Conexiones de la Física Cuántica con la Psicodinamia

Determinismo e Indeterminismo

Lo que se trata en este trabajo es de llegar a la comprensión del comportamiento de las conexiones de la física cuántica ondulatoria con los psicodinamismos en sus orígenes y detectar cómo las partículas pueden formar conexiones o interconexiones en los sistemas neuromoleculares; más aun, dentro de este contexto, el azar y el determinismo desde el punto de vista psicodinámico, pertenecen a lo que consideramos el sistema inconsciente, precons­ciente y consciente relacionándolos con los fenómenos neuronales y la física ondulatoria. Esto que parece abstruso no lo es, puesto lo que se propone con estos textos es plantear el puente neuropsíquico y en él, el funcionamiento cuántico con sus partículas y funciones de modo que participan en una forma tópica (topología) para luego organizarse en los sistemas consciente, preconsciente e inconsciente y sus múltiples manifestaciones sensoperceptuales, en el pensamiento, en las fantasías y en la conducta. Esta temática debería desarrollarse más extensamente, lo cual intentaré con los límites muy estrechos del conocimiento actual, dentro de esta obra; sin embargo, se desarrollan con más detalle en capítulos siguientes para situar­nos en un campo de mayor comprensión de los hechos mentales y su microcosmos físico, químico, y así podernos ubicar en un área de más certeza y/o predicibilidad, dentro de la incertidumbre que nos acompaña como otro problema más, pero que todos deseamos explorar para disminuir nuestra ansiedad ante lo desconocido.

Lo predecible

Cuando nos referimos a lo predecible comúnmente tenemos en cuenta las descripciones estadísticas de conjuntos, de grandes cantidades de elementos, y más cuando contemplamos la impredecibilidad y la aleatoriedad (que no son equivalentes), y nos enfrentamos a toda una complejidad. Todo esto nos acerca al estudio de los fenómenos de la ciencia natural y al azar. En ese estudio nos hallamos con teorías y leyes científicas que no dan cabida al azar; sin embargo, las nuevas teorías científicas sobre sistemas caóticos o turbulentos y la me­cánica cuántica cuestionan y aun formulan cómo el azar hace parte de ese mundo. Esto es evidente y tiene que serlo así pues los fenómenos físico químicos-psíquicos y sociológicos no pueden estar separados unos de otros. “Muchos procesos de carácter cuántico podrían ser irreductiblemente aleatorios(56).

Cálculo de probabilidades

“Las leyes de la desintegración atómica (descubiertos por el hombre) (57) pueden, a la vez, predecir el número de núcleos de un cuerpo radiactivo que se desintegrará en un periodo dado de tiempo, mas no cuándo lo hará…” (58). Aquí nos encontramos con las variables ocul­tas, no conocidas y por lo tanto con características inobservables; de ahí que nos valgamos de formulaciones matemáticas para buscar predicciones y estandarizaciones. Dentro de este pensamiento es necesario tener en cuenta que la misma interpretación de la entropía implica la medición de la cantidad de un sistema, obviamente complejo, el cual se puede analizar utilizando el cálculo de probabilidades. Así llegamos al azar y a las matemáticas.

El cálculo de probabilidades nos permite encontrar las leyes de un sistema que se puede clasificar como aleatorio, y, de alguna manera determinista. Mientras las teorías mecani­cistas se basan en el determinismo de objetos individuales, las probabilidades se refieren al determinismo de conjuntos y así se logran realizar las fórmulas matemáticas. “Tengamos en cuenta que la explicación probabilística no presupone el azar con base en la ciencia, ya que puede ser simplemente una muestra de nuestra ignorancia(59). Este último concepto se repite a través de la obra, debido a que todavía nos falta tiempo para develar muchas incóg­nitas. Si bien las matemáticas se ocupan del “azar por medio de las diversas teorías de la probabilidad”, ¿será que se podrá hablar de la matemática del azar, para llegar a un orde­namiento estadístico para tratar matemáticamente toda la naturaleza y al hombre como si fuese constituido por hechos aleatorios pero no indefectiblemente incógnitos? Es así como intentamos prever y controlar el conocimiento; si bien el ser humano está programado para poder calcular y categorizar, hacer conjuntos, estas mismas capacidades satisfacen la necesi­dad de control; por ejemplo, la tendencia a organizar unidades es útil para tener el “uno” y no “los unos” o varios números, pues implica entrar en la incertidumbre, en el caos, en el infinito incontable, o en las variables múltiples o las que el sujeto tendría que hacer frente. De ahí que el hombre conciba la “teoría del Todo” y en ella está implícita la del “Uno”.

Observamos también cómo la misma naturaleza está hecha para organizarse en conjuntos de múltiples (de millones de trillones) de partículas, y sus funciones dentro de las leyes que tienden al equilibrio dinámico. El concepto de “equilibrio” no se puede referir a lo estático, estable, pues aunque existan equilibrios dinámicos, todo está en un cambio continuo; de ahí que podamos referirnos más a “equilibrios inestables dinámicos de transformación”, en el macro y microcosmos físico, químico, biológico, psicológico, social, económico, histórico-cultural. Por su parte “un mundo o universo en un continuo equilibrio sería caótico”. Lo que se sugiere aquí es que los cambios se organizan desde el punto cero (0) a todo lo conocido (energía-materia), y posiblemente a la inversa, con sus diferentes niveles y fronteras. En el presente nos encontramos con que este “pensamiento sobre el azar y el determinismo” se analiza con las ciencias de la informática y la comunicación y aun con las teorías de la crip­tografía para buscar las claves y el desciframiento de las comunicaciones. Estos aspectos son fundamentales hoy día, puesto que no solamente se refieren a las comunicaciones producidas por frecuencia de ondas o por diseños en los sistemas programados electrónicos, sino los que se refieren a los sistemas psíquicos de intercomunicación (telepatía, parapsicología o psico­logía paranormal, lectura del pensamiento, lectura del pasado y futuro, etc.) que linda con la barrera de lo oculto y aun de lo que se considera esotérico, pseudo científico, perteneciente al pensamiento mágico lejos de lo comprobable científico y de lo cual me referiré en otra obra.


56 Miglietti, R., (2000). “Gambling El Azar en la Ciencia”. www.alternatura.com/infoteo/gambling-el_azar_en_la_ciencia.pdf
57 El texto en paréntesis es mío.
58 Op. cit., Miglietti, 2000
59 Op. cit., Miglietti, 2000

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!