Menopausia al Día: Disminución Cognitiva y Ejercicio

Physical activity and cognition in women with vascular conditions. Arch Intern Med 2011;171:1244-1250.

VERCAMBRE MN, GRODSTEIN F, MANSON JE, STAMPFER MJ, KANG JH.

Nivel de Evidencia: II-2

Resumen: ¿cuál es la evidencia de la relación entre actividad física y disminución cognitiva en las participantes del estudio Women’s Antioxidant Cardiovascular Study (WACS)?. Esta cohorte con enfermedad vascular prevalente o al menos tres factores de riesgos coronarios, fue examinada para actividad física recreacional de base y después de cada dos años. Un total de 2.809 mujeres de 65 años o mayores completaron por teléfono una batería cognitiva (incluye cinco test de cognición global, memoria verbal, y categoría de fluidez). Durante 5.4 años, el test fue administrado tres veces más.

Modelos lineales multivariables generales compararon las tasas anuales de cambios de puntaje cognitivo a través de niveles de actividad física total gasto de energía al caminar. Los investigadores encontraron una tendencia significante (p < 0.001) hacia niveles más bajos de disminución cognitiva con alto gasto de energía.

Se observaron diferencias significantes en las tasa de disminución cognitiva en los quintiles más altas (p= 0.04 para el cuarto quintil y p < 0.001 para el quinto quintil) comparado con el quintil de debajo de actividad física. El equivalente a 30 minutos diarios de caminar con marcha rápida o la misma disminución cognitiva observada en mujeres que eran 5 a 7 años más jóvenes.

Caminar regularmente estuvo fuertemente relacionado con función cognitiva en mujeres mayores con enfermedad vascular o factores de riesgo.

Comentario: este análisis por Vercambre y col., usó datos del estudio WACS, el cual comenzó en 1995 y mostró que las vitaminas antioxidantes no tenían un efecto benéfico demostrado benéfico en la prevención secundaria de la enfermedad vascular. En este nuevo estudio se midió la función cognitiva en el tiempo usando el Telephone Interview of Cognitive Status, una medida más bien cruda diseñada originalmente por las compañías de seguros para tamizar aplicantes para seguros de cuidado a largo plazo que podría tener demencia (no para medir disminución cognitiva). Los resultados indicaron que las mujeres con más bajos niveles de actividad física experimentaban significantemente más pronunciada disminución cognitiva comparadas con los niveles más altos. Aunque las diferencias entre la más baja y la dos más altas son estadísticamente significantes, es difícil de juzgar la importancia clínica de la diferencia. Sin embargo como se anota en el editorial de Larson1, las mujeres mayores con más altos factores de riesgo de enfermedad vascular constituye un grupo de más alto riesgo de disminución cognitiva. Un artículo compañero de Middletin y col.2 evaluaron el Health ABC Study (más de 3.000 mujeres y hombres entre 70-79 años) en los cuales los criterios de disminución cognitiva fue mayor de una desviación estándar en una escala de 100 puntos “ampliamente usada en estudios epidemiológicos de demencia”.

Estos autores también encontraron que los más altos terciles del promedio de gasto de energía tenían significantemente menos daño cognitivo.

Basados en la acumulación de evidencia, el sostenimiento de la práctica de actividad física es definitivamente provechosa y parece que aumenta los beneficios a medida que avanzamos en edad.

El riesgo es modificable y puede ser reducida con beneficio de muchos sistemas orgánicos. Necesitamos desarrollar y estudiar programas que promuevan la actividad física continua, este es un tema cultural y genera preguntas prácticas de factibilidad. No se necesita una advertencia; antes de emprender intervenciones de ejercicio para personas previamente sedentarias, estar seguro de que su estatus cardiaco es normal. Un cuestionario práctico esta disponible en:

https://www.myexerciseplan.com/assessment/questionnaire.php. Ud ha oído el adagio “muévalo o piérdalo” que le viene bien.

Referencias

1. Larson EB. Brains and aging: comment on “Physical activity and cognition in women with vascular conditions” and “Activity energy expenditure and incident cognitive impairment in older adults”. Arch Intern Med 2011;171:1258-1259.
2. Middleton LE, Manini TM, Simonsick EM, et al. Activity energy expenditure and incident cognitive impairment in older adults. Arch Intern Med 2011;171:1251-1257.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!