Enfermería en el Ejercicio Clínico Profesional, Diseño Metodológico

Esta investigación es de tipo descriptivo prospectivo transversal. El universo está constituido por profesionales de enfermería que laboran en las instituciones prestadoras de salud objeto de este estudio: Fundación Santa Fe de Bogotá, Hospital Militar, Ciínica Shaio, Clínica San Pedro Claver, Hospital de Kennedy y Hospital San Juan de Dios, en el periodo comprendido entre marzo y mayo de 1998.

La muestra se encuentra compuesta por 100 profesionales de enfermería seleccionados en número proporcional al total de profesionales que laboran en las instituciones donde se aplica el instrumento.

El tipo de muestreo utilizado es aleatorio o probabilístico ya que cada uno de los profesionales que están dentro del universo tienen la misma opción de ser seleccionados.

Se tuvo en cuenta el total de profesionales de enfermería que estaban vinculados con las instituciones (754), y para obtener la muestra representativa recomendada por el experto en estadística, se utilizó la siguiente fórmula:

Muestra = No. de profesionales por institución X n / Universo
………………………………donde n es igual a 100

Aplicando esta fórmula al total de profesionales por institución obtuvimos la muestra en cuestión en forma numérico proporcional como se ve en la tabla 1.

Tabla 1. Muestra por Institución

Muestra por Institución

Luego cada una de las instituciones facilitó una lista con los nombres y apellidos de cada enfermero y el servicio donde trabajaba.

A cada uno de ellos se le asignó un número aleatorio decimal entre (O) cero y (1) uno por computador en el programa Excel.

Instrumento

Se diseñó una encuesta de preguntas abiertas que consta de 2 partes. La primera corresponde a datos generales del profesional (universidad de egreso, año, estudios complementarios, institución donde labora, años de antigüedad laboral y cargo actual).

La segunda parte corresponde a datos de interés para investigar en el tema: grado de conocimiento teórico sobre el proceso de enfermería, la importancia, funcionalidad, utilidad, beneficios y limitaciones del mismo, propuestas, tipo (s) de metodología (s) que puede utilizar el profesional de enfermería para ejercer sus labores, relación entre la teoría del Proceso de Enfermería y el comportamiento que asumen los profesionales al ingreso de un paciente nuevo a su servicio,

utilización del proceso para ejercer su profesión, relación entre la calidad del cuidado prestado y opinión acerca de la institucionalización de la metodología del proceso. (Anexo 1)

Resultados

Para el análisis de los resultados los porcentajes que se dan corresponden a igual número de profesionales siendo el 20% igual a 20 profesionales, el 15% a 15 profesionales y así sucesivamente.

El 43% de la población estudio egresó de la Universidad Nacional, 15% de la Fundación Universitaria de Ciencias de la Salud (FUCS) y 11% de la Universidad Javeriana.

La mayoría egresó entre 1981-1985 (34’/0) seguida del periodo 1986-1990 y de 1991-1995 (l8Y0). Respecto a los estudios complementarios realizados el 24% ha realizado cursos de actualización; el 17% posgrado clínico y el 15% posgrado admnistrativo. Sin embargo, llama la atención que el 44% no contestó esta pregunta.

El 28% labora en la Clínica San Pedro Clavel del Instituto de Seguros Sociales QSS), seguido del 22% que labora en el Hospital Militar y el 20% en la Fundación Santa Fe de Bogotá (FSFB). El 70% tiene 10 años o menos de trabajar en la Institución. Aunque la mayoría trabaja en las Unidades de cuidado intensivo (240/0) y hospitalización (23’/0), el resto de encuestados trabaja en diferentes servicios.

