Elegido Nuevo Consejo Directivo Nacional de Heraldo Médico

Nuevo Consejo Directivo Nacional

El pasado 2 de diciembre de 2002, dentro del marco de la Segunda Asamblea Nacional de la ASOCIACIÓN MEDICA COLOMBIANA (AMC), realizada en el Salón Rojo del Hotel Tequendama, fue elegido el nuevo Consejo Directivo Nacional, quedando constituido de la siguiente forma:

[column size=”1-2″ style=”0″ last=”0″]

Presidente:
JAIME CALDERÓN
Cardiólogo de Bucaramanga.
Vicepresidente:
HERMAN REDONDO GÓMEZ
Ginecólogo de Bogotá.
Vicepresidente Científico:
VICTOR SALAMANCA
Del Valle.
Vicepresidente Laboral:
SERGIO ISAZA
Pediatra de Bogotá
Presidente de la Federación Médica Colombiana.
[/column] [column size=”1-2″ style=”0″ last=”0″]
Vicepresidente Administrativo:
EDUARDO MENDOZA NEIRA
Cirujano de Sogamoso.
Vicepresidente de Comunicación Social:
MIGUEL ANGEL MURCIA
Ortopedista de Bogotá
Presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas.
Vicepresidente Asuntos Gubernamentales:
PEDRO CONTRERAS
Presidente de Asmedas.

[/column][spacer size=”10″]

Lo más importante es que las instituciones médicas ratificaron su compromiso en seguir construyendo la unidad del cuerpo médico, representado en este momento en la AMC.

Alianza FMC – Liberty Seguros

Seguros diseñados para los médicos Colombianos de acuerdo con sus necesidades propias

Luego de explorar las condiciones de desprotección en salud y seguridad social de los médicos colombianos, la FMC diseñó una modalidad de seguros que compensan, así sea parcialmente, esta situación, pues cuenta con pólizas que contemplan la muerte por causa natural o accidental del asegurado, la incapacidad parcial o total por accidente o enfermedad, la renta por hospitalización y por incapacidad y un seguro excequial que cobija hasta 10 familiares del asegurado.

Estas pólizas son extensibles al cónyuge de quien toma el seguro por un precio menor y sus costos no tienen competencia en el mercado de los seguros existente en Colombia.

Puesto que este paquete de seguros fue diseñado por médicos y para médicos, se logró una cobertura de riesgo relacionado con la actividad de cada profesional y varios precios en las pólizas, con costos de cobertura proporcionales a los mismos, para que todos los médicos puedan acceder a este beneficio, de acuerdo con su capacidad de pago.

Fue presentado a diferentes compañías aseguradoras y después de varias reuniones efectuadas entre la FMC y Liberty Seguros, las dos instituciones llegaron a un acuerdo cuyo fruto final es el paquete descrito. Se espera que cada Colegio Médico asuma como propia la distribución de estos seguros en su región para que se convierta, además de una protección, en una fuente de ingresos adicionales.

Para concretar solicitudes, comunicarse con la FMC en Bogotá a los teléfonos 2110208 o 2126082, o por el correo electrónico [email protected]

¿Se conoce en Colombia el Principio de Neutralidad?

Fundamento del ejercicio de la Medicina en todas sus especialidades

Hace algunos años el Heraldo Médico editorializó sobre el secuestro, la persecución y las muertes de los médicos en Colombia, particularmente en zonas de conflicto armado, teniendo como referencia datos oficiales entregados en ese entonces por organismos del Estado. Luego publicó una resolución hecha por la Asociación Médica Colombiana (AMC) a propósito de la grave situación de la Misión Médica en Colombia.

Simultáneamente, la Federación Médica Colombiana ha planteado ante el Ministerio de Salud (hoy de Protección Social) y el Consejo Nacional de Seguridad Social en Salud (CNSSS) la urgencia de garantizar el ejercicio seguro de la Profesión Médica; recientemente creó el OBSERVATORIO DE LA MISIÓN MÉDICA EN COLOMBIA y en este número publica una resolución al respecto.

