Síntomas Vasomotores y Sueño

Se ha estudiado la interrelación entre los síntomas depresivos, SVM, y los trastornos del sueño. La teoría del dominó afirma que los sudores nocturnos pueden estar relacionados causalmente con los disturbios del sueño que, a su vez, están relacionados causalmente con síntomas depresivos.60

Estudios posteriores han apoyado algunos aspectos de esta teoría y cuestionaron a otros.61 Un estudio que examina los efectos de SVM en el sueño a través de la inducción por el agonista de liberador de gonadotropinas demostró una relación causal entre SVM y dificultad para dormir.62

En la cohorte de POAS. Donde todas las mujeres eran premenopáusicas al inicio del estudio. Los síntomas depresivos fueron más propensos a preceder a SVM en la transición menopaúsica entre las mujeres que no tenían experiencia de cualquiera de los síntomas antes de la transición. Los hallazgos que desafían las relaciones causales de la teoría de dominó como explicación universal de la asociación entre estos síntomas63.

Estudios experimentales que examinan la relación del estado de ánimo con SVM concurrente y trastornos del sueño han usado agonistas liberadores de gonadotropina para inducir síntomas en mujeres sanas no deprimidas64 y, por separado. Han aleatorizado mujeres con un MDE a terapia de estrógeno o placebo.65,66

Estos estudios han demostrado que para mujeres sin MDE. La aparición de síntomas depresivos con los agonistas hormonales está relacionada con la aparición de perturbación del sueño. Específicamente la interrupción del sueño, y con el inicio de SVM nocturnos, pero no SVM diurnos.64

En contraste, entre mujeres con MDE aleatorizado a terapia con estrógenos. Los síntomas depresivos mejoran en concierto con la mejora en la alteración del sueño, pero no en asociación con SVM.66

Estudios epidemiológicos

Han demostrado de manera similar que los SVM están vinculados con riesgo de desarrollar síntomas depresivos posteriores,24,26,65,66 pero no MDE,23,26 aunque hay una tendencia estadística hacia una asociación de SVM con posterior aparición de primeros inicios en toda la vida de MDD en el SWAN23. Y un estudio POAS temprano mostró una asociación significativa entre SVM y nuevos inicios de MDD.27

En conjunto, estos estudios experimentales y epidemiológicos proporcionan evidencia de que la relación entre los síntomas depresivos y SVM difiere entre aquellas mujeres con y sin MDE, con asociaciones observadas casi exclusivamente entre aquellas sin MDE.67 La alteración del sueño se ha relacionado con la depresión en mujeres de mediana edad.

En mujeres con SVM, las características del sueño que distinguen a aquellas con versus aquellas sin el trastorno depresivo incluye latencia prolongada del inicio del sueño, y reducción de la calidad percibida del sueño. La eficiencia del sueño, y duración total del sueño.61 Sobre la base de estos estudios, parece que los SVM están relacionados causalmente con la dificultad para dormir.

La dificultad para dormir, a su vez. Parece estar asociada con síntomas depresivos.64,66 La transición de la menopausia y la posmenopausia natural o quirúrgica temprana pueden superponerse y los síntomas compuestos son comunes a la depresión.

Cognición:

La depresión y la menopausia en sí pueden ejercer efectos sobre la concentración, lo que dificulta su desenredo de aportaciones individuales. 53,57

Quejas subjetivas de cambios cognitivos son comunes durante la transición menopaúsica. Estudios longitudinales del SWAN proporcionan alguna validación objetiva de las quejas subjetivas porque demuestran un deterioro transitorio en el aprendizaje durante la transición a la menopausia.68

Los síntomas depresivos y la ansiedad concurrentes se asociaron con una velocidad de procesamiento más lenta y la ansiedad también se asoció con peor memoria, pero los síntomas no representaron un menor rendimiento en la perimenopausia tardía en comparación con la premenopausia.69

Consistente con el SWAN, los POAS demostraron una disminución en el aprendizaje y el recuerdo en mujeres que transitaron a través de la menopausia incluso después de tener en cuenta la edad, la depresión, la ansiedad y otros factores.

