Las terapias con ejercicios físicos o la fisioterapia

Esta terapia la realizan los técnicos fisioterapeutas con indicaciones físicas específicas médicas y se aplica a los trastornos de parálisis en la hemiplejia, paraplejia, en las afecciones post traumáticas en los pacientes con trastornos cardiopulmonares y vasculares, en personas con caquexia con ciertos impedimentos de mobilidad de los miembros, el equilibrio y en otros pacientes.

Aquí podemos hacer alusión a cómo los ejercicios físicos programados también pueden ser útiles para el bienestar y salud en general pues facilitan el sistema cardiovascular y respiratorio así como el musculo esquelético y el cerebral en que estimula la coordinación; recuérdese cómo un sistema se interrelaciona con otro estimulando las distintas funciones. Los ejercicios programados se enseñan desde la infancia con movimientos de los miembros y troncos en forma rítmica asociándolos con la respiración y aún más con las ideas y motivacio­nes que tenga el ser humano. En la educación de la primera y segunda enseñanza se incluyen las clases de los ejercicios físicos y/o deportes, se enseña a caminar bien, trotar, correr, saltar, nadar en forma coordinada con la respiración y con distintas flexiones o movimientos de los miembros para obtener flexibilidad y relajación. Se supone que por milenios estos ejercicios se han realizado y son factibles de extenderse a entrenamientos más específicos (barras de distinta índole) para fortalecer los músculos, el equilibrio con saltos y manejo corporal. Todo esto puede convertirse en un deporte utilizando otros medios (como la pelota, la red, la ca­nasta, el arco y así sucesivamente) con lo cual se enseña a competir en forma disciplinada y ordenada. Recuérdese aquí lo que ya se nombra en otra parte “mens sana in corpore sano”.

Otros tratamientos

Existen múltiples tratamientos y ritos con respecto a la posibilidad de encontrar placer, alegría, paz, supresión del dolor, obtención de otras capacidades psíquicas y el encuentro de otros mundos con la posibilidad de tener capacidades telepáticas, clarividencias, sanación, pensamientos positivos, actividades anímicas (vitalidad), propiedades curativas y lo que se llama desintoxicaciones; a su vez la posibilidad de encontrar otros mundos con el supuesto de vivir diferentes experiencias en otra realidad más cercana a la espiritualidad, y/o así escaparse o huir de la que no es satisfactoria.

En verdad sí existe la realidad interna inconsciente en la cual se pueden crear otros mun­dos que emergen con las imaginaciones produciéndose estados anímicos sin la participación de la consciencia de gravedad y de la temporo espacialidad viviéndose lo contrario (la atem­poro espacialidad). Es, en estos estados, cuando se rompe el tiempo espacio sensoperceptivo real de nuestros sentidos y se entra en lo que se denomina: “trance o viaje”; y, es allí en donde nos encontramos en un mundo alucinante en el cual se construye o se vive diferente la reali­dad con sensación de libertad y de evacuación del sentimiento de enfermedad o de lo enfermo de nuestro Yo corporal. Estos estados se consiguen no solo con la meditación trascendental, la comunicación cósmica, la espiritualidad sino con sustancias químicas, psicotrópicos y/o psicoactivas como las del Yagé, el LSD o ácido lisérgico.

El Yagé o la llamada Ayahuaska es la banisteriopsis caapi; es una liana o enredadera de la selva sudamericana del norte del amazonas que lleva miles de años siendo usada como desintoxicante o purga. Tiene las propiedades de expandir la consciencia o la capacidad de explicar el entorno, dilatar el tiempo y la propia percepción del cuerpo, produciendo estados de consciencia distintos que incluye visiones para interpretar o vivenciar.

