La Obesidad Exógena; una Causa de la Pubertad Temprana en las Niñas

Shokery Awadalla MD.1; Felipe Canizo MD.2; Humberto Beltrán MD.2
1Endocrinología Pediátrica, Profesor Asistente universidad El rosario, hospital san josé
2pediatría

Para evaluar la relación entre la obesidad exógena y la pubertad temprana se realizó un estudio prospectivo, observacional en el cual fueron incluidos 115 niñas que consultaron por presentar desarrollo mamario temprano entre los 8 y 9 años.

La edad fue de 9.2 ± 1.3 años (rango 7.8 – 11.2) y la edad ósea fue de 10.9 ± 1.4 años (p< 0.001). 92 niñas (80%) presentaban desarrollo mamario Tanner 2-3, 11 (9%) presentaban desarrollo mamario Tanner 4-5, al momento del examen físico y el resto (12 niñas) habían presentado la menarquia. La talla se situaba a más 1.2 ± 0.6 desviación estándar.

El porcentaje de sobrepeso fue de 31.6 ± 17 %. El índice de masa corporal (IMC) fue de 27.8 ± 3.7 (> percentil 97). Se encontró una correlación positiva significativa entre el IMC y la edad ósea con r = 0.4 y p < 0.001. En conclusión, el sobrepeso en la niñas podría ser una causa del desarrollo puberal temprano, probablemente a través de la leptina.

Palabras Claves: pubertad temprana, obesidad exógena

Introducción

La pubertad es el proceso maduracional producido por cambios hormonales y físicos que llevan finalmente a la capacidad reproductiva. Los cambios hormonales ocurren en dos niveles llamados la adrenarquia que es la activación del eje hipotálamo, hipófisis suprarrenal (H-H-S) y la gonadarquia. Que es la activación del eje hipotálamo hipofisis gonadal (H-H-G) (1, 2).

El inicio de la pubertad en la niñas ocurre entre los ocho y los trece años. Una pubertad que se inicia antes de los ocho años se considera como pubertad precoz. La pubertad que se inicia entre las ocho y los nueve años, aunque dentro los rangos normales de edad, se considera como una pubertad de inicio temprano. Es importante hacer la diferencia entre una telarquia aislada temprana y un desarrollo puberal verdadero (3, 4, 5).

Últimamente se ha visto un incremento en el número de niñas que consultan por el inicio temprano de la pubertad y esto se ha visto generalmente relacionado con algún grado de sobrepeso. Es conocido que en atletas, bailarinas de ballet, y personas con dietas excesivas presentan pubertad tardía y a veces amenorrea primaria o secundaria.

El inicio de la pubertad es debido en parte a la leptina:

La cual tiene múltiples acciones neuroendocrinas como iniciar la liberación en forma pulsátil de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH) y así activar el eje H-H-G. En los casos de pubertad precoz los niveles de leptina se encuentran ligeramente aumentados en las niñas afectadas en relación con las que presentan desarrollo puberal normal, esta diferencia no se ha encontrado en el sexo masculino (6, 7, 8).

Es de entender que el aumento de la incidencia de las pubertades tempranas, según lo mencionado anteriormente va ligado al aumento de la incidencia de la obesidad infantil. La obesidad se puede definir como una acumulación excesiva de la grasa corporal general o localizada.

El mejor método de diagnóstico y seguimiento para determinar la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), que es igual al peso sobre la talla al cuadrado. La etiología de la obesidad es multifactorial pero lo más frecuente es un desequilibrio entre la ingesta y el gasto calórico (obesidad exógena) debido a los cambios de estilo de vida actual de nuestra sociedad (9, 10).

Teniendo en cuenta lo anterior se planteó el siguiente trabajo con el objetivo de evaluar la relación entre el inicio de la pubertad y el grado de sobrepeso.

Materiales y Métodosen la Pubertad Temprana en las Niñas

Es un estudio prospectivo, abierto, observacional, en el cual fueron incluidas niñas cuyo motivo de consulta fue la talla alta, la obesidad o la aparición temprana del desarrollo mamario. Se definió como obesidad una relación entre el peso real o el peso teórico igual o mayor del 20% o IMC > percentil 90. Se definió como pubertad temprana la aparición del desarrollo mamario en una edad cronológica entre ocho y nueve años y se definió por talla la que se encuentra por encima de una desviación estándar de la media para la edad.

Aspectos Éticos

Las pacientes fueron incluidas en el estudio previa autorización de sus padres y no se realizó ningún estudio imagenológico o de laboratorio que no fuera necesario para el estudio del caso de las pacientes.

Análisis Estadístico

Los datos se presentan en media y desviación estándar (M ± DS) y se utilizó la prueba del t-student para datos pareados y el coeficiente de correlación de Pearson (previa confirmación de la normalidad de la distribución de los datos). Se tomó como significativo un P < 0.05.

Resultados

Ciento quince niñas en total fueron incluidas en el estudio. La edad fue de 9.2 ± 1.3 años (rango 7.8 – 11.2). La edad ósea fue de 10.9 ± 1.4 años. 92 niñas (80%) presentaban desarrollo mamario Tanner 2-3, 11(9%) presentaban desarrollo mamario Tanner 4-5, al momento del examen físico y el resto (12 niñas) habían presentado la menarquia.

