El COVID-19 pone a Prueba a la Humanidad

SARS-CoV-2 en Wuhan (China)

En diciembre de 2019, se informó el primer caso con­firmado de infección por SARS-CoV-2 en Wuhan (China), lo que condujo a la declaración contempo­ránea de una nueva enfermedad de masas, dinámica, mediática y paralizante. A la fecha, se han registra­do 5.930.035 casos en 188 países y 365.011 muertes (https://coronavirus.jhu.edu/map.html), hechos que han obligado la instauración del aislamiento social obligatorio en 66 naciones.

La heterogeneidad de los sucesos ha puesto en riesgo a más de 90 países, que han solicitado asistencia de emergencia al Fondo Mo­netario Internacional, el número más alto desde que este organismo fue creado hace 75 años. La sostenibi­lidad de los sistemas ha sido afectada por la caída de los precios de las materias primas, la interrupción de las cadenas de producción a nivel global, la menor de­manda de servicios turísticos y la continua fuga de ca­pitales y devaluación de las monedas.

El avance de la crisis, amenaza de forma desproporcionada los países en vía de desarrollo, no solo en la perspectiva sanitaria, sino también a través de complejos efectos sociales que se prolongarán en el tiempo.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarro­llo (PNUD) estimó que las pérdidas de ingresos su­perarán los 220.000 millones de dólares en los entor­nos económicos más restringidos, efecto que limitará la respuesta para el 55% de la población mundial que carece de acceso a los servicios mínimos de protección social, lo que afecta negativamente la educación, los derechos humanos y, en los casos más extremos, a la seguridad alimentaria básica y la nutrición (37).

Regionalmente, habrá profundas variaciones en el sec­tor salud:

Por la escasez de mano de obra calificada y de suministros médicos esenciales para el diagnóstico del COVID-19, así como por el aumento medio en los costos de atención.

El 75% de la población de Améri­ca Latina carece de servicios sanitarios básicos, el gas­to medio en salud se sitúa en el 2,2% del PIB regional (cuando el valor invertido recomendado por la Organi­zación Panamericana de la Salud es el 6,6%) lo que pro­moverá la inequidad y las limitaciones de acceso y co­bertura universal. La crisis favorecerá que los sistemas de salud del continente permanezcan geográficamente centralizados y esto contribuye con la fragmentación y segregación de los mismos (38). La pandemia también afectará los años de vida ajustados por calidad para los 58 millones de personas mayores de 65 años (39).

(Lea También: Epidemiología de las Pandemias)

La pandemia por COVID-19 también afectará la segu­ridad alimentaria:

Especialmente entre las poblaciones rurales. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), las cuarentenas y las interrupciones en el suministro de alimentos afectarán negativamente a los más pobres y vulnerables.

Además, los cierres de fronteras y las perturbaciones comerciales, limitarán la disponibi­lidad y el acceso a los alimentos adecuados para la población más vulnerable. La inseguridad alimentaria está directamente relacionada con la pérdida de em­pleo y la falta de vivienda debido al detrimento en los ingresos.

Los estadounidenses presentaron un récord de 6,6 millones de reclamos de desempleo a fines de marzo, debido a la pandemia. Además, el 49% de los hispanos informaron la pérdida de trabajo y sustento, o un recorte salarial (40). La Figura 2 incluye cuatro momentos históricos para las enfermedades de masas, recopilados en la memoria del grabado y en fotografías tomadas en repositorios para deriva antigénica.