De la misma manera, la humanidad encontró al opio o la morfina, la heroína, los hongos, la cocaína, el tabaco, la marihuana y el hachís cada una con sus ingestas específicas vía respiratoria, oral o inyectada y con sus reacciones sensoperceptivos y afectivas específicas. Téngase presente que estas costumbres aparecieron miles de años atrás y fueron sus líderes chamanes, gurus o curanderos o los llamados taitas. Obviamente la humanidad hoy día frus­trada e insatisfecha cae en la adicción, la cual parece que surgió inicialmente de los estados alcohólicos con la cerveza de la cebada, el vino de la uva presentes en las épocas egipcias, mesopotámicas, griegas; o, y, con el saque del arroz en oriente. Aquí también contribuyeron los gurús y chamanes, los cuales se suponen que pueden guiar en ese viaje al novato para entrar al mundo alucinante en donde se encuentra un grado de paz y felicidad.

El hecho de que el ser humano pueda despejar su mente y encontrar algo de tranquilidad después de un ritual de yagé, no significa que se deba generalizar y tomar como un método válido para “curar” o “aliviar” los dolores físicos, psíquicos o espirituales; más aún, el sujeto puede caer en intoxicaciones o sobredosis que lo pueden llevar a la muerte, como en el caso del Yagé, pues este produce vomito y diarrea intensos. En realidad los Estados y los minis­terios de salud no recomiendan estos métodos, rituales en donde se usan sustancias químicas psicoactivas; solo en pocos países se ha legislado sobre la dosis terapéutica de la marihuana; por ejemplo, en Uruguay. El sujeto debe tener muy encuenta que todas las sustancias adicti­vas afectan el SNC en su fisiología neuronal y en especial en la sinapsis, produciéndose así desórdenes cerebrales. Obviamente cada sustancias (por ejemplo) la cafeína, la nicotina, la teobromina, la heroína son sustancias psicotrópicas que estimulan el cerebro y con ello pue­den aumentar la producción de serotonina o la inhibición, de la conocida como inhibidor de la mono amino oxidasa.

Con respecto al uso del yagé, se advierte la propiedad farmacológica en la manera de infusión la cual se usa como antidepresivos en psiquiatría, en pacientes esquizofrénicos, en ansiedades y en problemas de personalidad y especialmente por inseguridad, inestabilidad y ambivalencia.

La Ayahuaska de origen milenario en las culturas de Colombia, Perú, Bolivia y Brasil se encuentran entre los pueblos indígenas: Ingas, Kofanes, Yanaconas, Yaguas, todos los cuales realizan ceremonias y ritos de curación considerando una medicina sagrada por la cosmovi­sión y tradiciones ancestrales.

El mismo término quechua Ayahuaska significa “soga de muerto” (aya: muerto, difunto, espíritu y huaska: soga o cuerda). El alcaloide predominante la armala y arminaa que derivó en yageina.

Existe un médico investigador egresado de la universidad del Rosario (Colombia) que probó el Yagé y lo vivenció como una desintoxicación y después de diferentes episodios y múltiples reflexiones se identificó con el curandero y decidió dedicarse a la curación con Yagé, lo cual, para él implica el lavado interno físico, psíquico y espiritual y según él quien “se acerque al Yagé con el deseo de ver elefantes rosados, unirse a la divinidad, iniciarse en el mundo exotérico está equivocado y le va mal”. La meta es otra; es considerar la planta como medicinal y como una definición de sí mismo.

El lector podrá consultar sobre estos temas en las obras: “Consumo de sustancias ilícitas en Colombia”, 2010 y en todos los textos sobre la temática del consumo de sustancias psi­coactivas. A la vez ubicar estos textos en el siguiente capítulo XVIII y en el cap. X en donde se habla de telepatía y clarividencia a las cuales se hace referencia algunas veces en la toma del Yagé

Ayurveda

La etimología del término “ayurveda” o “aiur-veda”. Esta palabra proviene del sánscrito āyuh [áiuj]: ‘duración de la vida’ y “vedá”: ‘verdad, conocimiento’.

Esta creencia proviene de los vedas, de 10 mil años atrás y significa en realidad la “ciencia de la vida”, con un sistema para promocionar la salud que se rige por las tradiciones, en donde se fusionan el cuerpo, la mente y el espíritu, con una visión de consciencia integral en donde lo psíquico afectivo y emocional se fusionan con el conocimiento.

