Editorial, Informática Médica

El Cuidado Multidisciplinario en el Nuevo Milenio

“..Imagine un mundo donde la diferencia entre
el hombre y la máquina no existen, donde se
decoloran las líneas entre la humanidad y
la tecnología, y donde el alma y el chip de
silicio se unen. Esto no es ciencia ficción.
Éste es el siglo 21…”
Ray Kurzweil
The Age of the Spiritual Machine

Los progresos en informática médica avanzan a gran velocidad. Por lo tanto se requiere un amplio estudio en este campo. Cuando me refiero a cuidado médico e informática médica están involucrados todos los “actores” que intervienen en las diversas complejidades del acto médico (técnicos, terapistas, enfermeras y médicos).

La informática médica tiene una parte aplicada y una teórica. Aspectos que se han desarrollado dramáticamente durante la década pasada, y continuarán haciéndolo en los años que vienen. Estamos siendo testigos de un cambio radical de cómo la tecnología que apoyaba sobre todo procesos administrativos se involucra con sistemas que tratan la base de la medicina: el cuidado del paciente (ambulatorio y hospitalizado), la prevención y promoción en salud, la rehabilitación y el cuidado en casa. La historia clínica digital y la comunicación electrónica serán los progresos más visibles de los años que vienen.

En este sentido vale la pena mencionar el esfuerzo que está haciendo la Fundación Santa Fe de Bogotá en el proceso de digitalización que oficialmente inició el 1 de mayo de 2003, con el fin de poder estrechar, en la medida de lo posible, el problema de la accesibilidad del equipo de salud a la información sobre el paciente.

La informática médica se sitúa entonces en la intersección de las tecnologías de información y las diversas disciplinas de la medicina y del cuidado médico. Blois de la Universidad de Berkeley en California resumió la heterogeneidad de la ciencia médica y relacionó la naturaleza multidisciplinaria de la medicina directamente con la base de la informática médica:

“…Se afirma a veces que la ciencia médica no es diferente de otras ciencias. No estoy de acuerdo con este punto de vista; la ciencia médica (biología humana) en su describir, razonar, explicar, y predecir, inicia necesariamente sobre un número de ciencias de nivel inferior, mientras que la física, por ejemplo, no. Esta situación obvia (que la medicina se reclina sobre una jerarquía de ciencias naturales) tiene consecuencias profundas porque la medicina deriva su contenido experimental de un sistema de ciencias (ciencias básicas y ciencias “duras”) y ésta es una de las razones por las que hay ciencias de la información en medicina y porqué no hay ciencias de la información en física…”

El proceso del cuidado médico es muy diferente de la ciencia médica. Lo primero se relaciona más con el “arte” de la medicina, mientras que lo segundo está conectado de cerca con los aspectos académicos y las disciplinas básicas de la medicina. Un sinónimo para el arte es, por ejemplo, habilidad. La ciencia se relaciona con el conocimiento, según lo expresado por el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:

Ciencia: conocimiento cierto de las cosas por sus principios y causas.

De lo anterior podemos concluir lo siguiente: la informática médica es multidisciplinaria porque se ocupa de la medicina y del cuidado médico en su totalidad, y está hecha por investigadores que vienen de diversas disciplinas científicas. Por lo tanto, apunta no solamente a la incorporación del conocimiento de las ciencias naturales, sino también del conocimiento de la experiencia clínica.

¿Es la informática médica, por ejemplo, diferente de la estadística o de la epidemiología? ¿Son los métodos en informática médica diferentes de los de la ingeniería de sistemas o de la física? Además, ¿cómo debemos señalar los aspectos éticos para la aplicación de los resultados de la investigación en informática médica?

Podemos decir que si la informática médica es una ciencia, algunas de las siguientes características deben ser aplicables:

1. contiene un dominio donde se desarrolla una teoría
2. no es simplemente ciencia aplicada
3. no está determinada solamente por la tecnología
4. los modelos se desarrollan para ilustrar y para probar teorías
5. los problemas se solucionan de una manera metódica, siguiendo los principios científicos de la abstracción y de la generalización.

El dominio de la informática médica está determinado por la intersección de los términos “medicina” e “informática” o (salud e información). El primer término indica el campo de investigación, y el segundo una de sus metodologías. La informática médica como lo mencioné anteriormente tiene aspectos aplicables y aspectos teóricos. Como en toda ciencia, ésta se fundamenta en la colección de conocimiento generalmente aplicable, de modo que pueda utilizarse para un dominio particular: el cuidado médico.

En resumen, la informática médica desarrolla y determina métodos y sistemas para la adquisición, el proceso, y la interpretación de datos de pacientes con la ayuda del conocimiento que se obtiene en la investigación científica.

Como menciona Patricia Molina en forma más detallada en su artículo “intervención de enfermería en una unidad de arritmias y estimulación cardiaca”, las ayudas diagnósticas, por ejemplo, en electrocardiografía permiten la utilización de programas de interpretación basados en algoritmos que determinan junto con el registro electrocardiográfico interpretaciones complejas tales como el análisis del eje eléctrico, medición de duraciones de intervalos, así como alteraciones de despolarización (bloqueos) y de repolarizacion y análisis de arritmias que constituyen una guía no exacta, pero muy aproximada de la situación del paciente estudiado. De igual manera, los monitores a la cabecera del paciente permiten, en forma continua, analizar estas variables o realizar monitorias tipo holter ambulatoriamente, o a través de hospitalizaciones parciales nocturnas obtener registros de polisomnografía, entre muchas otras pruebas diagnósticas.

La comparación de estas variables ya no con tres o cinco electrodos (monitores) o diez para electrocardiografía convencional sino con múltiples electrodos externos e internos (endocárdicos) permiten en la actualidad la obtención del mapeo para la medición e interpretación de registros normales y anormales del sistema cardionector con hisogramas y búsqueda de vías de hiperexcitación y/o focos arritmogénicos que identificados y localizados guían posibilidades de ablación por radiofrecuencias o similares.

Las denominadas clínicas de marcapaso registran la efectividad de estimulación cardiaca y permiten controles periódicos aún a distancia (vía telefónica) de ondas para el análisis diagnóstico de normalidad o necesidades de ajustes por disfunción.

Los computadores son los vehículos usados para cumplir estas metas y estarán disponibles para la planeación y el cuidado del paciente, el seguimiento de la calidad, la toma de decisiones, la docencia y la investigación médica.

Juan Gabriel Cendales, MD
Medicina Interna – Unidad de Cuidado Intensivo Médico
Dirección de Tecnologías de Información. División de Educación
Fundación Santa Fe de Bogotá
[email protected]

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!