Perlas, La histerectomía con conservación ovárica duplica la probabilidad de sofocos y sudoración nocturna

31/08/2016 

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Queensland encontró que los sofocos y la sudoración (conocidos como síntomas vasomotores) pueden persistir durante más de una década, lo que afecta gravemente la calidad de vida.

La investigadora Louise Wilson examinó 17 años de datos de más de 6000 mujeres del Estudio Longitudinal Australiano sobre Salud en Mujeres (Australian Longitudinal Study on Women’s Health, ALSWH).

«Aproximadamente el 20% de las mujeres presentó histerectomía (con conservación de ovarios) antes de los 50 años de edad», señaló Wilson. «Prácticamente 1/3 de estas mujeres experimentó sofocos que persistieron en forma prolongada y aproximadamente 1/5 sufrían de sudoración nocturna constante».

Estas tasas fueron el doble que en aquellas mujeres que no se sometieron a histerectomía durante el período del estudio y esto no se pudo explicar por las diferencias en el estilo de vida ni por factores socioeconómicos.

«Consideramos que este es el primer estudio longitudinal en examinar el patrón a largo plazo de los sofocos y la sudoración nocturna según la presencia de histerectomía».

La histerectomía permanece como uno de los procedimientos ginecológicos más frecuentes en todo el mundo. En países económicamente desarrollados, las tasas son mayores en las mujeres entre los 40 y 50 años de edad.

La profesora Gita Mishra, directora de ALSWH, dijo que las mujeres sometidas a histerectomía con resección de ambos ovarios informaron en forma consistente mayor frecuencia o gravedad de los sofocos y sudoración nocturna.

«Se cree que esto está relacionado con la declinación abrupta de los niveles de estrógenos luego de la cirugía», explicó la profesora Mishra. «Sin embargo, el efecto de la histerectomía cuando se conservan los ovarios era menos evidente».

«Este estudio muestra que para muchas mujeres los sofocos y la sudoración nocturna pueden afectar en forma importante su calidad de vida, productividad y vida social durante más de una década».

La profesora Mishra dijo que se requiere mayor investigación para determinar los motivos de este mayor riesgo.

«Es posible que los mecanismos biológicos sean extremadamente complejos, pero también puede ser que la transición a la menopausia en forma temprana en la vida sea un factor para estas mujeres que se sometieron al procedimiento antes de los 50 años. Las mujeres y sus médicos deben estar conscientes del mayor riesgo de síntomas vasomotores persistentes cuando se consideran las opciones de tratamiento».

Referencia 

Louise F. Wilson et al. Hot flushes and night sweats symptom profiles over a 17-year period in mid-aged women: The role of hysterectomy with ovarian conservation. Maturitas, 2016; 91: 1. DOI: 10.1016/j.maturitas.2016.05.011
Fuente: Science Daily

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!