En realidad la historia se ubica en la India y Nepal, en el Himalaya; se conoce que provie­ne de la cultura védica que se fue expandiendo hacia el oriente China, hacia el sur a la India y a los países sur orientales y occidentales para llegar a Grecia; de la misma manera emigró a China, Japón y el sur-este asiático. Los textos fundamentales de la “ayurveda” son el Susru­ta-samjita, atribuido a Súshruta (entre el Siglo IV a.C. y el Siglo III d.C. en el cual aparecen 700 plantas medicinales, (64 preparaciones de fuentes minerales y 57 de origen animal). Los textos ayurvédicos provienen de los 4 textos de los vedas Rig, Sama, Iáshur y Átharva, los cuales contienen connotaciones épicas y mitológicas, (Frawley, 1992).

Téngase aquí en cuenta cómo los vedas aparecieron después de la época glacial con todo el acervo del pensamiento mágico omnipotente que se enfocaba en el poder omnipotente de los dioses, de los cuales se esperaba la protección y la salvación. Fue así también como apa­recieron los cinco elementos fundamentales: tierra (bhumi); agua (yala); fuego (agní); aire (vaiú); éter (akasha); estos elementos se conjugaban con los humores vitales (temperamento, biotipo, energía, fuerzas, principios metabólicos) los cuales se llamaban “doshas” que se clasificaban en tres: aire (vata); bilis (pitta); flema (kapha). En los textos primitivos aparece, como ya se mencionó, el “rig veda” en donde se presentan siete profetas responsables de la transmisión de la ciencia que incluye conceptos espirituales cósmicos con los ya menciona­dos poderes a saber: indra (inteligencia cósmica), prana o vata (vida), elagni o pita (conoci­miento) y el soma o kapha; y, a su vez el uso de los mantras con su vocalización específica, las plantas, el uso de gemas y amuletos. Obsérvese aquí cómo estos términos y palabras con su fonética, se acercan a la fonética greco latina; por ejemplo vata (vida), agni (nosos en grie­go); esto sugiere como fue emigrando el lenguaje, las creencias y las costumbres, (Frawley, 1992).

Para este pensamiento del “ayurveda” existen 24 principios cósmicos o “tattwas” a sa­ber: 1). naturaleza primaria o primordial. (prakriti), 2) inteligencia cósmica (majat); 3) ego ajankara; 4) mente (manas). Cinco objetos (pañcha tan-matra): 5) oído, 6) tacto, 7) vista, 8) gusto, 9) olfato. Cinco órganos de conocimiento (pañcha gñana-indríia) órganos de los sentidos (receptivos): 10) oídos, 11) piel, 12) ojos, 13) lengua, 14) nariz; Cinco órganos de ac­ción (pañcha karma-indríia): 15) boca 16) manos, 17) pies, 18) pene, 19) ano. Cinco grandes elementos (pañcha maja-bhuta): 20) tierra, 21) agua, 22) fuego, 23) aire, 24) éter, (Frawley, 1992).

El gran profeta de esta creencia fue Dhanvantari de Benares (1500 a.C.). Con todas estas creencias se fue construyendo y cristalizando todo un procedimiento para formar la medicina antigua y en especial la hindú y la china, sumado a otras creencias; por ejemplo, de la reencar­nación y de todo lo mágico y secreto que hay en la naturaleza para beneficio de la misma.

En la actualidad existe el Ayurveda con ocho especialidades: 1. Medicina interior o “kaya chikitsa”; 2. Enfermedades de cabeza y cuello o “shalakya tantra”; 3. Cirugía o “shalya”; 4. Tratamiento de envenenamiento o “agadatantra”; 5. Pediatría o “kaumara bhritya”; 6. Reactivación o “rasayana”; 7. El uso de afrodisiacos o “vajikarana”; 8. Psicología o “bhuta­vidya”, (Perry y Rengifo, p: 389-412, 2003)

Existe la “sintergética” basada en al “Ayurveda” (hindú) convencional, tradicional de la China, así como la “auriculomedicina” integrada a los rayos láser, filtros, magnetos y otros elementos, todo lo cual permitiría que la energía tenga una adecuada circulaciónde los llama­dos chakras del cuerpo, (13).

