Tamizaje para cáncer cervical cada 3 años podría ser una opción en mujeres con 3 Pap test negativos consecutivos

Actualidad Inmediata

Risk of cervical cancer associated with extending the interval. between cervical-cancer screenings. N Engl J Med 2003; 349: 1501-1509.

Sawaya GF, Mcconnell KJ, Kulasingam SI, ET AL

Evidencia Nivel II-3

Cambiar el tamizaje para cáncer de cervix de cada año a cada tres años después de tres Papanicolaos consecutivos negativos no aumenta de manera apreciable el riesgo para cáncer cervical en mujeres entre 30 a 60 años de edad, de acuerdo a esta revisión retrospectiva de datos del programa Nacional Breast and Cervical Cancer Early Detection. Los investigadores analizaron datos de 938.576 mujeres menores de 65 años de edad, estratificadas de acuerdo al número de citologías vaginales negativas. Entre 31.728 mujeres entre 30 y 64 años quienes tenían 3 o más citologías negativas, menos del 0.04% tuvieron neoplasia cervical probada por patología, y ninguna tenia cáncer invasivo. En general, el riesgo de cáncer cervical fue aproximadamente 3 en 100.000. Estratificadas por edad, el estimado de riesgo por 100.000 mujeres si se hacían citologías vaginales cada año por 3 años en comparación con una citología cada 3 años fue 2 vs. 5, respectivamente, para mujeres entre 30 y 44 años , 1 vs. 2 en mujeres entre 45 y 59 años, y 1 por 1 para mujeres entre 60 y 64 años. Para evitar un caso adicional de cáncer de cervix en esta población de mujeres usando el tamizaje anual, se necesitarían un estimado de 69.665 citologías adicionales y 3.861 colposcopias en mujeres entre 30 y 44 años. En mujeres entre 45 y 59 años se requeriría un estimado de 209.324 citologías adicionales y 11.502 colposcopias.

Comentario. La conclusión de este estudio sugiere que extender el intervalo del tamizaje para cáncer cervical es una estrategia segura en mujeres mayores de 30 años, basados en el bajo riesgo absoluto de esas mujeres, para desarrollar cáncer invasivo. Sin embargo este estudio presenta ciertas preocupaciones. Una es que parece ser un riesgo aceptable y ofrece disminución de costos, los riesgo relativos de este cáncer prevenible, salta a 22% en mujeres menores de 30 años de edad, 150% en las de 30 a 44 años de edad y 100% en las mujeres entre 45 y 59 años de edad, es este estudio. Este estudio también falla en el seguimiento a largo plazo.

Además, la citología convencional (Pap) en el que se basa el estudio, no es muy sensible, con una sensibilidad reportada tan baja como el 51%. (Nanda Ann Inter. Med 2000). Sin embargo, la seguridad al disminuir la frecuencia del tamizaje, requiere un alto nivel de sensibilidad para cada Pap test. En el estudio no se sabe si una citología subsecuente podría haber encontrado una enfermedad oculta del año previo. Además, los Estados Unidos no tiene un sistema global de llamado y no se puede asumir que las mujeres estarán con el mismo plan de proveedor seguros de salud por un intervalo de 3 años. Es posible que el intervalo de 3 años, en muchas mujeres se extienda a 4 o 5 años. En los Estados Unidos, el 10% de cánceres cervicales se han diagnosticado en mujeres que no tenían citología en los últimos 5 años (NIH Cosensus Statement 1996). Sawava y sus colegas notan que sin adherencia al tamizaje, el seguimiento y las recomendaciones de tratamiento, el riesgo de cáncer entre las mujeres en el estudio podría pasar subestimado. Las nuevas guías de la American Cáncer Society y el American College of Obstetrician and Gynecologist han sugerido extender el intervalo del tamizaje en mujeres seleccionadas menores de 30 años. La reciente aprobación por la FDA del test molecular para DNA- HPV (Hybrid capture 2) podría logra que los proveedores determinen el intervalo del tamizaje basados en el status de HPV, como objetivo de factor de riesgo para cáncer cervical. Cuando los resultados de HPV-DNA y la citología son ambos negativos hay un valor predictivo negativo mayor que el 99% de que la mujer no va a desarrollar la enfermedad en los próximos 3 a 5 años. Estas mujeres se podrían repetir el test en 3 años. Una mujeres que es HPV-DNA positiva y la citología es negativa tiene un factor de riesgo para cáncer de cervix y requiere un seguimiento puntual con una citología cada año. Todas las nuevas guías de manejo, apoyan la necesidad de individualización, consejería y educación entre los proveedores y las mujeres.

Los proveedores deben tener cautela en disminuir la frecuencia de la citología en mujeres inmunocomprometidas, expuestas a dietiletilbestrol o que no se conoce su historia previa. Las mujeres deben ser aconsejadas para una evaluación anual incluyendo un examen pélvico, que es recomendado aun si no se les practica citología

Nancy R. Berman, MSN, APRN, BC
Northwest Internal Medicine Associates
Division of the Millennium
Medical Group, PC
Southfield, MI

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!