Editorial, Importancia de la intersectorialidad en la investigación para la salud

Conectando comunidades, científicos y tomadores de decisiones

Natalia Godoy-Casasbuenas1, Manuel Franco2, Juan Manuel Lozano3, Nancy Gore-Saravia4, Grupo promotor de integración intersectorial de investigación para la salud5 

El concepto de intersectorialidad, aplicado al campo de la salud en la región de las Américas, tiene sus bases en la Declaración Salud para Todos de Alma-Ata de 1978 (1). En ese documento, se enfatizó sobre la estrategia de atención primaria y la búsqueda de equidad en salud, resaltando que la intersectorialidad «entraña la participación, además del sector sanitario, de todos los sectores y campos de actividad conexos del desarrollo nacional y comunitario […]» (2). De esa manera 39 años después, el reto de la intersectorialidad sigue vigente tal y como se expresa en la estrategia de investigación para la salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la que se destaca la necesidad de incorporar los hallazgos de la investigación científi ca en las políticas públicas, la promoción y en la atención médica (1, 3).

Siguiendo esa línea, la falta de implementación de medidas e intervenciones, cuya efi cacia y costo-efectividad han sido demostradas, genera un impacto negativo en la salud y por ende enla economía de los países tanto con altos como bajos ingresos (4, 5). En ese sentido, se reconoce que la limitada comunicación entre los actores de los diferentes sectores constituye la barrera más importante para la implementación de los resultados de las investigaciones y su incorporación en el diseño de las políticas públicas (6- 8). En efecto, la interacción promovida por la intersectorialidad beneficia la comunicación y la generación de políticas de salud pública (8, 9).

Inspirado en este concepto y en la importancia vital de la articulación entre múltiples sectores para mejorar la salud de los colombianos, el Centro Internacional de Entrenamiento e Investigaciones Médicas (CIDEIM) junto con colegas de diversas instituciones y representantes de la comunidad crearon un espacio de discusión, concertación de ideas y construcción de vínculos para la resolución de problemas apremiantes en la salud pública nacional, en el marco del seminario/ taller: Integración intersectorial en la investigación para la salud. El taller creó una oportunidad para el trabajo conjunto entre diferentes sectores que influyen en los determinantes sociales de la salud y refleja un trabajo alineado con la Política de Investigación para la Salud de las Américas y la Estrategia de Investigación para la Salud de la OMS (10, 11).

Los participantes del evento provenían de la comunidad, la academia, los sectores productivo y médico-clínico, el sistema de salud pública y centros de investigación. En consenso, se pusieron en consideración las oportunidades y estrategias intersectoriales alrededor de tres tópicos actuales priorizados por el Ministerio de Salud y la OMS y que han sido objeto de investigación en las dos últimas convocatorias de Colciencias, a saber: 1) las pruebas rápidas de diagnóstico para la prevención y eliminación de la sífilis congénita, 2) el acceso al diagnóstico y tratamiento de la leishmaniasis cutánea en poblaciones dispersas y 3) Colombia en la preparación para la introducción de la vacuna contra el virus sincicial respiratorio (VSR). La conferencia inaugural del seminario-taller estuvo a cargo de Roger Glass, Director del Centro Internacional Fogarty de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, quien compartió su experiencia sobre los retos y altibajos del desarrollo de la vacuna contra el rotavirus y su posterior inclusión dentro de los Planes Ampliados de Inmunización en las Américas. Este ejemplo de investigación y desarrollo para la salud, cuyos resultados fueron incorporados exitosamente en la política pública, sirvió de referente y apoyo para el análisis de los tres casos de estudio.

Durante el taller, se determinó que las tres enfermedades tratadas en los casos de estudio coinciden en la afectación de poblaciones en situación de vulnerabilidad (niños, mujeres en estado de embarazo, personas en situación de pobreza y con difícil acceso a los servicios de salud). Adicionalmente, se reconoció que para su abordaje, prevención y tratamiento oportuno se requiere del trabajo entre varios sectores. En virtud de ello, las discusiones entre los actores de los diferentes sectores se centraron en las siguientes preguntas: 1) ¿Qué tenemos?, 2) ¿Cuáles son las necesidades y las barreras? y 3) ¿Cuáles son las estrategias para superarlas?

¿Qué tenemos?

A propósito de la discusión sobre las fortalezas, el grupo que trabajó en el caso de las pruebas rápidas de diagnóstico de sífilis destacó el valor y la ventaja de contar con una guía de práctica clínica actualizada y basada en la evidencia. Esta guía recomienda el uso de las pruebas rápidas como parte del proceso de diagnóstico de la sífilis gestacional y constituye un producto del trabajo concertado del sector de salud pública y la academia (12). La existencia de un medicamento de bajo costo y altamente efectivo con una sola dosis (penicilina benzatínica) constituye otra enorme ventaja para la prevención de transmisión madre a hijo. Igualmente, la disponibilidad de un sistema de información estandarizado, donde la sífilis gestacional y congénita son eventos de notificación obligatoria, contribuye a movilizar recursos logísticos y políticos para su prevención y eliminación, un compromiso que el país ya asumió.