Las ramas de la ayurveda se dirigen tanto a lo físico como a lo mental y a los humores vi­tales con diferentes procedimientos entre los cuales se encuentra el “pancha karma”, el cual se centra en desintoxicación, baños de vapor, aceites, enemas, heméticos, dietas y ayunos. Otra de la rama es el estudio astrológico de la carta astral descubriendo los puntos de fortaleza y debilidad. Además las “doshas” nos llevaban al concepto de constitución de las personas con sus ritmos, naturalezas, cambios y características específicas, (Perry y Rengifo, p: 398-406, 2003).

En síntesis el ayurveda nos proporciona todo un sistema de conjunto de energías, cuali­dades, movimientos, prácticas para prevenir e impedir desequilibrios, desórdenes y llegar a un diagnóstico o conocimiento y a un camino no solamente de prevención sino de supuesta curación sugestiva.

Naturismo

La palabra “naturismo”, viene de “natural o naturaleza”, la cual se ha utilizado por mu­chos siglos y aparece como un elemento físico-químico con sustancias vegetales y minerales que se utilizan en beneficio de la salud. Como se muestra en otra parte de estos textos, la salud es un estado de armonía y equilibrio del interior del cuerpo del ser, en donde intervienen las distintas energías desde las solares, atmosféricas, terrestres, hídricas y los provenientes de ellas como las plantas que se descubrieron como medicinales pues tenían una acción físico-química; esta creencia es también milenaria y se encuentra también desde los vedas, los asi­rios, los egipcios, los chinos u orientales; y, a través de los dos últimos milenios hasta la edad moderna se ha creído en las fuerzas naturales. Se conoce hasta 500 mil especies vegetales que crecen en el planeta y de allí se derivan muchos fármacos y otros que son utilizados por la medicina alternativa, pues contienen sustancias biológicas, que tienen acción en el meta­bolismo en general; y, como ya se mencionó pueden surgir a los medicamentos sintéticos. “Más del 40% de los medicamentos utilizaron tienen un origen natural”, (Perry y Rengifo, p: 413-424, 2003)

El uso del naturalismo es generalizado en nuestro planeta, y, a través del tiempo, existen cartillas específicas, en donde aparecen las plantas medicinales y sus diferentes acciones que se utilizan por infusiones, en la farmacopea en esencias, aceites, destilaciones, vaporizacio­nes; por ejemplo los soldados romanos se colocaban la “artemisa” para aliviar el dolor de los pies; algunos viajeros en el siglo XV II ponían la planta en el zapato, para recorrer más de 40 millas o se usaba para aromatizar la cerveza o ingerir la planta en el periodo de lactancia.

Por lo tanto, el naturalismo se ha usado en la medicina casera (de las abuelas) y en la po­pula; así ha estado presente en las diferentes tradiciones según las regiones, de las distintas áreas de nuestro planeta, incluyendo el nuevo mundo de América Latina.

He aquí como el uso del naturismo contiene una creencia popular filosófica médica que es coadyuvante a los elementos del sol, el aire, la alimentación, el ejercicio, la limpieza, y la utilización de distintos síntomas como para el vómito, los mareos, las náuseas, el dolor de cabeza, el delirio, el estreñimiento, la diarrea, el cansancio, la tensión muscular, el gusto, con los diferentes sabores.

La forma de utilización como ya se expresó anteriormente, es de cocimientos, de coccio­nes, extractos, tinturas, polvos, gotas, jugos, maceración, ingesta oral, infusiones, inhalacio­nes, aplicaciones, gargarismos, comprimidos, capsulas, jaleas, jarabes, vinos y licores. En todos ellos participa no solamente la tradición, la experiencia, sino el concepto o creencia mágica en el poder de la naturaleza.