Hay muchos médicos desplazados por la violencia o sindicados de actividades ilegales (terrorismo, narcotráfico) por atender a enfermos que puedan pertenecer a grupos ilícitos; también los hay perseguidos por grupos ilícitos por atender a personas consideradas enemigas.

Tal es la situación que vive hoy el Doctor Ciro Peña:

Presidente del Colegio Médico de Arauca, departamento que se ha convertido en el último año en otro laboratorio colombiano de guerra. El Doctor Peña está detenido bajo la sindicación de favorecimiento a personas proscritas socialmente por prestarles sus servicios médicos.

Ese es el cargo actual, el cual está en plena capacidad de desvirtuar, pues puede demostrar que su actitud se limitó a prestar la atención médica a quien la necesitó en su momento.

Este modo de ejercer la profesión médica: atender y curar a quien lo necesite sin distinción de edad, raza, sexo, religión ni condición social o política, el la esencia del principio de neutralidad, necesario para el ejercicio de la medicina.

No es aceptable, desde ningún punto de vista, que un profesional respetable y respetado en su localidad, haya sido retenido y sindicado por los delitos de tráfico de armas y concierto para delinquir, como lo presentaron los medios de comunicación en su momento.

Es irresponsable por parte de quien suministra esa información a la prensa, pues atenta contra la integridad ética y moral de la persona en cuestión.

Ahora solo es posible esperar el desarrollo del proceso que se sigue contra el Doctor Peña del cual, estamos seguros, saldrá airoso.

Sin embargo, es necesario prestarle solidaridad efectiva y creemos que la solidaridad económica es la mejor forma de hacerlo.

Por ello invitamos a toda la ciudadanía y a la comunidad médica en particular a que se manifiesten haciendo un aporte en dinero para ayudar con los costos del proceso.

Para ello cada Colegio Médico puede abrir una cuenta bancaria regional de Solidaridad con el Doctor Ciro Peña y divulgar ampliamente la situación de este colega.

Primer Simposio

Ética y control en la comercialización de la publicidad de  medicamentos de uso humano

La Federación Médica Colombiana (FMC), como miembro de la Asociación Médica Mundial (AMM), está muy interesada en propiciar espacios para el análisis y desarrollo de políticas en el tema específico de medicamentos y alimentos.

En Mesa Redonda de 1997, la OMS llegó a la conclusión de que la promoción inapropiada de medicamentos seguía siendo un problema de los países tanto desarrollados como en desarrollo.

En informe de la 49ª Asamblea Mundial de la salud, señala que “sigue habiendo un desequilibrio entre la información de medicamentos producida comercialmente, la información sobre medicamentos independientemente, comparativa, comprobada científicamente y actualizada para los prescriptores, los dispensadores y los consumidores”.

Aunque se necesitan más estudios, pero los hasta ahora realizados muestran claramente que la promoción y publicidad pueden conducir a un aumento del gasto con el uso de medicamentos más modernos y costosos, y no siempre más eficaces.

Por lo anterior, se hace necesario incrementar el interés por estos temas de influencia importante sobre la salud pública, de ahí que las investigaciones, los gobiernos, los profesionales de la salud, la industria y los consumidores deben decidir en qué medida es necesario el control de la promoción de todos los productos de consumo humano (medicamentos y alimentos entre otros).

Por esto, se convoca a quienes participan en los procesos de comercialización y publicidad de productos de consumo humano en Colombia, como medicamentos y alimentos para sensibilizar en el tema de la ética publicitaria y comercial y obtener una mayor rentabilidad social en salud.

La FMC abordará el tema de la Ética en la comercialización y publicidad de productos farmacéuticos y alimentos:

tema de vital importancia para la sociedad en general y los enfermos en particular quienes, finalmente, reciben de parte del cuerpo médico el producto farmacéutico y las indicaciones nutricionales como modalidad terapéutica, esperando obtener curación o mejoría de sus dolencias gracias a los efectos esperados.

