dopler Color en las etapas iniciales de la evaluación cuando la historial clínica sugiere un priapismo de alto flujo. Un Eco-Doppler-Color positivo evita la aspiración e irrigación de los cuerpos cavernosos y contraindica procedimientos de Shunts venosos comúnmente usados para corregir priapismo de bajo flujo. En estudio no es invasivo y puede proporcionar información acerca de la naturaleza de cualquier lesión vascular y estima la integridad de la arteria cavernosa contralateral. Los pacientes con priapismo de alto flujo debido a lesión de la arteria cavernosa presentan turbulencia de alto flujo en esta arteria y aquellos que tienen alto flujo pero no lesión arterial cavernosas3,9. Después de que un Eco-Doppler-Color ha hecho diagnóstico de alto flujo se puede continuar con angiografía y embolización selectiva como tratamiento7.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!