Naturismo-nudismo (14)

Este es un movimiento que tiende a considerar que la naturaleza hay que protegerla en forma ecológica, y para ello se trata de crear una forma de vivir en armonía con la naturaleza, la cual supuestamente se consigue con la práctica del cuerpo desnudo y así favorecer el res­peto a sí mismo y al medio ambiente, argumentando además que el hombre nace desnudo y los animales están desnudos; se concibe que la naturaleza del hombre y del animal se protege del frío y del calor por la piel y su pelo. En el naturismo-nudismo se reglamenta la desnudez, y obviamente el pudor no pertenece al cuerpo desnudo. Esta manera de pensar, ha llevado aproximadamente a 350 mil personas a tener carnet para utilizarlo en centros nudistas en va­caciones, en 32 diferentes federaciones. Existen nudistas cristianos que practican el nudismo argumentando que el cuerpo humano fue creación de Dios, y en la biblia aparecieron Adán y Eva los cuales estaban desnudos, y solamente la desobediencia creó la consciencia de la desnudez.

Para los nudistas el nudismo respeta el medio ambiente y lo promueve como practica y deporte de la naturaleza, de la salud del cuerpo y la mente creyéndose que la luz solar produ­ce una acción antiséptica, evitando la proliferación de bacterias y hongos, y no teniendo en cuenta ningún trastorno cancerígeno de la piel, en especial el melanoma. Este “naturismo-nudismo” no define ninguna acción política o religiosa, y posiblemente conlleva una defensa de libertad con rasgos de tendencias y fantasías inconscientes narcisísticas, exhibicionistas, voyeristas, reprimidos; de tal manera el sujeto racionaliza con la liberación protección ecoló­gica y se libera de sus necesidades en forma de aceptación del su yo corporal y sin vergüenza atávica desde el jardín del Edén. Es así como se diluye la intimidad individual en lo colectivo protegiéndose de cualquier crítica de la consciencia moral. Aquí pensemos también que ocu­rre con el sentido estético colectivo e individual y a su vez que clase de atracción y asombro hay en el conocimiento del cuerpo humano? Las respuestas pueden traer múltiples preguntas surgidas en el descubrimiento de cada cual en su yo corporal y psíquico. Lo que si conocemos es cómo en todos existe el deseo y la necesidad de “estar” desnudo ante y con el ser amado; más, esto no significa que el amor, la unión solo sea de los cinco o seis sentidos sino del ser profundo en su mismidad respetando, tolerando y viviendo las diferencias de cada cual en su propia naturaleza física, psíquica e histórico-sociocultural, (Perry y Rengifo, p: 413-424, 2003)

Acupuntura

El término acupuntura viene del latín “acus”: aguja, y “ungere”: punción; esta técnica nació en China en el valle del río Amarillo y en las costas del mar de China en donde se ex­tendió por todo el imperio en la dinastía Ming y luego pasó a Corea, Japón, Eurasia y África y al mundo occidental.

Su arte se relaciona con la cosmología china y su técnica consiste en la colocación de agujas metálicas en determinados puntos, en el mapa y meridianos construidos con el tiempo en las áreas corporales. Esta técnica se basa en la estimulación de las terminaciones nerviosas para controlar, modificar o transformar básicamente el dolor. Los acupunturistas modernos, en ocasiones utilizan la electroacupuntura en la cual se colocan electrodos en la piel y se pasa energía estimulante en las diferentes zonas.

En la concepción antigua china la energía es la chispa “chi” con que mueven todas las cosas corporales y espirituales y hace parte de un todo. Aquí se conecta con la concepción Tao (el ying y el yang) que busca el camino o la forma de vida, encontrando una armonía o equi­librio entre la naturaleza y el ser humano que hace parte de ella. Para los chinos existen tres grandes tesoros a saber: el “chi”, el “chen” y el “jing”; el primero es la energía, el segundo el espíritu y el último la esencia que se va perdiendo al transcurrir del tiempo y no se puede recuperar; sin embargo, por medio de la acupuntura se evita la pérdida.