Temario primer simposio ética y control en la comercialización de la publicidad de  medicamentos de uso humano

Instalación
Dr. Sergio Isaza
Presidente de la Federación Médica Colombiana.
Ejercicio ético de la profesión médica en el contexto de los sistemas modernos de salud.
Dr. Juan Eduardo Céspedes Londoño
Presidente del Colegio Médico de Cundinamarca.
Prescripción Médica e implicaciones legales.
Dr. Fernando Guzmán Mora
Expresidente de la FMC. Miembro del Tribunal Nacional de Etica Médica de Colombia.
Incidencia del régimen de propiedad intelectual vigente, el Acuerdo TRIPs de la organización mundial del comercio y el Acuerdo de Doha.
Dr. Álvaro Zerda Sarmiento Ph.D, Ma. Sc. Economía, Consultor de la OPS.
La equidad en la Política Nacional de Medicamentos.
Dr. Francisco Rossi
Médico Asesor del Despacho del Ministerio de Protección Social.
Ética y coautoría intelectual de la industria en la prescripción de medicamentos.
Dr. John Ayala Herrera
Médico Internista y Cardiólogo.
Automedicación y autoprescripción, diferencias conceptuales y éticas.
Dra. Claudia Vaca
Representante de la Agencia Internacional para la salud en Colombia.
Avales en la industria farmacéutica y alimentaria.
Dr. Sergio Isaza Villa.
Médico Pediatra. Presidente de la Federación Médica Colombiana.
La autonomía en la publicidad de medicamentos y alimentos.
Dr. Jaime Rubio Angulo
Dr. en Filosofía Ph. D. Profesor Eméríto de la Universidad Javeriana.
Filosofía y fármacoeconomía.
Dr. Jaime Barrera
Dr. en Filosofía. Psicólogo y Profesor de las Universidades Javeriana y de los Andes.
Normatividad colombiana, comercialización e investigación clínica
con medicamentos de consumo humano y productos alimenticios.
Dr. Omar Segura
Médico epidemiólogo INVIMA.
Comercialización de medicamentos y sustancias psicoactivas en Colombia y su incidencia en la administración de justicia.
Dra. Isabel Riveros Toledo. Química Farmacéutica, Ma. Sc. Universidad Nacional de Colombia. Toxicóloga Forense del Instituto Nacional de Medicina legal.

El ejercicio Médico:

Entre la confianza de Dios y el asecho del Diablo

José A. Lizcano Caro

Desde el balcón de su casa de la Caracas con tercera, a sus cinco años de edad, el doctor Ciro Peña López, gritaba que veía como los médicos de las ambulancias le daban oxígeno a los enfermos.

Con vocación hipocrática, y de la mano del cirujano Walberto Peña, su padre, se metió tempranamente en el laberinto de la compleja ciencia de la medicina.

Hoy, pese a las vicisitudes y contradicciones del apostolado que se impone a quienes la estudian y ejercen, sigue firme en su convicción de que Sócrates, fundador de la ética, acertó cuando dijo que la medicina era un servicio de los dioses para el hombre.

Sin los médicos, la tierra estaría despoblada. Por eso el rigor técnico-científico y humanista que se impone a su formación.

De no ser así, cómo cumplir con el eje de su misión: velar por la calidad de vida del hombre, el mayor bien de la naturaleza.

Además, su conciencia y las leyes, le imponen el cumplimiento de altos deberes, entre otros: igual atención al miserable y al pudiente, al bondadoso y al truhán; guarda del secreto de su paciente e intervención pronta y decidida en casos de urgencia.

Son muchos ojos que lo escrutan. El paciente y su familia, los tribunales ético y disciplinario, el gobierno y los jueces, Dios y sus pastores. Ni siquiera el Diablo, con su apuesta por el yerro, quita la vista del galeno.

Las recompensas por el cumplimiento de su labor no son muchas. Los derechos son elementales:

A la honra, al buen nombre, al debido proceso y a la defensa, al trato digno, al ejercicio de su profesión y a las juntas médicas.

Para tasar el derecho a una remuneración, basta con la consulta del Código Hamurabi, sellado en Babilonia hace cuatro mil años, y que se cree la primera reglamentación de la profesión, se dijo que si un médico curaba a un hombre, recibiría cinco siclos de plata; si no, perdería sus manos. Para saber cuánto gana un médico en Colombia, léase la Ley 100.

