Estrogenos Naturales Conjugados en la Prevencion de la Enfermedad de Alzheimer

Conferencista: William Onatra; M.D. Profesor Asociado Departamento de Ginecología y Obstetricia Universidad Nacional de Colombia.

Se ha encontrado que en el cerebro existen receptores para estrógenos, progesterona, y testosterona, los cuales se encuentran en el aspecto basal del cerebro. Es necesario comprender cómo es la comunicación neuronal a nivel cerebral, para poder entender cuál es el papel e importancia de los estrógenos, en este tipo de funciones. Se sabe que los estrógenos tienen efecto a nivel hipotalámico, que intervienen en la síntesis protéica, tienen receptores específicos que modulan la MAO, y la serotonina, y mejoran la función neuronal como se verá posteriormente.

Los receptores de estrógenos (? y ?) tienen diferentes sitios a nivel cerebral; p.ej. el receptor ? se encuentra a nivel supraóptico y paraventricular, mientras que los receptores ? se encuentran en la región ventromedial. Debe recordarse que el daño neuronal está dado por los radicales libres, deficiencia de estrógenos, factores genéticos, trauma craneano, isquemia, exceso de cortisol (estrés, depresión), deficiencias nutricionales, y oleadas de calor.

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno de origen genético que la padece cerca del 40% de la población mayor de 80 años. Aumenta tanto en hombres como mujeres después de los 65 años y su etiología es multifactorial. Entre las causas que generan la enfermedad de Alzheimer se incluyen factores genéticos, factores medioambientales, factores relacionados con la edad, cuya pérdida neuronal da origen a trastornos en los planos cognitivos, del comportamiento y alteraciones afectivas (Tabla 10).

Tabla 10

Patogenesis de la enfermedad Alzheimer

Así como a nivel cardiovascular, a nivel cerebral también existe una acción oxidante que es protegida por la acción antioxidante de los estrógenos naturales conjugados. Con los años las neuronas normales van perdiendo sus ramificaciones dendríticas, lo cual explica parte del proceso de envejecimiento a nivel cerebral. Se ha podido demostrar que la administración de estrógenos equinos conjugados mejora dichas ramificaciones, conformando la acción protectora de los estrógenos en la enfermedad de Alzheimer. Si se analiza la sobrevida a nivel neuronal, los factores de crecimiento y la protección de los diferentes estrógenos, se puede apreciar que son los estrógenos equinos conjugados los que dan resultados óptimos (Gráfica 3).

Gráfica 3

Estrogenosequinos conjugados

La terapia hormonal con estrógenos mejora, no solamente los síntomas ginecológicos, sino también el componente mental, en forma estadísticamente significativa. Epidemiológicamente hay varios estudios en los cuales se demuestra como luego de un período de tratamiento con estrógenos se mejoran los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, pues actúan como protectores en esta entidad patológica.

En resumen se puede decir que:

1) La deficiencia de estrógenos está asociada a la enfermedad de Alzheimer.
2) La terapia hormonal con estrógenos naturales conjugados demora la expresión y progresión de esta enfermedad.
3) Que se encuentra esta deficiencia en alteraciones muy específicas a nivel cerebral.
4) Los estrógenos mejoran la calidad neuronal.
5) La deficiencia de estrógenos está asociada con aceleración del envejecimiento normal del cerebro.
6) Los esteroides sexuales modifican o moderan los neurotransmisores en el S.N.C. explicando los diferentes estados de comportamiento en la vida de la mujer.

Los hallazgos anteriores han sido ampliamente demostrados con los estrógenos naturales conjugados presentes en Ayerogen®/Premarin® y no pueden ser extrapolados a otros estrógenos o preparaciones sintéticas de estrógenos.

Adaptado de la Declaración de la FDA, mayo de 1997.

Ver más Revistas de Menopausia, CLICK AQUÍ

Bibliografía

  • 1. World Health Organization. Assessment of fracture risk and its application to screening for postmenopausal osteoporosis. WHO Technical Report Series 1994; 843.
  • 2. Lindsay R. Prevention and treatment of osteoporosis. Lancet 1993; 341: 801.
  • 3. Lindsay R, Cosman F, Nieves J. Estrogen: effects and actions in osteoporosis. Osteoporosis Int. 1993; (suppl 1): S150-S152.
  • 4. Lerner DJ, Kannel WB. Patterns of coronary heart disease morbidity and mortality in the sexes: a 26-year follow-up of the Framingham population. Am Heart J. 1988; 111: 383.
  • 5. Brunner D, Weisbort J, Meshulam N, et al. Relation of serum total cholesterol and high-density lipoprotein cholesterol percentage to the incidence of definite coronary events: twenty-five year follow-up of the Donolo-Tel Aviv Prospective Coronary Artery Disease Study. Am J Cardiol 1987; 59: 1271.
  • 6. Bush TL, Fried LP, Barrett-Connor E. Cholesterol, lipoproteins, and coronary heart disease in women. Clin Chem. 1988; 34: B60.
  • 7. NIH consensus development panel on triglycerides, high-density lipoprotein levels as predictors of cardiovascular deaths in women. Circulation. 1993; 153: 2209.
  • 8. Anderson TJ, Meredith IT, Yeung AC, Frei B, Selwyn AP, Ganz P. The effect of cholesterol-lowering and antioxidant therapy on endothelium-dependent coronary vasomotion. New Engl J Med 1995; 332: 488.
  • 9. Barrett-Connor E, Kritz-Silverstein D. Estrogen replacement therapy and cognitive function in older women. JAMA. 1993; 260: 2637-2641.
  • 10. Kampen DL, Sherwin BB. Estrogen use and verbal memory in healthy postmenopausal women. Obstet. Gynecol. 1994; 83: 979-983.
  • 11. Sherwin BB. Hormones, mood, and cognitive functioning in postmenopausal women. Obstet Gynecol. 1996; 87: 20S-26S.
  • 12. Paganini-Hill A. Oestrogen replacement therapy and Alzheimer’s disease. Br J Obstet Gynaecol.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!