Hospitales Universitarios y su implicación en la Educación Médica: Componentes de Modelo Académico

El marco regulatorio del modelo Académico está compuesto por docencia, investigación, extensión y prestación de servicios (7).

Docencia

La docencia comprende la formación de profesionales a nivel del pregrado, posgrado, y la formación de investigadores en posgrado. El conjunto de los programas académicos en el inicio, corresponde a los que se realicen en las diferentes facultades o escuelas, llámense de medicina, odontología, enfermería y demás ciencias de la salud. En la actualidad existen instituciones de nivel superior universitario que ofrecen únicamente programas de posgrado para especialización, que desarrollan sus actividades en forma autónoma.

Las facultades que puedan requerir escenarios clínicos de formación y de investigación, para el desempeño de sus actividades son fundamentalmente Medicina, Odontología y Enfermería, sin embargo no debe descartarse el que otras facultades o departamentos (Ingeniería Biomédica, Trabajo Social, Farmacia, entre otros) tengan en el futuro necesidades e interés en vincularse a un hospital universitario; las necesidades más apremiantes las tienen los programas de pre y posgrado en los cuales los escenarios de práctica clínica son indispensables (8-6).

Tipos de actividad docente

El hospital universitario debe ofrecer un conjunto de escenarios y ambientes académicos que permitan una diversidad apreciable de actividades docentes (4) a saber: clases presenciales, trabajo en grupos, campos de práctica clínica, revistas de servicio, manejo y seguimiento de los pacientes, clubes de revistas, discusión de casos clínicos, revisiones bibliográficas, laboratorios y unidades de apoyo diagnóstico, simuladores, administración hospitalaria, biblioteca e informática.

El docente

Este debe ser un profesional suficientemente preparado que le permita transmitir sus conocimientos actualizados en forma clara y concisa.

El profesor Patiño relata en su excelente tratado acerca del currículo de las facultades de medicina: “La dedicación del profesorado es un indicador de calidad de una facultad de medicina, especialmente en el área de las ciencias básicas. Sólo el profesor de tiempo completo puede realizar labor de investigación, labor que determina en gran parte el nivel académico y científico de la facultad de medicina”.

El docente debe ser un profesional capaz de transmitir liderazgo, respetuoso con sus educandos y mantenerse actualizado. Debe ser creativo e investigador y constituirse en el líder del grupo; como parte integral de su responsabilidad, debe acreditar documentalmente formación y capacitación docente expedida en una Institución docente reconocida en el campo de su especialidad.

Los docentes en el hospital universitario deben pertenecer a la planta de personal de la respetiva facultad que participa en el desarrollo de las actividades académicas, el nivel de preparación debe ser responsabilidad de la facultad así como su experiencia y calidad, deberán clasificarse de acuerdo a su antigüedad y producción académica.

El número de docentes dependerá del número de estudiantes que tenga a su cargo y su dedicación dependerá de igual manera de la capacidad locativa del área de enseñanza, y de la disposición de material necesario suficiente para el desarrollo de sus actividades académicas, debe ser de tiempo completo o medio tiempo. En la actualidad existe la tendencia en las escuelas de medicina, al parecer con fines económicos, de nombrar docentes de cátedra, lo cual no es recomendable debido a la deficiente integración que esta modalidad establece con la homogeneidad y continuidad de los programas académicos. Los profesores de dedicación exclusiva deben ser nombrados de acuerdo a las necesidades académicas y a la justificación del programa, previa aceptación de la escuela formativa.

El personal de salud, contratado por el hospital universitario en funciones asistenciales, podrá desempeñar funciones docentes complementarias o de apoyo, teniendo en cuenta la cantidad y la variedad de la demanda de servicios, los objetivos de los programas, el número de los estudiantes y las competencias profesionales a desarrollar. Se requiere que éstas posibilidades sean estudiadas y aprobadas por los organismos de coordinación académica y los organismos de articulación hospital-academia; este mecanismo podrá incluir o no formas de remuneración económica de común acuerdo con las partes, de todas maneras deberá establecerse un vínculo laboral con las diferentes instituciones tanto académicas como hospitalarias.

Teniendo en cuenta un plan acordado entre las facultades y el hospital, se deben realizar programas de capacitación del personal asistencial que participe en programas docentes con el fin de integrarlos a los programas docente-asistenciales. La participación de estudiantes de posgrado en actividades de docencia se acordará de común acuerdo con la respectiva facultad.

Número de estudiantes.

Son muy diversas las necesidades y exigencias según se trate de programas académicos de pre o posgrado, de formación especializada profesional o de investigación y según los planes de estudio y los contenidos de las diversas asignaturas. Por ésta razón es necesario que las instancias de articulación Hospital Universitario-Academia precisen las características, similitudes y diferencias que presentan los programas académicos, especialmente con respecto a las necesidades y expectativas de escenarios clínicos de aprendizaje, práctica, entrenamiento e investigación (4). De común acuerdo, las partes deben indicar el número de estudiantes a ser admitidos en los procesos de formación, teniendo en cuenta los espacios tanto físicos como académicos, asegurando de esta manera el mejor desempeño tanto para los pacientes como para los docentes. Por lo tanto, el número de estudiantes dependerá de los siguientes parámetros: A)- Contenido y características del programa académico a desarrollar. B)-Capacidad física adecuada disponible para las actividades académicas. C)- Cantidad, calidad, variedad y complejidad de los servicios prestados. D)- Exigencias y especificidad requeridas para el desarrollo de competencias profesionales e investigativas. F)-Evaluación de las prácticas clínicas. G)-Respeto absoluto a los derechos de los usuarios H)- Programación de jornadas diurnas, nocturnas, fines de semana y festivos, siempre con la supervisión docente (4).

Con base en los parámetros anteriores, la facultad y el hospital procederán a establecer el número de estudiantes que se deben recibir en el semestre respectivo proyectado a un año Esta metodología puede ser apropiada en casos de una estructura con suficiente espacio físico. En casos de moderado espacio se establecerá una estructura proporcional teniendo en cuenta los parámetros anteriores.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!