La Linaza produce modestos beneficios para los síntomas relacionados con la Menopausia

Menopausia al Día

The effects of flaxseed dietary supplement on lipid profile, bone mineral density, and symptoms in menopausal women: a randomized, double-blind, wheat germ placebo-controlled clinical trial. J Clin Endocrinol Metab 2005; 90: 1390-1397.

Dodin S, Lemay A, Jacques H, Legare F, Forest J-C, Basse B.

Lilian U. Thompson, PhD
Professor, Department of Nutritional
Sciences
Faculty of Medicine
University of Toronto
Toronto, Ontario, Canadá

Evidencia Nivel I

La linaza provee beneficios significantes estadísticamente, aunque no clínicamente significantes, sobre el colesterol en mujeres postmenopáusicas sanas, de acuerdo con este estudio randomizado, doble ciego, controlado con placebo, hecho en Canadá.

Los investigadores reclutaron 199 mujeres ostmenopáusicas entre 45 y 65 años quienes estaban relativamente libres de problemas mayores de salud. Las mujeres consumieron 40 gramos de linaza o placebo (germen de trigo).

Los niveles de los lípidos, la densidad mineral ósea (DMO) y los síntomas relacionados con la menopausia (calores, sudoración nocturna) se evaluaron al inicio y al año del estudio.

Los síntomas vasomotores se evaluaron con el cuestionario específico de calidad de vida en la menopausia (MENQOL).

La linaza reduce significativamente el colesterol total (-0.20mmol/L; p =0.01) y lipoproteínas de alta densidad (HDL)(-0.08 mmol/L; p =0.03) comparada con el placebo.

Sin embargo, los autores establecen que la reducción del 5.3% es muy pequeña para tener significación clínica en la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca. Tampoco el tratamiento reduce significativamente la pérdida ósea. Ambos tratamientos reducen la severidad de los fogajes comparados con la línea de base, sin embargo, no hubo diferencia importante entre los grupos. No se observaron efectos adversos con ningún tratamiento.

Comentario. Este manuscrito sale a tiempo por el aumento del uso de alimentos ricos en fitoestrógenos como la linaza y por las mujeres en edad menopáusica. La fortaleza del estudio radica en la duración del tratamiento, el buen número de sujetos y el uso de controles con placebo.

Sin embargo, una debilidad, que puede contribuir a los efectos insignificantes (que también es reconocida por los autores), es el uso de sujetos que son generalmente sanos con perfiles de lípidos normales, buena presión sanguínea, huesos sanos, buena calidad de vida y síntomas vasomotores leves.

Ambos grupos, linaza y placebo, reducen la severidad de los síntomas en un mismo grado, sugiriendo el efecto placebo, lo cual está de acuerdo con otros estudios en los que se han utilizado alimentos ricos en fitoestrógenos. Así, este artículo subraya la importancia de usar un grupo control placebo en este tipo de estudios.

El efecto a largo plazo de la linaza en este estudio no se puede proyectar a mujeres que son hiperlipidémicas, hipertensas, con un pobre estado óseo y que tienen síntomas menopáusicos más severos.

Aunque 40 gramos de linaza proveen un alto nivel de fitoestrógenos (primariamente lignanos más que isoflavonas), el consumo (21 mg/día) aún debe ser determinado si es que niveles más altos pueden ser efectivos. Si el efecto es relacionado con los lignanos, el peso del la linaza consumida es menos importante que la cantidad de lignanos que contenga. Es de notar que en 40 gramos de linaza usados en este estudio, el contenido de lignano equivale casi a los 25 gramos de linaza utilizados en otros estudios. Sin embargo, la falta de efecto estrogénico sugiere que la linaza es potencialmente segura en aquellos que pueden ser potencialmente adversos por el aumento de los estrógenos, tales como las mujeres postmenopáusicas con cáncer de mama.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!