Triage Pediátrico

Triage en Niños – Clasificación

Según los reportes de la experiencia israelí (Mor, Waisman), los principios de triage en niños son los mismos que en los adultos. Sin embargo, la prioridad de los niños con respecto a los adultos es controversial.

El criterio aplicado comúnmente en el triage primario, basado en la posibilidad del paciente de movilizarse, puede no aplicarse en los niños, muchos de los cuales no pueden caminar y presentan cambios en los parámetros fisiológicos en relación con la edad, entre otros aspectos.

El modelo propuesto establece cuatro categorías para la clasificación de los niños, así:

. Cuidados inmediatos.
. Cuidados urgentes.
. Cuidados menores.
. No recuperables. Cuidados mínimos.

Esta categorización es similar a la propuesta en Colombia para el manejo general de multitud de lesionados, por lo que podría manejarse el mismo criterio para ambos casos.

Se agregaría sólo el color blanco para los fallecidos, puesto que el rojo se seguiría aplicando a los de cuidados inmediatos, el amarillo a los de cuidados urgentes, verde a los de cuidados menores y el negro a los no recuperables.

A continuación se resumen las patologías y tratamientos primarios que deben hacerse a cada uno de los grupos de pacientes. (Tabla 2).

TABLA 2 CLASIFICACIÓN DE LESIONES Y TRATAMIENTO DE ACUERDO CON LA PRIORIDAD

Clasificación de Lesiones segun prioridad

Registro de la Información

El registro adecuado de la información en situaciones de desastre se logra mediante el establecimiento de una CADENA DE INFORMACIÓN, mecanismo conocido y aprobado por las entidades de salud, socorro y seguridad responsables del manejo y atención en situaciones de desastre, y de amplio conocimiento por los medios de información masiva.

Los objetivos de esta cadena son:

. Obtener en forma inmediata la información necesaria para la evaluación inicial y valoración de la magnitud del suceso, de forma que permita reforzar el mecanismo de respuesta en caso de que éste haya sido insuficiente.. Suministrar la información requerida a partir de la zona de impacto a los demás eslabones de la cadena de socorros sobre remisión de lesionados, afectados o damnificados.

. Establecer un mecanismo de coordinación interinstitucional y de acopio y registro de la información, a través del establecimiento de una central única de información y comunicaciones del sector salud y entidades de socorro.

Los eslabones de la cadena de información son:

Eslabón I: ubicado siempre en la zona de impacto, abarca todas las áreas sometidas a una amenaza o afectadas por un factor de riesgo o la ocurrencia de una situación de emergencia.

Eslabón II: comprende todos aquellos sitios hacia donde deben ser remitidos para su atención las personas lesionadas, afectadas o damnificadas a raíz de un evento o situación de emergencia.

Eslabón III: comprende una Central de Información y Comunicaciones o Centro Regulador en donde se hace el acopio de la información para ser suministrada a los familiares y medios de comunicación.

En todos los eslabones de la cadena de información, además del manejo de la tarjeta de triage, se cuenta con un REGISTRO COLECTIVO DE LESIONADOS con las siguientes variables:

. Identificación del formulario: institución, tipo de desastre, dirección y fecha de ocurrido.
. Número de orden.
. Nombre y apellidos del lesionado.
. Edad y sexo.
. Diagnóstico: lesiones y su localización.
. Categorización: Rojo, Amarillo, Negro, Verde y Blanco.
. Procedencia: del sitio o remitido por otra entidad.
. Destino: de alta, fallecido, hospitalización y lugar de referencia.

Complicaciones

Las complicaciones que pueden presentarse durante los casos de múltiples víctimas, en los cuales se requiera la realización del triage son, entre otras:

. Inadecuada clasificación de los heridos tanto de acuerdo a su categorización como a su priorización. Generalmente se presenta cuando la persona que realiza el triage en cada uno de los eslabones no posee el perfil adecuado para hacerlo, pues no tiene los conocimientos ni la experticia necesaria. Igualmente puede presentarse cuando se categoriza a un paciente en el primer eslabón de forma incorrecta y éste no es reclasificado en el siguiente o puede ocasionarse cuando al pasar el paciente a otro eslabón, éste no es valorado de nuevo y su condición ha empeorado durante el transporte.

La forma de corregir esta situación es asignando durante la emergencia a la persona mejor entrenada para realizar el triage y recordar siempre que cada vez que el paciente es movilizado a otro eslabón debe ser reclasificado.

. El no aplazamiento de actividades electivas o de gran complejidad durante la etapa inicial de la emergencia, lo cual conlleva a un mal uso del tiempo y de los recursos disponibles. Por lo anterior, los procedimientos aplazables como la colocación de férulas de yeso, realización de suturas, entre otros, deben diferirse hasta controlar la emergencia.

. Ineficaz registro colectivo de lesionados. Este puede deberse a una mala planeación de esta actividad previo a que se presente la emergencia, la no asignación de las personas encargadas del registro de la información, la pérdida de tarjetas de triage de lesionados o el extravío de los formatos de registro. Para evitar lo anterior, en los planes de emergencia debe quedar muy claro cómo y quién realiza el registro de la información.

