Palabras del Presidente Honorario del XXXVII Congreso de la SCCOT

DR. Juan Burgos Arteaga

Señor Presidente.
Señores Miembros de la Junta Directiva.
Señor Alcalde Mayor de la ciudad de Barranquilla.
Señor Presidente Electo de la SLAOT.

Señor Presidente:

Se me ha conferido la señalada distinción de ser Presidente Honorario de este XXXVII Congreso Nacional de la Sociedad Colombiana de Cirugía Ortopédica y Traumatología. Ha sido una decisión soberana de la Presidencia y de su Junta Directiva y la recibo sin vanidad porqué se que proviene de un nobilísimo sentimiento de amistad y afecto. Soy consciente, por lo demás, de que este honor supera con ventaja mis pocos merecimientos y siento que mi gratitud ha quedado comprometida en forma perenne.

Ha sido admirable la parábola vital de esta Sociedad. Fundada hace 46 años en la ciudad de Bogotá, fue en Cartagena de Indias, 10 años después, cuando se llevó a cabo su primer Congreso Nacional y desde esa fecha hasta hoy, sin un solo desfallecimiento, ha realizado su máximo evento con perseverancia, responsabilidad y espíritu de superación indiscutibles.

El Primer Congreso en Cartagena fue un buen augurio, culminó con éxito y llenó de satisfacción a todos los que a él concurrieron. El nivel científico de estos certámenes ha ido en ascenso ininterrumpido y goza ya de un prestigio y una reputación que nos enaltece. A ello han contribuido desicivamente la calidad de los conferencistas extranjeros invitados y la de los trabajos de los ortopedistas nacionales.

Al hacer una revista de los 36 Congresos anteriores, podemos ver que en ellos han participado figuras cimeras y brillantes de la Ortopedia mundial.

A lo largo de todo el año la Sociedad y sus filiales en las distintas regiones del país, desarrollan actividades para fomentar una actualización dinámica en todos sus miembros. Es así como se realizan Cursos de Actualización, Mesas Redondas, Talleres, Simposios y Cursos de Educación Continuada.

Sea este el momento propicio para hacer público reconocimiento a los pioneros de estas actividades, doctores VALENTIN MALAGÓN CASTRO, DIEGO SOTO JIMENEZ Y JOSE JOAQUIN BERNAL SUPELANO.

Quiero rendir un homenaje a la memoria de los varones ilustres, Miembros Fundadores y Titulares que iniciaron el “viaje celeste del alma” y que son los espíritus tutelares de la Sociedad por la estela luminosa que dejaron con su ejemplo.

A los Miembros Senior, mis contemporáneos, los “generales” como suele aludir a ellos Benjamín Rivera, reiterarles mi sincera amistad y nuestra alegría por tenerlos activos y pensando y, por lo tanto, como decía Voltaire, NO SE PREOCUPAN POR PERTURBAR EL MUNDO.

A los que están en la plenitud de la madurez científica, mi voz de estímulo para ascender más y más en la escala del conocimiento y de los valores superiores del espíritu, ya que son los forjadores de las nuevas promociones.

A los jóvenes que vienen llegando, un consejo: que tengan por la Sociedad la misma devoción que le han profesado quienes los hemos antecedido, consejo que lo doy en forma patética para aquellos de entre los jóvenes que prolongan por la sangre, en el seno de la Sociedad, a muchos de nosotros.

Señor Presidente: formulo mis más efusivos votos porque vuestro Congreso en la acogedora ciudad de Barranquilla se desarrolle y culmine como un evento memorable.

Barranquilla, octubre de 1992.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!