Cuatro momentos históricos para las enfermedades de masas

Ver más Revistas de la Academia de Medicina, CLICK AQUÍ

Referencias

  • 1. Porter R. Greatest Benefit to Mankind: A Medical History of Humanity. London: Fontana Press; 1999.
  • 2.Arrizabalaga J. Cultura e Historia de la enfermedad. En: Comelles Perdiguero E. y J., Editores. Medicina y Cultura. Estudios entre la antropología y la medicina. Barcelona: Ediciones Bellaterra; 2000.
  • 3.Eliade M. Lo Sagrado y Lo Profano. Barcelona: Paidós; 2018.
  • 4. Diamond J. Armas, Gérmenes y Acero. Breve historia de la Humanidad en los últimos trece mil años. Bogotá: Editorial Random House Mondadori; 2006.
  • 5.Porter R. Breve Historia de la Medicina. Las personas, la enfermedad y la atención sanitaria. Mexico: Santillana Ediciones Generales; 2004.
  • 6. Luckmann T y Berger P. La Construcción Social de la Realidad. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 2001.
  • 7. Alsina J. Los orígenes helénicos de la medicina occidental. Madrid: Labor; 1982. p. 12: desde el Corpus Hippocraticum.
  • 8. Jouanna J. Air, Miasma and Contagion in the time of Hippocrates and the survival of miasmas in the posthippocratic medicine. En: Greek Medicine from Hippocrates to Galen. 2012; p. 119-36.
  • 9. Hippocrates. Breaths. En: vol II, Loeb Classical Library. Harvard University Press, Cambridge, MA, USA; 1959. p. 219-53.
  • 10 Campos-Varga H. El latín vulgar: origen del latín clásico. Revista Káñina. 2010; 35(2): 127-136.
  • 11. Corominas J. Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Sexta edición. Madrid: Editorial Gredos; 2012. Jacques J. Chapter seven Air, miasma and contagion in the time of Hippocrates and the survival of miasmas in post-hippocratic medicine (rufus of Ephesus, Galen and palladius). Ed. Brill; 2010. pp 119-136.
  • 12. Muñoz-Pérez A. En: Análisis del libro V. Pedro Sangro Colón. Las metamorfosis de Ovidio: origen, argumentos, estructuras e influencias. España: Universidad de Salamanca; 2015. p. 97-113.
  • 13. Gilliam JF. The Plague under Marcus Aurellius. AJP.1961; 225: 144.
  • 14. Birley AR. Two names in the historia Augusta. Historia. 1966; 15: 249.
  • 15. Andrades Valtueña A, Mittnik A, Key FM, et al. The Stone Age Plague and Its Persistence in Eurasia. Curr Biol. 2017 Dec 4; 27(23): 3683-3691.e8.
  • 16. Mitchell PD. Human parasites in the Roman World: health consequences of conquering an empire. Parasitology. 2017 Jan; 144(1): 48-58.
  • 17. Tsiamis C, Poulakou-Rebelakou E, Marketos S. Earthquakes and plague during Byzantine times: can lessons from the past improve epidemic preparedness. Acta Med Hist Adriat. 2013; 11(1): 55-64.
  • 18. De Piazza M. Historia secula anno 1337 ad annum 1361; en Duby, Georges; Europa en la Edad Media. p. 160.
  • 19. Carreras A. Aspectos Médicos en La Peste Negra (Dossier). Historia. 1980; 16(56): 53.
  • 20. Valdeón J. La muerte negra en la península. Historia. 1980; 16(56): 65.
  • 21. Delumeau J. El Miedo en Occidente. CFR: Bueno Domínguez, María Luisa; Espacios de Vida y Muerte en la Edad Media. p. 427.; Ziegler, Philip; The Black Death. p. 24.
  • 22. Amasuno- Sárraga M. La Peste en la Corona de Castilla durante la Segunda Mitad del siglo XIV. Studia histórica. Historia medieval. 1994; (12): 21.
  • 23. Viesca C. Hambruna y epidemia en Anáhuac (1450- 1454) en la época de Moctezuma Ilhuicamina. En: Florescano E. y M. Elsa (eds.). Ensayos sobre la historia de las epidemias en México. México: Instituto Mexicano del Seguro Social; 1982. p. 157-165.
  • 24. Geddes AM. The history of smallpox. Hopkins DR. Princes and Peasants. Smallpox in History. Clin Dermatol. 2006; 24: 152-157.
  • 25. Hernández-Rodríguez R. Epidemias y calamidades en el México prehispánico. En: Florescano E. y M. Elsa. México: Instituto Mexicano del Seguro Social; 1982. p. 139-153.
  • 26. Riedel S. Edward Jenner and the history of smallpox and vaccination. Proc (Bayl Univ Med Cent). 2005 Jan; 18(1): 21-25.
  • 27. Lakhani S. Early clinical pathologists: Edward Jenner (1749–1823). J Clin Pathol. 1992; 45: 756–758.
  • 28. Parish HJ. Victory with Vaccines: The Story of Immunization. Edinburgh: E & S Livingstone; 1968.
  • 29. Chertow DS, Cai R, Sun J, et al. Influenza Circulation in United States Army Training Before and During the 1918 Influenza Pandemic: Clues to Early Detection of Pandemic Viral Emergence. Open Forum Infect Dis. 2015 Apr 2; 2(2): ofv021.
  • 30. Ranger T. A historian´s foreword. En: H. Phillips y D. Killingray (Eds.). The Spanish Influenza Pandemic of 1918-19: New perspectives. Nueva York: Routledge; 2003. p. 20-21.
  • 31. Esposito S. 100 years since the 1918 influenza pandemic. Hum Vaccin Inmunother. 2018 Mar 4; 14(3): 504-7.
  • 32. Chandra S, Kassens-Noor E, Kuljanin G, et al. A geographic analysis of population density thresholds in the influenza pandemic of 1918-19. Int J Health Geogr. 2013. Feb 20; 12: 9.
  • 33. Gagnon A, Miller MS, Hallman SA, et al. Age-specific mortality during the 1918 influenza pandemic: unravelling the mistery of high Young adult mortality. PLos One. 2013 Aug 5; 8(8): e69586.
  • 34. Wilson N, Boyd M, Nisa S, et al. Did exposure to a severe outbreak of pandemic influenza in 1918 impact on long-term survival? Epidemiol Infect. 2016 Nov; 144(15): 3166-9.
  • 35. Aligne CA. Overcrowding and Mortality during the Influenza Pandemic of 1918. Am J Public Health. 2016 Apr; 106(4): 642-4.
  • 36. Medina RA. 1918 influenza virus: 100 years on, are we prepared against the next influenza pandemic? Nat Rev Microbiol. 2018 Jan; 16(2): 61-2.
  • 37. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo [sede web]. COVID-19: La crisis que se cierne sobre los países en desarrollo amenaza con devastar sus economías y acelerar la desigualdad. [30 de marzo de 2020]. Disponible en: https://www.undp.org/content/undp/es/home/news-centre/news/2020/COVID19_Crisis_in_de-veloping_countries_threatens_devastate_economies.html
  • 38. CEPAL [sede web]. El desafío social en tiempos del COVID-19. [12 de mayo de 2020]. Disponible en: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45337/4/S2000264_es.pdf
  • 39. Palmer K, Monaco A, Kivipelto M, et al. The Potential Long-Term Impact of the COVID-19 Outbreak on Patients with Non-Communicable Diseases: Consequences for Healthy Ageing. Aging Clin Exp Res. 2020; May 26: 1-6.
  • 40. Albani M. There is no returning to normal after COVID-19. But there is a path forward. World Economic Forum Web site. https://www.weforum.org/agenda/2020/04/covid-19-three-horizons-framework.

Recibido: 8 de junio de 2020
Aceptado: 20 de junio de 2020

Correspondencia:
Andrés Felipe Cardona Zorrilla
[email protected]

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!