En la pregunta realizada a los profesionales con respecto a la definición teórica del PE, encontramos que el 43% delinió el Proceso de Enfermería como una metodología. Del 57% restante, un 20% respondió que es un plan de actividades de enfermería que corresponde a la programación con la cual el profesional de enfermería desarrolla su actividad diaria; el 8% lo asocia únicamente como la generación de un diagnóstico de enfermería, sin hacer una relación directa con lo que es el PE y el 29% restante no define el proceso porque no ha tenido contacto con él a lo largo de su ejercicio como enfermeros. (Figura 1)

Teórica del Proceso de Enfermería

Figura 1. Definición Teórica del Proceso de Enfermería

El porcentaje de profesionales que define el proceso, guarda relación con la época en que esta metodología se involucró a los programas de pregrado en nuestras facultades. Otros encuestados conocieron el proceso durante el posgrado.

A la pregunta sobre la enumeración de las etapas del PE el 18% identificó las cinco etapas que contempla el Proceso de Enfermería según la teoría actual. El 13% identificó cuatro etapas posiblemente debido a que en algunos textos de los años ochenta se mencionaba este número de etapas, 18% enuncia tres etapas o menos, mientras que el 29% relaciona las etapas con un plan de actividades de enfermería y un 22% no responde la pregunta.

El primer contacto con el PE ocurrió en la etapa de pregrado en un 55% (mayoría de encuestados). Cabe anotar aquí que en nuestro país el proceso de enfermería se involucró directamente en los programas de pregrado hacia 1986. Un 20% conoció esta metodología en cursos de actualización como complemento del conocimiento adquirido durante su formación profesional. Sólo el 4% de profesionales afirma haber tenido su primer contacto con el proceso de forma individual mediante investigación o simplemente a través de lectura independiente. El 10% mediante la asistencia a seminarios, simposios, coloquios etc., los cuales denominamos otros. (Figura 2)

Proceso de Enfermería

Figura 2. Contacto con el Proceso de Enfermería

La gran mayoría (87%/0) respondió que el PE es importante para el desempeño profesional, de estos el 25% manifiesta que les permite ordenar su desempeño, el 21% que el proceso establece la diferencia con otras profesiones del área de la salud proporcionando identidad a la enfermería, 20% relaciona la importancia directamente con la calidad del cuidado prestado involucrando la integralidad del paciente y un 9% argumenta que es importante porque le sirve para detectar fallas oportunamente durante el desarrollo laboral y así tomar decisiones aplicando las modificaciones adecuadas.

El 3% afirma que no es necesario regir su trabajo por una metodología específica, sustentando que la responsabilidad prima ante cualquier situación. Por último un 32% no responde o no relaciona la respuesta, sin embargo, argumentan que toda metodología utilizada en beneficio del paciente, la profesión o el trabajo debe ser practicada.

De forma complementaria al grado de importancia que el Proceso de Enfermería tiene dentro de la profesión, se preguntó acerca de la utilidad que este método proporciona de forma individual en el desempeño laboral diario de cada encuestado, encontrando que a un 34% el proceso le sirve para priorizar, ordenar p mantener la continuidad en la atención de enfermería que se brinda a los usuarios, el 14″/0 como un soporte para evaluar continuamente los cuidados de enfermería, el 1 O”/n como complemento en la coordinación de actividades con el personal y formación de protocolos, el 9% le permite afianzar el conocimiento desde la parte teórica y así ponerlo en práctica.

El 8% de los encuestados expresa sentir satisfacción personal puesto que le permite identificarse con la profesión. Un 2% opina que esta metodología proporciona los medios para interactuar en forma eficiente con el paciente y la familia.

Con respecto a la pregunta hecha sobre las limitaciones que encuentran para su aplicación, observamos que la gran mayoría afirma que la falta de tiempo (36%) es un factor determinante para su aplicación, involucrando la estadía en el servicio como salas de cirugía, urgencias y salas de partos, donde la permanencia del usuario es mínima. El 17%, que corresponde a profesionales que han trabajado con esta metodología, no encuentra ningún tipo de limitación.

El 13% manifiesta que si no existe o se mantiene una capacitación permanente del PE, siempre habrá una limitación para su aplicación. Un 6% responde que no tener como modelo de atención el PE, hace que el interés en su aplicación varíe, se pierda o no exista la continuidad para lograr los resultados que se deseen, así ellos mismos lo formulen.