Pero bien. La mayor satisfacción del profesional en medicina es la satisfacción del bien que hace a los sanos y a los enfermos. Para que caminen mejor, para que duerman tranquilos, para que estudien con todos sus sentidos y para que laboren con fortaleza.

En el otro plato de la balanza, ¿quién guarda al médico? Siempre que por encima de todo ponga la cura del paciente, lo cuida San Benito.

Al decirlo como un postulado de ética médica, el pueblo de Israel consagró para cada uno de la tribu que: “Honra a un médico con el honor a él debido por la utilidad que de él podrás sacar, pues el Señor lo creó”.

También, se ha creído que la beneficencia “La beneficencia y la justicia son virtudes o cualidades que contribuyen a mantener la sociedad y a fomentar la unión entre los hombres”.

Cicerón es para la medicina lo que el principio de libertad es para el periodismo: la norma ética fundamental. Y no otra interpretación de la ética se podría atribuir a la labor médica, como el cumplimiento del deber.

En el elipsoide internacional:

Se ampara al servicio médico y su servicio social en diferentes cumbres mundiales, tratados y convenios. Está la Convención de Ginebra de la Asociación Médica Mundial, celebrada en 1948, y su enmienda de Sydney, de 1968. También, les caben los Derechos Universales del Hombre y el Derecho Internacional Humanitario.

En Colombia, la esencia de los principios allí promulgados, se ha llevado a la Carta Magna. En efecto, artículos como el 13 y el 15 de la Constitución establecen que el Estado promoverá las condiciones para que la igualdad y la libertad de conciencia sea real y efectiva, garantizando a todos los habitantes el derecho irrenunciable a la seguridad social.

Por su parte, la Ley 23 de 1993 -“Código de Ética Médica”-, proclama que la medicina tiene como fin cuidar de la salud del hombre y propender por la prevención de las enfermedades, el perfeccionamiento de la especie humana y el mejoramiento de los patrones de vida, sin distingos de nacionalidad, orden económico-social, racial o político.

Hice igualmente la referida ley, que el respeto por la vida y los fueros de la persona humana constituyen su esencia espiritual y que por consiguiente el ejercicio de la medicina tiene implicaciones humanísticas que le son inherentes. Agrega que el hombre es una unidad psíquica somática, sometida a varias influencias externas.

Y que en consecuencia el médico debe considerar y estudiar al paciente como persona que es:

En relación con su entorno. Así mismo, que el médico es auxiliar de la justicia en los casos que señala la ley como funcionario público, y que la historia clínica es un documento privado.

Valga anotar que, de conformidad con la Ley 23, el Juramento Hipocrático, pactado hace 2.500 años en Grecia, es de obligatoria auto imposición por quienes se reciben de doctores en medicina. Ni más ni menos.

Se les obliga a ejercer la profesión dignamente, a conciencia y a velar solícitamente, y ante todo, por la salud de su paciente. A callar lo que en el tratamiento, o incluso fuera de él, viere u oyere en relación con la vida de los hombres.

En el caso particular del doctor Peña, al menos por ahora, mucho de los tratados y leyes se han pasado por alto. Tamaño desconocimiento, le ha valido a él la pérdida de su libertad y el abandono forzoso de sus pacientes, que, luego de innumerables autopsias, lo esperaban en la EPS de Coomeda y en su consultorio particular.

Las invitaciones, cargadas de oportunidades, que recibió para que abandonara la tierra del petróleo, del chigüiro, del joropo, de los bellos atardeceres de Verne y de la sincera compañía del llanero, fueron muchas. Consciente del peligro que se corre en una región donde se juntan todos los conflictos armados del país, prefirió quedarse. Para hacer patria.

Además, allí estaban sus muertos, que le revelaban su último y peligroso secreto:

La causa de su partida.

Pero también los vivos, que confiaban en su rigor profesional y ético y en su eterna dedicación de amor a cada uno de ellos.

Por eso, los araucanos hasta lo tentaron con la Gobernación. No la aceptó. Arrancarle varios vivos a la muerte, era recompensa suficiente.

Lo que nunca imaginó el galeno es que para unos poquísimos, estaba en pecado: siendo médico forense, el doctor Peña había curado demasiado.

Ver más Revistas de Heraldo Médico, CLICK AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!