Teoría del Déficit de Autocuidado

El segundo componente de la teoría general de enfermería describe y ex­plica las causas que pueden provocar dicho déficit. Los individuos someti­dos a limitaciones a causa de su salud o relaciones con ella, no pueden asu­mir el autocuidado o el cuidado de­pendiente. Determina cuándo y por qué se necesita de la intervención de la enfermera.(6)

El déficit de autocuidado es la relación entre la demanda de autocuidado te­rapeútico y la actividad autoasistencial en la que las actividades de autocui­dado no son eficaces o no son sufi­cientes para conocer y/o satisfacer par­te o la totalidad de componentes de la demanda existente o potencial del paciente.(15)

En la evaluación de su autocuidado, se encontraron algunas capacidades inadecuadas o poco suficientes para satisfacer las necesidades de autocui­dado terapéutico, por lo tanto se di­señó y aplicó un plan de atención de enfermería para compensar las limi­taciones encontradas como déficit de autocuidado, mostrando el beneficio de enfermería que cada uno de ellos puede obtener.

El cuidado deficitario se encontró prin­cipalmente relacionado con la dieta (patrón nutricional metabólico), la des­infección de elementos de uso perso­nal contaminados (patrón percepción y manejo de la salud) y las necesida­des de apoyo de la autoestima (patrón autopercepción-autoconcepto), en consecuencia se hicieron los siguien­tes diagnósticos de enfermería (tabla 2).

Teoría de sistemas de enfermería

El modelo define como sistemas de enfermería a la serie y secuencias de acciones prácticas deliberadas que rea­lizan las enfermeras para satisfacer las demandas de autocuidado terapéuti­co de sus pacientes. En este caso sien­do el paciente con el VIH, una per­sona con capacidad de desarrollar sus acciones de autocuidado, se optó por el sistema de apoyo educativo.

La intervención se realizó en cuanto a prevención y control de los procesos de la enfermedad y lesiones derivadas de ella, promoción del bienestar, apo­yo de los procesos físicos, psicológi­cos y sociales esenciales y el mante­nimiento de la estructura y funciona­miento humano.

Las actividades que se consideraron pertinentes fueron: talleres de forta­lecimiento de la autoestima, iniciando con un test de autoestima, diseño de un plan de alimentación utilizando pro­ductos propios de la región y consi­derando su época de cosecha, indi­cando posibles preparaciones, frente al miedo, se ideó realizar una matriz DOFA, y para el déficit del manejo de la salud se hicieron actividades edu­cativas de aprendizaje para la

preven­ción primaria de la enfermedad hacia otras personas enfatizando en pautas de desinfección de objetos persona­les, a través del lavado meticuloso y el uso de hipoclorito en proporción de nueve partes de agua por una par­te de cloro.(20)

Construcción de Significados

Para los investigados fue fundamental el giro que ha dado su vida a partir del diagnóstico de seropositividad, conside­rando que la vida pasada fue determi­nante porque no se apegaron al cum­plimiento de pautas de vida saludable, sobre todo en cuanto a la vida sexual y la monogamia se refiere y se dejaron llevar por la presión de grupo.

Desde el momento en que conocieron el diagnóstico, iniciaron junto con el grupo de profesionales responsables del tratamiento el camino hacia la adap­tación a las restricciones que impone la enfermedad, enfrentando el seña­lamiento social, aceptando el nuevo rol e interiorizando la idea que lo me­jor que se puede hacer en estos casos es apoyarse en la pareja y aprender, aceptar y practicar la fidelidad.

Diagnósticos de enfermerías propuestas

Indudablemente la cultura costeña direccion a formas de comportamiento, unas más riesgosas que otras. Han pa­sado de ocupar su tiempo libre en gru­pos de amigos dispuestos a hacer lo que se presente, a pertenecer a un nue­vo grupo que es el de los enfermos de SIDA, no frecuentan a los amigos de antes, no han hecho cambios de fondo en la dieta para mejorar su ca­lidad, ahora pertenecen a los trabaja­dores informales, porque aún las per­sonas de nuestra comunidad tienen miedo de trabajar con un enfermo de SIDA por temor al contagio y como hallazgo relevante se encontró que la mujer no solamente es más estigma­tizada cuando tiene este diagnóstico, sino que termina siendo víctima de cuestionamiento en la familia juzgan­do su comportamiento con las parejas que se le hayan conocido. Para la co­munidad VIH es sinónimo de promis­cuidad y el contagio a partir de una sola pareja es inadmisible.