El Raloxifeno no aumenta las tasas de patología Endometrial más que la TEP

Menopausia al Día

Uterine effects of estrogen plus progestins therapy and raloxifene. Adjudicated results from the EURALOS Study. Obstet Gynecol 2004; 103: 881-881.

Neven P, Quail D, Levrier M ET AL.

Evidencia Nivel I

Hallazgos endometriales anormales ocurren más frecuentemente en mujeres postmenopáusicas que usan estrógenos más progestágenos (TEP) combinados continuos que las que usan raloxifeno, de acuerdo con este estudio multicéntrico aleatorizado doble ciego de Europa. En este ensayo, 1.008 mujeres postmenopáusicas (edad promedio 56.1 años) con espesor endometrial de menos de 5 mm se asignaron a tratamiento continuo con raloxifeno (60 mg/dis: Evista) o TEP (2 mg de 17β estradiol más 1 mg de acetato de noretisterona) por 6 meses, con una extensión opcional de 6 meses. Las mujeres con sangrado o manchado anormal, o espesor endometrial mayor de 5 mm a la ecografía transvaginal, se evaluaron con sonohisterografía con infusión de solución salina o histeroscopia con biopsia. Comparado con raloxifeno, las mujeres que usan TEP combinada continua, tenían unas significativamente mayores tasas de proliferación endometrial benigna (8.8% vs. 1.2%; p<0.001), pólipos endometriales (4.3% vs. 2.0%; p<0.05), y atrofia quística (5.5% vs. 1.2%; p<0.01).

Comentario. Este estudio compara raloxifeno contra la terapia combinada continua de estradiol más noretisterona, comúnmente usada en Europa, en términos de sangrado uterino que necesitan posterior investigación y hallazgos endometriales asociados con el sangrado. Un diseño del estudio permitió el uso de ultrasonido para discriminar cuando ocurrió el sangrado. Si el grosor endometrial fue menos de 5 mm y no había anormalidades focales, o, si la participante no seguía a un procedimiento posterior, entonces se consideraba “normal”. Esto ocurrió en un 4% en el grupo de raloxifeno y 14.6% en el grupo de TEP, que se consideraron como normal. Estos datos refuerzan el hecho de que cuando ocurre sangrado endometrial, los clínicos tienen que tomar una difícil decisión que hacer después.

La investigación del sangrado ha logrado muy pocos hallazgos clínicos significativos. La incidencia de malignidad en las participantes fue menos del 1.0%. El diagnóstico actual basado en pruebas histológicas no fue presentado, y se ha dejado con la categoría de premaligna y/o maligna para cada uno. A pesar de esto la literatura desestima que no haya habido diferencias entre los grupos, aunque el seguimiento fue sólo durante 6 meses en el estudio principal, con una adición de 6 meses en el estudio de extensión.

No se encontraron diferencias específicas en la histología, excepto en esos casos de “benignas, pre-existencias benignas, y pólipos”, que fueron más prevalentes en el grupo de TEP que en el grupo de raloxifeno. Esto se podría haber anticipado porque no se ha visto que el raloxifeno estimule el endometrio, mientras que las combinaciones TEP sí tienen un efecto estimulante del crecimiento endometrial sin inhibición de la hiperplasia.

Una mayor diferencia está en la presencia de sangrado clínico entre los dos grupos: las que reciben raloxifenos presentan menos sangrado que las de TEP. Esto es consistente con publicaciones anteriores. La razón para esta diferencia se desconoce, pero se ha propuesto la falta de estimulación endometrial. Este estudio reafirma que el sangrado asociado con el raloxifeno y la terapia hormonal continua está más frecuentemente asociado con una etiología benigna no identificada.

David Archer, MD
Professor of Obstetric and Gynecology
Director, CONRAD Clinical Research
Center
The Jones Institute for Reproductive
Medicine
Eastern Virginia Medical School,
Norfolk, VA

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!