La talla se situaba a más 1.2 ± 0.6 desviación estándar por encima de la media para la edad. En todas las pacientes fueron descartadas alteraciones hormonales tanto a nivel gonadal como suprarrenal, además se confirmo el origen exógeno de su sobrepeso.

La relación entre el peso real y el peso teórico para la talla (el porcentaje de sobrepeso) que presentaban las niñas fue de 31.6 ± 17 %. El índice de masa corporal (IMC) fue de 27.8 ± 3.7 (> percentil 97).

Se encontró una diferencia significativa entre la edad cronológica y la edad ósea (p < 0.001). Al utilizar el coeficiente de Pearson se encontró una correlación positiva significativa entre el IMC y la edad ósea con r = 0.4 y p < 0.001.

Gráficas 1 y 2.

Correlación entre el índice de masa corporal y la edad ósea

Gráfica 1. Correlación entre el índice de masa corporal y la edad ósea.

Edad cronológica y edad ósea en niñas con pubertad temprana

Gráfica 2. La edad cronológica y la edad ósea en las niñas con pubertad temprana.

Discusión y Conclusiones en la Pubertad Temprana en las Niñas

La pubertad temprana en las niñas es un motivo de consulta frecuente y cada día se presenta a menor edad. La pubertad precoz que se presenta antes de los ocho años es una entidad patológica,aunque la mayoría son idiopáticas, y debe ser estudiada y aclarada su causa, además recibir el tratamiento necesario con los análogos de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) para mejorar el pronóstico estatural. (8).

Esto no es el caso en la Pubertad Temprana en las Niñas que generalmente se presenta a edad límite (8-9 años) asociada con talla alta y aceleración en la maduración ósea.

La hipótesis más aceptada para explicar el avance maduración al relacionado con el sobrepeso es el aumento de los niveles de leptina y su efecto sobre el inicio de la pubertad. Se conoce que las niñas con sobrepeso presentan niveles elevados de leptina sérica y esto podría estimular el hipotálamo para iniciar la producción pulsatile de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) y así iniciar la cascada de eventos puberales (6, 7).

Nuestro trabajo mostró una correlación entre el grado de sobrepeso y la maduración ósea y por consecuente el desarrollo puberal, a mayor sobrepeso mayor avance en la maduración ósea.

Talla Baja Prepuberal por Retardo Constitucional; Correlación con el Índice de Masa Corporal

Queda por preguntar:

¿Se deberían frenar estas pubertades que se inician a edades límites para mejorar la talla final?.

La mayoría de los autores aconsejan no frenar las pubertades que se inician a edades tempranas por la ausencia de efectos positivos sobre la talla final y no se han visto efectos psicológicos negativos por el inicio temprano de las pubertades (11).

En conclusión, el sobrepeso en la niñas podría ser la causa del desarrollo puberal que presentan. y es importante relacionar la talla con la edad ósea y así evitar sobreestimación en la talla final.

Ver más Actualizaciones Pediátricas, CLICK AQUÍ

Referencias Bibliográficas

  • 1. Ducharme JR. Normal pubertay: clinical manifestations and thier endocrine control. In Collu R, Ducharme JR, Guyda H, eds. Pediatric endocrinology 2nd ed. New York: Raven Press, 1989: 307-330.
  • 2. Marshall WA, Tanner JM. Variations in the pattern of puberatal changes in girls Arch Dis Child 1969; 44: 291-303.
  • 3. Bourguignon JR. Linear growth as a function of age at onest of pubertay and sex streiod dosage: therapeutic implications. Endocr Rev 1988; 77: 121-126.
  • 4. Kaplan SL, Grumbach MM, Pathogenesis of sexual precocity. IN Grumbach MM, Sizonenko PC, Aubert ML, eds. Control of the onest of puberty. Baltimore: Williams & Wilkins, 1990: 620-662.
  • 5. Awadalla SS, Romero MV. Telarquia prematura; una entidad benigna aislada o la primera manifestación de una pubertad precoz verdadera. Actual Pediatr FSFB 1997; 7:70-72.
  • 6. Palmaert MR, RadovickS, Boepple PA. Leptin levels in chlidren with central precociuos puberty. J Clin Endocrinol Metab 1998; 83: 2260-2265.
  • 7. Barash FF, Cheung CC, Weigle DS, et al. Leptin is a metabolic signal to the reproductive system. Endocrinology 1996; 137: 3144-3147.
  • 8. Boepple PA, Mansfield MJ, Wierman ME, et al. Use of a potent, long acting agonist of gonadotrpin-releasing hormone in the treatment of precociuos puberty. Endocr Rev 1986; 7:24-33.
  • 9. Daniels SR, Khoury PR, Morrison JA. The utility of body mass index as a measure of body fatness in children and adolescents: diference by race and gender. Pediatrics. 1997; 99: 804-807.
  • 10. Dietz WH, Robinson TN. The use of body mass index (BMI) as a measure of overweight in children and adolescents (Editorial). J Pediatr 1998; 132:191-193.
  • 11. Bouvatier C, Coste J, Rodriguez D, et al. Lack of effect of GnRH agonists on final height in girls with advanced puberty: a randomized long-term pilot study. J Clin Endocrinol Metab 1999; 84 (10): 3575-8.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!