Obituario: Antonio Ordóñez Plaja

Académico Honorario
Gustavo Malagón Londoño1

anm97-antonioordonez

El pasado 20 de abril registramos con verdadero pesar el fallecimiento de este gran maestro de la medicina colombiana, ejecutivo ejemplar, intachable hombre público, excelente miembro de familia, amigo a toda prueba.

Poseedor de una envidiable personalidad y una inagotable inteligencia, como lo demostró hasta los últimos momentos de su vida, siempre se destacó por sus agudos y certeros comentarios sobre la situación del país, sobre los problemas del mundo actual, sobre el presente estado de la salud en Colombia y muy respetuoso del buen nombre de todas las personas, destacó siempre sus valores y se abstuvo de emitir juicios sobre sus defectos. Tuve el privilegio de ser su amigo y disfrutar de largas y cálidas sesiones de amenos comentarios matizados siempre con anécdotas que no escapaban a su privilegiada memoria. En ningún momento se dejó amilanar por la soledad y con las afortunadas visitas frecuentes de su cariñosa hija, acompañado de su empleada doméstica y su mascota, supo superar el vacío inmenso que le dejó su incomparable Beatriz, fallecida hace varios años y quien fue su esposa fiel, confidente y consejera inigualable. Mientras pudo disfrutar de una completa visión, fue insaciable lector y escritor de importantes publicaciones reconocidas como documentos de obligada consulta sobre temas médicos de su especialidad, sobre educación profesional para la salud, sobre condiciones físicas y sociales de la tercera edad, sobre problemas familiares y aspectos de comportamiento de la niñez y la adolescencia, sobre nutrición Infantil. Mientras tuvo condiciones físicas para transportarse, concurrió en forma asidua y participativa a las frecuentes reuniones de la Academia.

Las cenizas de Antonio Ordóñez Plaja, cumpliendo su voluntad expresa, fueron llevadas a España, ya que era oriundo de Barcelona, donde había nacido el 13 de enero de 1919. Su padre -de origen santandereano- lo trajo con su familia a Colombia, por lo cual adelantó todos sus estudios elementales,secundarios y de medicina en nuestro país. Se graduó de médico en la Universidad Nacional, allí mismo se especializó en cirugía general y se vinculó a la docencia en la cual se desempeñó como profesor durante 18 años. Fue Decano de Medicina y de Psicología. Por varios años fue miembro del Consejo Académico de la Universidad Nacional y luego Decano de Artes y Ciencias en la Universidad de los Andes. Durante el Gobierno del Dr. Carlos Lleras Restrepo fue Ministro de Salud Pública. De esta gestión muy destacada que duró cuatro años, cabe mencionar que impulsó activamente el Plan Nacional Hospitalario del cual fue promotor el Presidente Lleras. Apoyó la reforma de Corpal y la creación del primer laboratorio estatal de genéricos. Fue promotor del Fondo Nacional Hospitalario. Apoyó el programa nacional de Planeación Familiar. Fue factor fundamental para la promulgación de la Ley Cecilia que creó el Instituto de Medicina Familiar. Apoyó el fortalecimiento del Instituto Nacional de laSalud. Fueron innumerables y muy destacadas las realizaciones durante este cuatrienio de su gestión al frente del Ministerio.

Al concluir su cargo de Ministro fue Profesor Visitante de la Universidad de Yale, Asesor de la Organización Panamericana de la Salud, posteriormente Presidente de la Junta directiva de UNICEF, Director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Profesor del Instituto Colombiano del Sistema Nervioso, Profesor de la Universidad Javeriana, Asesor de Planeación Nacional, Asesor de Colciencias, Miembro de la Junta Administradora del Seguro Social. Su desempeño sobresaliente en las varias actividades que realizó tanto en el país como en el exterior, lo hicieron acreedor a numerosos galardones otorgados por organismos internacionales y nacionales de educación y de salud. Entre las varias condecoraciones recibió la Gran Cruz de la Orden de Boyacá, la Condecoración Jorge Bejarano, la Orden Almirante Padilla, la de la American Medical Association, la Medalla Salud Para Todos de la OMS, la Medalla de la Orden Lorencita Villegas de Santos, la Orden de la Academia Nacional de Medicina en el Grado de Comendador.

Deja un recuerdo imperecedero el Académico Antonio Ordóñez Plaja: su excelente trayectoria profesional, docente, ejecutiva; su destacada personalidad, persuasiva y creativa; sus dotes de formidable comunicador. Y en la parte humana sus condiciones de gran amigo, excelente padre y miembro de familia. Lo anterior hará que no podamos
olvidar su tránsito por este mundo terrenal y sintamos cada vez más su ausencia.


1 MD. Expresidente de la Academia Nacional de Medicina.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!