Reseñas Bibliográficas: Francisco Miranda, Director de Colciencias

Académico Dr. Efraím Otero Ruiz, M.D.

La comunidad científica debe sentirse alborozada por la designación hecha en Diciembre pasado por el Gobierno nacional en la persona de Juan Francisco Miranda como Director General de COLCIENCIAS. Pocas personas han recorrido tan completamente el escalafón científico-tecnológico y acumulado una mayor experiencia que el Dr. Miranda, quien ha sido a su vez distinguido miembro de la Junta Directiva de la Asociación Colombiana para el Avance de la ciencia.

Colegial de número de la Universidad del Rosario, se graduó en 1975 como Economista de la misma donde desempeñó los cargos de Secretario de la Facultad, Coordinador del Grupo de Investigación Económica y Planeación y posteriormente del Proyecto Piloto de Desarrollo de la Selva Amazónica (Proyecto Guainía). Fue luego investigador en la Consejería de Asuntos Económicos y Sub-Director del Programa de integración de Servicios y Participación Comunitaria de la Presidencia de la República. De allí, más enfocado ya hacia las áreas científico-tecnológicas, pasó a asesorar el Plan de Alimentación y Nutrición del DNP, al Convenio Andrés Bello y a actuar como investigador en el Estudio del Sector Informal de Bogotá realizado por el SENA. De allí pasó a ser Asesor de la Subdirección de Fomento y después Sub-Director Administrativo y Financiero de COLCIENCIAS entre 1984 y 1990.

Por su desempeño en estos cargos se hizo acreedor a la Beca Honofírica “James Rook” otorgada por el gobierno de Inglaterra y entre 1990 y 1992 realizó estudios sobre administración de proyectos y gestión de centros de investigación en el Instituto de Estudios de Desarrollo de la Universidad de Sussex donde obtuvo el título de M.Phil. en 1992.

De su desempeño en Sussex (universidad distinguida mundialmente por sus estudios sobre desarrollo tecnológico, transferencia de tecnología y administración de proyectos) se recibieron siempre los mejores informes, que lo colocaron en el alto nivel de los latinoamericanos ilustres que han pasado larga o brevemente por dicho claustro, como Máximo Halty-Carrere del Uruguay, Francisco Sagasti del Perú o Fernando Chaparro de Colombia. Con ese bagaje regresó al país donde fue designado como Director Administrativo del Centro Internacional de Entrenamiento e Investigación Médica (CIDEIM) de Cali, cargo que ocupó de 1992 a 2002; y al terminar ese decenio fue nombrado por la Junta Directiva como Director Ejecutivo, cargo que ocupó hasta su designación en COLCIENCIAS. En Cali ha ocupado también distinguidas posiciones, tales como Miembro del Consejo Directivo de la Fundación Planeta Valle y del Consejo de Internacionalización de la Universidad Javeriana en esa ciudad.

En el CIDEIM, al lado de Nancy Gore-Saravia, tuvo a su cargo la difícil tarea de convertir dicho Centro en una institución nacional de gran valía, al retirarse de la Universidad de Tulane (y con ella su Director por más de 25 años, Antonio D’Alessandro) a finales de los 80s (recordemos que, a partir de 1975, el programa era codirigido por COLCIENCIAS y Tulane). Con la gestión de un grupo asesor convocado por aquella y en que participaron la FES, la Fundación Carvajal y la del Valle de Lili además de notables educadores e investigadores de la comunidad caleña, se logró ir reconstituyendo la entidad, primero como fundación sin ánimo de lucro y luego como Coporación. En realidad, la única aportadora de fondos de inversión fue COLCIENCIAS la cual, siendo su Director el Dr. Eduardo Aldana, compró la edificación donde se alojaba y ayudó efectivamente con la contrapartida de los proyectos internacionales.

En todas estas labores fue esencial la presencia del Dr. Miranda, llegando a obtenerse compitiendo mundialmente proyectos considerables financiados por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos y por la Organización Mundial de la Salud, a los que se ha añadido otras funciones en años recientes.

En esta forma el Centro, fuera de constituirse en una institución investigativa formidable (especialmente en los temas de leishmaniasis y otras parasitosis y en la transmisibilidad y resistencia de agentes infecciosos) y con la producción de más de una treintena de artículos por año en revistas indexadas, se ha convertido en un centro educativo nacional e internacional, con más de 400 investigadores formados en el país (en los niveles de magíster o de Ph,D.) y tres o cuatro cursos o seminarios internacionales celebrados cada año. Con Brasil (Fiocruz) y las Filipinas comparte el honor de ser uno de los tres centros mundiales especializados en leishmania y productor del antígeno llamado “leishmanina” reconocidos por la OMS. Ello se ha traducido también en el otorgamiento de varios premios o distinciones de organismos nacionales.

Pero el laconismo de una hoja de vida no alcanza a reflejar las condiciones personales y humanas del nuevo Director. Dueño de una vigorosa personalidad que no se arredra ante los obstáculos, con una misma cordialidad y amplitud de criterio departe con estudiantes, asociados, subordinados, investigadores y eminentes científicos, que siempre destacan su profundidad de criterio y su elegancia conceptual frente a su aparente sencillez. Así en los numerosos congresos nacionales e internacionales en que ha participado durante los últimos dos decenios. Por ello, por su experiencia y por su optimismo sobre el papel presente y futuro de la ciencia y la tecnología en Colombia, nos permitimos augurarle el mejor de los éxitos en toda su gestión.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!