El 5% reporta que la falta de recurso humano y tecnología adecuada limita su ejecución puesto que existen situaciones en la prestación del servicio que demandan la presencia de estos recursos. Adjunto a este punto se suma un 3% que considera como limitación la falta de registros adecuados para consignar la información y así evitar la omisión de detalles para la formulación del proceso.

Otro 3% manifiesta que es un método demasiado extenso, complicado y que no es viable su ejecución. El 1% no emite juicios por no haber trabajado nunca el Proceso de Enfermería. Finalmente un 16% no responde porque, aunque estos profesionales han tenido contacto con el proceso en su actividad laboral no lo han ejecutado y se ha olvidado la finalidad del mismo. (Figura 3)

Limitaciones Proceso de Enfermería

Figura 3. Limitaciones para la Aplicación del Procesa de Enfermería.

En esta gráfica se observan dos tendencias: la primera con respecto al factor tiempo y la segunda respecto al grado de conocimiento del PE que se requiere para poder hacer una formulación del mismo y mantener la continuidad que debería tener. No responder, decir que es muy complicado, engorroso y difícil podría demostrar, a consideración de los investigadores, carencia de capacitación y el desconocimiento que existe en la actualidad sobre el Proceso de Enfermería.

Como una solución viable que pudiese surgir frente a la no utilización del Proceso de Enfermería, se preguntó a los profesionales qué alternativas metodológicas formularían, a lo cual el 88% respondió que ninguna. El 5% propone continuar con el desarrollo de actividades descritas en el kárdex. Otro 4% hace la propuesta de identificar necesidades con el equipo de salud y finalmente un 3% considera que simplificar el proceso sería una alternativa, que llevaría a una mayor aplicación.

A la pregunta de cuál cree usted que es la forma más práctica de utilizar el Proceso de Enfermería, se encontró una gran variedad de respuestas correspondiendo el mayor porcentaje (17%) a no reqonde, posiblemente por no tener un concepto claro sobre el proceso.

El 14%, más que considerar la forma práctica de utilizarlo, sugiere que se haga en conjunto la enseñanza y la práctica del mismo. 171 13% argumenta situaciones que no hacen relación con la pregunta, lo que nos llevó a considerarlas como no propone.

Otro 13% considera que si la asignación de pacientes fuera proporcional al número de profesionales o el número de pacientes no excediera a los cálculos en el tiempo de atención que se requiere para un determinado servicio, se pudiera hacer un desarrollo adecuado del proceso.

Otro 13% considera que al no existir registros adecuados que permitan describir la evolución del paciente desde el punto de vista de enfermería deja de ser práctico el proceso. Un 12% determina que si el proceso se realizara por servicios específicos, es decir atención exclusivamente a pacientes cardiovasculares, neurológicos, de ortopedia, entre otros, permitiría una mejor aplicación.

El 11% propone que para que sea práctico es necesario simplificarlo según las necesidades del servicio. Un 3% manifiesta, que la presencia de personal especializado en la formulación del proceso sería un apoyo para los servicios.

Otro 3% considera que, teniendo como base la epidemiología de cada institución, se puede elaborar una base de datos para ser consultada al ingreso de un paciente con una patología determinada. Un 1% considera que el proceso debería ser utilizado en pacientes más crónicos.

La variedad de propuestas coincide con las formulaciones hechas por los autores que hablan del PB en la actualidad, indicando que existen propuestas dignas de análisis profundo para las instituciones que forman profesionales de enfermería.

El 47% encuentra que tanto el paciente como el profesional de enfermería se beneficiarían del PE, 23% que además del paciente y el profesional de enfermería también lo sería para la Institución, mientras que el 16% considera que el único beneficiado es el paciente, el 14% manifiesta que el proceso no beneficia a nadie demostrando en algunas situaciones apatía en su respuesta y deseos de terminar pronto con la entrevista o incomodidad por sentirse cuestionado como profesional.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!