Eso puede influir en la cognición.70 En mujeres de mediana edad con depresión también puede presentarse una ralentización cognitiva concurrente y los déficits en la codificación y, por lo tanto, tienen el potencial de amplificar los cambios cognitivos existentes durante la transición menopáusica.69,71

Fatiga:

Además de los rasgos neurovegetativos seleccionados de la depresión (disminución de energía, aumento del apetito), pueden superponerse quejas subjetivas compuestas de fatiga, así como aumentos de peso comúnmente reporta dos durante y después de la transición a la menopausia.72

Función sexual:

Cambios genitourinarios que acompañan la menopausia pueden afectar la función sexual y el deseo73.
La disminución de la libido también puede ser un síntoma de depresión.74

El doble efecto de la depresión y la transición de la menopausia en el deseo sexual y el rendimiento puede ser un efecto aditivo.75 Esto puede ser especialmente cierto para la menopausia quirúrgica.76,77

Incontinencia urinaria:80-82

Existe una pequeña e inconsistente literatura que sugiere una asociación bidireccional entre la incontinencia urinaria y la depresión en mujeres de mediana edad. Estudios de cohorte han encontrado que los síntomas depresivos son un factor de riesgo para la incontinencia urinaria persistente.78,79

Otros estudios transversales han informado que las mujeres posmenopáusicas con incontinencia urinaria tienen más probabilidades de tener síntomas depresivos y de ansiedad80.

En contraste, otros estudios no han observado un vínculo claro entre la depresión y la incontinencia urinaria en mujeres de mediana edad con depresión.22,23 La base de esta asociación potencial no se entiende, pero podría estar relacionada con la disminución de los niveles de serotonina en el sistema nervioso central que se han correlacionado con el aumento de la frecuencia urinaria y contracciones de la vejiga81,82.

¿Cuáles son los desafíos psicosociales únicos asociados con la transición de la menopausia que podrían contribuir a síntomas depresivos?

Los factores psicosociales observados durante la menopausia, la transición y la posmenopausia pueden ser exclusivos de la mediana edad.

Los estudios postulan los síntomas depresivos, previamente denominados «melancolía involutiva»,83 expresión que surgió de un fenómeno de «nido vacío».

Es decir que las mujeres pueden ser propensas a síntomas depresivos cuando los niños abandonan el hogar.84 Esta teoría desde entonces ha sido refutada con datos empíricos que sugieren una mejoría del bienestar en las mujeres cuando los niños se van del hogar y ningún efecto del retorno de los hijos adultos («puerta giratoria») sobre el estado de ánimo.85 No obstante, la menopausia puede representar un momento singularmente desafiante para las mujeres.

Las mujeres se enfrentan a una serie de factores estresantes que incluyen el cuidado de padres ancianos. La muerte de los padres, enfermedad médica en sí mismas y en la familia. Además de las secuelas emocionales y físicas de la menopausia quirúrgica y otros problemas de salud que son comunes en esta etapa de la vida. Los niños que abandonan el hogar, y cambios en el estado civil con el inicio del parto a una edad cada vez más tardía. Así, las mujeres se enfrentan a menudo con la doble responsabilidad de criar niños pequeños en medio del cuidado del envejecimiento de los padres mientras navegan por sus carreras y consiguen desafíos.

Estas múltiples demandas a menudo se enfrentan sin apoyos, en lugar de identificar o abordar la angustia consiguiente colocada en una mujer durante esta etapa.

¿Qué medidas de tamizaje se han validado para la evaluación de la depresión y síntomas depresivos?

Hay varias medidas de tamizaje general validadas para la clínica, incluido –pero no exclusivo– el PHQ-9, que puede ser utilizado para la determinación categórica de los diagnósticos de trastornos del estado de ánimo.

Durante la transición de la menopausia como lo son en otras poblaciones. En entornos de investigación, cuestionarios como el del Centro de Estudios Epidemiológicos, Escala de Depresión (CES-D). Así como el Inventario Rápido de Depresores Sintomatología-autoinforme, también puede ser útil para capturar la gravedad de los síntomas y son predictivos, aunque no diagnósticos, de DMD durante la mediana edad.86,87 Es importante señalar que varios síntomas comunes de la transición de la menopausia (SVM, cambios cognitivos, alteraciones del sueño) pueden afectar la puntuación.

HDRS también se utiliza comúnmente en estudios de investigación, y es administrado por un médico.88 Un trastorno del estado de ánimo específico para la menopausia.

La escala aún no existe, pero otras escalas de medición específica de los síntomas y la calidad de vida (QOL) de la menopausia han sido validadas.

Los parámetros más generales pueden ser útiles. La Escala de Calificación de Menopausia (MRS) incorpora un rango de medidas perimenopáusicas que incluyen pero no son exclusivas del estado de ánimo. La libido y la sequedad vaginal.89
La escala de calidad de vida específica de la menopausia (MENQOL) evalúa e identifica aspectos psicológicos y parámetros somáticos que afectan la calidad de vida durante la transición de la menopausia.90

Otras escalas de uso común incluyen la Escala climática de Greene y escala de calidad de vida.91,92

Aunque estas escalas abordan dominios de síntomas psiquiátricos, no distinguen la angustia de la depresión mayor o depresión subsindrómica.
Además. Tampoco capturan necesariamente la duración de los síntomas o el efecto de alteración del estado de ánimo en la función.

Ver más Revistas de Menopausia, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!