Por otra parte, en el caso del acceso al diagnóstico y al tratamiento de la leishmaniasis cutánea, los elementos que permiten superar barreras incluyen un medicamento oral (miltefosine) con eficacia y seguridad demostradas para el tratamiento de adultos y niños (13), así como alternativas diagnósticas que se encuentran actualmente enestudio, por ejemplo, una prueba rápida realizable en campo. Estos avances se señalaron como una: «ventana de oportunidad» y juntos abren camino hacia el diseño de estrategias de diagnósticos y administración de tratamientos basados en la comunidad. Así pues, se destacó la importancia de la factibilidad de obtener muestras por parte del personal capacitado no profesional residente en las comunidades afectadas de manera no invasiva, (14) como otro elemento facilitador para el acceso al diagnóstico en poblaciones dispersas.

En el caso del análisis de los insumos necesarios con el ánimo de llevar cabo la preparación para la introducción de la vacuna contra el VSR, se retoma la experiencia previa que tuvo el país con la introducción de la vacuna contra el rotavirus, incluida en el Plan Ampliado de Inmunizaciones en 2009 (15). Adicionalmente, se cuenta con información disponible por parte de la industria farmacéutica sobre vacunas que se encuentran en estado de desarrollo. Si bien la mayoría están en una fase preclínica de desarrollo, 16 están en evaluación clínica (16, 18). En efecto, existen 60 potenciales candidatos de vacunas dirigidas a la población pediátrica y a personas de edad avanzada (16- 18), aunque se espera que las primeras vacunas en ser licenciadas sean aplicadas en mujeres embarazadas y adultos mayores (16).


1 MD., MSc. Salud Pública. Centro Internacional de Entrenamiento e Investigaciones Médicas (CIDEIM). Cali, Colombia.
2 MD., PhD Instituto de Genética Humana, Facultad de Medicina, Pontifi cia Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia.
3 MD., Esp. Pediatría, Mg. Epidemiología clínica. Departamento of Ciencias de Investigación en Salud y Poblaciones, Colegio de Medicina Herbert Wertheim, Universidad Internacional de la Florida, Miami, Estados Unidos.
4 Biol., MSc. Enviromental health, PhD. Microbiología, PhD. Inmunología. Centro Internacional de Entrenamiento e Investigaciones Médicas (CIDEIM). Cali, Colombia.
5 El grupo de integración intersectorial está compuesto, en orden alfabético, por: Ranniery Acuña (Hospital Militar Central); Liliana Alarcón (Secretaría de Salud Pública de Santiago de Cali); Martha Ayala (Instituto Nacional de Salud); Juliana Barbosa (Instituto Nacional de Salud); Diana Caicedo (Universidad del Valle); Martha Castaño (Secretaría Departamental de Salud del Valle), Mabel Castillo (Cideim Tumaco), María del Mar Castro (Cideim), Wilson Cortés (Cideim Tumaco), Alexandra Cossio (Cideim), Adriana Cruz (Cideim), Fernando de la Hoz (Universidad Nacional de Colombia), Liliana Gallego (Universidad de Antioquia), María Adelaida Gómez (Cideim), Jimena Jojoa (Cideim), Eduardo López (Centro de Estudios en Infectología Pediátrica), Idalia Martínez (Red inter-étnica de parteros y parteras del Departamento del Chocó), Fernando Mendigaña (Ministerio de Salud y de Protección Social), Luis Fernando Mejía (Hospital Infantil Fundación Club Noel), Lyda Osorio (Universidad del Valle), Martha Lucía Ospina (Instituto Nacional de Salud), Clemencia Ovalle (Centro Dermatológico Federico Lleras Acosta), Pilar Pérez (Instituto Departamental de Salud de Nariño), Flor Quiñones (Secretaría de Salud Pública de Santiago de Cali), Lady Giovanna Ramírez (Cideim), Martha Rentería (Laboratorio Departamental de Salud Pública del Chocó), Yalile del Pilar Ricard (Universidad Tecnológica del Chocó Diego Luis Córdoba), Luisa Rubiano (Cideim), María del Pilar Rubio (Glaxo Smith Kline), Amparo Sabogal (Instituto Nacional de Salud), Juan Carlos Salazar (Connecticut Children’s Medical Center/ University of Connecticut), Zaider Triviño (Universidad del Valle), Gloria Tunubala (ESE Norte – Cali), Hernán Vargas (Secretaría de Salud de Bogotá) y Pilar Zambrano (Ministerio de Salud).

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!