Letras, La Locura de Epifanio y otros Ensayos

ROSSELLI, H.
307 pp. Ediciones Tercer Mundo. Bogotá, 1987.

Consistencia en la producción y en la calidad es un logro de difícil emulación en el nuestro o en cualquier continente.

América latina y su psiquiatría son afortunadas, al contar con Humberto Rosselli, de Colombia, de cuya trayectoria como docente, investigador, clínico, historiador y líder, no es necesario ocuparse ahora. El comentario de esta colección de catorce ensayos de historia, medicina, psiquiatría y psicoanálisis confornta, lamentablemente, las constricciones de espacio. Como señala el prologuista Gómez Valderrama, el libro destila la “doble vida” de Rosselli, que yo llamaría más bien “doble pasión”: la medicina como ciencia de entrega y de saber, la literatura (que es historia, que es humanismo) como arte de búsqueda y de intuiciones sugerentes.

Los temas del libro transcurren en terrenos de los que Rosselli es un consumado conocedor. Psicobiografía, historia de la psiquiatría y de la medicina, historia de las ideas, violencia. El ensayo que da título al volumen detalla con virtuosismo y objetividad lo que muchos modernos psicohistoriadores tratan pero no logran: la recreación de la experiencia íntima a través de la conjetura serena y balanceada, la clara comprobación documental o la iluminadora discusión clínica. El estudio sobre el papel del uso crónico de marihuana en la vida y obra del poeta colombiano Porfiro Barba refleja erudición pero también simpatía por los trágicos designios del protagonista. El artículo “Sigmund Freud en Colombia” bien podría substituir el nombre del país con el del subcontinente, sin violentar los alcances del texto. Y la inevitable humanidad del mismo Freud no escapa al estudio inquisidor de Rosselli, analista no aborregado, para encontrar algún sentido al “olvido inexplicable” de las contribuciones del leal Karl Abraham en el libro del fundador del psicoanálisis sobre Moisés y monoteismo.

Los ensayos sobre historia de la psiquiatría en América Latina, la región andina y Colombia, reflejan la extraordinaria riqueza compiladora, perceptiva e interpretativa del autor.

El contraste entre la “actitud científica” de Brandin y la “actitud demagógica” de Arganil alcanza ribetes magistrales como anticipo no mestizo de la pequeña tragedia de nuestra América de contradicciones y paradojas. La distinción entre ideas e ideologías implícita en el artículo sobre “Ideologías Psiquiátricas en Colombia” es tempestiva y sumamente útil en un momento en que el debate teórico en torno al tema experimenta renovado vigor.

El enfoque desapasionado de la contribución de la medicina a la interpretación de la historia tiene su expresión cabal en el artículo que explora, entre otros, los problemas médicos del General colombiano Tomás Mosquera y de Sigmund Freud. Y finalmente, de enorme actualidad en América Latina, el ensayo sobre “Psiquiatría de la violencia” pasa revista histórica, bibliográfica y clínica a uno de los problemas sociales más profundos del subcontinente, no sólo de colombia por cierto. La pasión saludable de Rosselli, su invocación a hacer algo como psiquiatras y como ciudadanos, son a la vez, lema de una obra duradera y tributo a su protagonista boyacense.

Renato D. Alarcón
Birmingham, Alabama

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!