. Inadecuado manejo de la información a los medios de comunicación. Esta es consecuencia de una mala designación de la persona que debe transmitir los informes a la prensa y un mal entrenamiento o desconocimento del personal que actúa durante ella.

. Ineficiente coordinación de la emergencia, causada por una inadecuada preparación, un plan deficiente y falta de entrenamiento, entre otras causas.

. Saturación de servicios de urgencias de diferentes hospitales, teniendo otros recursos disponibles. Esta es causada por un ineficaz sistema de coordinación de transporte y traslado durante el evento.

Es importante tener en cuenta que todas las fallas o complicaciones que pueden presentarse durante el triage, pueden minimizarse con un entrenamiento previo, en el cual se detecten las fallas y se implementen los correctivos necesarios.

VISITE: GUÍA DE ATENCIÓN MÉDICA PREHOSPITALARIA POR TEMAS

Lecturas Recomendadas

1. Alvarez, T. «Aspectos Algológicos y Tanatológicos de los Desastres». Memorias: Curso Nacional de Atención de Urgencias en Situaciones de Desastre. Medellín, marzo de 1986.
2. Ceballos, M.E.; Forero, C.; Pérez, L. «Triage». El Profesional de Enfermería en situaciones de Desastre. Editorial Universidad de Antioquia. Medellín, 1990.
3. Colegio Americano de Cirujanos. .Curso Avanzado de Apoyo Vital en Trauma para Médicos.. Curso ATLS, 1.996.
4. Forero, C. «Triage». Memorias: Curso Nacional de Atención a Multitud de Lesionados – Criterios para su Clasificación. Medellín, 1990.
5. I.C.R.C. .Surgery for Victims of War.. Geneva, 1.990. 6. Lavaje, P.E.A. Planeamiento Hospitalario en Desastres. O.P.S., 1989.
7. López, J. «Procedimiento de Clasificación de Heridos en Masa (TRIAGE)». Memorias: Curso Nacional de Atención de Urgencias en Situaciones de Desastre. Medellín, marzo de 1986.
8. López, J. Plan de Preparación para Emergencias – Serie 3000. Cruz Roja Colombiana. Módulo de Salud. Bogotá, 1990.
9. Molchanov, M. «Clínica de Guerra». Ministerio de la Cultura. Editorial Científico-Técnica, La Habana, 1982.
10. Noto R.; Huguenard P.; Larcan A. «Response a la Catastrophe». L.organisation des Secours. Medicine de Catastrophe. Masson, París, 1987.
11. Pelaez, C. «Categorización de Pacientes con Lesiones Menores». Memorias: Curso Nacional de Atención a Multitud de Lesionados – Criterios para su Clasificación. Medellín, 1990.
12. Salas Perea, R.S. y otros. Preparación Médico . Militar.. Tomo II: Cirugía Militar de Campaña. Editorial Pueblo y Educación, 1.982. La Habana.
13. Saldarriaga, J.G. «Pacientes en estado Crítico Recuperable ». Memorias: Curso Nacional de Atención a Multitud de Lesionados – Criterios para su Clasificación. Medellín, 1990.
14. Sandberg, Åke Andrén o.a. .Katastrof sjukvård.. Studentliteratur, 1.993. Lund. Sverige.
15.Spirgi, R. «Manual de Atención Médica de Emergencia ». Ministerio de Sanidad y Consumo. Editorial Neografis, S.L. Madrid, 1989.
16.Valdés, E. «Atención a Pacientes Críticos Diferibles». Memorias:
17. Curso Nacional de Atención a Multitud de Lesionados – Criterios para su Clasificación. Medellín, 1990.
18.Velásquez, O. «Manejo del paciente Moribundo en Desastres».
19. Memorias: Curso Nacional de Atención a Multitud de Lesionados – Criterios para su Clasificación. Medellín, 1990.
20.Vieux N.; Jolies P.; Gentils R. «Organisation des Secours Securit. Civile». Manual de Secourisme. Collections Des Manuels D.enseignement de la Croix Rouge Francoise, París; 9º Edition, 1984.
21. .Battlefield advanced trauma life support.. Bogot á, D.C. 12-14 de agosto de 2002. BATLS Training Team. Cuerpo Médico del Ejército de Inglaterra. Segunda Edición 2000. Capítulo 3: Triage.
22. Goitia, Alfredo; Zurita, Antonio; Millán, Juan Manuel. .Método rápido de clasificación en catástrofes.. Bogotá, D.C. 1997.
23. .Manual de servicios de aeropuertos.. Doc. 9137- AN/898. Parte 7. Planificación de emergencias en los aeropuertos. Segunda edición, 1991. 24. Cruz Roja Colombiana. Dirección General de Salud. .Manual básico de triage.. Bogotá, 2000.
25. Organización Panamericana de la Salud – OPS. Establecimiento de un sistema de atención de víctimasen masa. 1996.
26. Mor, Meriav. Waisman, Yehezkel. Triage principles in Multiple Casualty Situantions Involving Children . The Israeli Experience.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!