En la filosofía china y en la concepción Tao, se acepta que existe, un continuo movimien­to, y en él, el nacimiento, el crecimiento, la transformación y la destrucción de todas las cosas. Aquí se comprende el principio de mutación en todo el universo; por ejemplo, donde hay día debe haber noche, en donde hay frío habrá calor, en donde hay movimiento habrá quietud.

Los cinco elementos básicos que el Tao concibe son: “el agua, el fuego, la madera, el metal y la tierra”, los cuales participan en las relaciones fisiológicas, normales y patológicas. En la concepción china la acupuntura podría curar alrededor de 60 enfermedades y se utiliza en 200 como anestésico, analgésico, antiespasmódico, regulador, equilibrador del sistema nervioso central, periférico y neurovegetativo; de ahí que se utilice en dolores de cabeza, jaquecas, contunciones, esguinces, calambres, congestiones cefálicas, cólicos intestinales, estomacales y uterinos, trastornos menstruales, dolores musculares, insomnio, depresión, im­potencia sexual, neurastenia, trastornos circulatorios, eczemas, acidez estomacal, trastornos de presión arterial, palpitaciones, neuralgias, hemorroides, reumatismo, herpes, úlcera del estómago o duodeno, rinitis, sinusitis, asma bronquial, neuralgia del trigémino, afecciones oculares, enfermedades de la nariz y vías respiratorias, de garganta y oído, el adelgazamiento sin esfuerzo, el quitar el hábito al tabaco, el estrés, la tensión dorso lumbar o cervical, asiáti­cas y la hipertensión.

En esta medicina alternativa de la acupuntura, opera un proceso complejo que consiste en buscar causas internas o externas, como obstrucciones para provocar el flujo de la energía electromagnética “Chi”; y, existen otros principios de causalidad como son el frío, el calor, la humedad, el viento, la sequedad, el control de las emociones, el miedo, la ira, la pena; además los síntomas ayudan a dirigir las alteraciones para luego aplicar puntos de excitabilidad.

El mapa de la acupuntura se crea con 12 meridianos mayores (y/o canales o vías de comu­nicación) que se corresponden con los órganos vitales [intestino grueso, intestino delgado, bazo-páncreas, corazón, riñones, vejiga, sistema cardiovascular, vesícula biliar, hígado, vaso de la concepción útero, vaso gobernante ovarios y testículos]; los órganos difieren de las vísceras; el corazón se clasifica como órgano y el estómago como víscera; además, cada meri­diano equilibra la energía trastornada en el órgano que lo rige y el trastorno puede producirse por diferentes factores internos o externos. La observación se hace global y particularmente, lo que significa desde el color de la piel, la temperatura, el pulso, el aspecto general, la ob­servación de la lengua, la facie expresiva de la cara por los meridianos, 6 pertenece al “ying” (femenino) y 6 al “yang” (masculino), más otros meridianos o puntos curiosos y dolorosos; a los largo de estos meridianos hay 365 puntos principales como los días del año; los desequili­brios de la energía vital “Chi” deben armonizarse o bien por sobre excitación, por bloqueo o por la anulación; los 365 puntos se reparten en la cabeza, el tronco y los miembros superiores e inferiores. En los sujetos adiposos o lo contrario flacos, se presentan determinados síntomas y así mismo sus excesos del ying o del yang y así sus síntomas; de tal manera, la armonía del “Chi” en su funcionamiento normal equilibrado, facilita todo el funcionamiento corporal. Obsérvese que en toda esta semiología ha sido practicada desde antaño hasta la actualidad.

La OMS agrupó las grandes tradiciones de la acupuntura y publicó documentos y guías para ser aplicados en la clínica “como un camino para validar la acupuntura, mejorando su aceptación por la medicina moderna y así extendiendo su uso como una simple y barata opción terapéutica en 49 enfermedades y desórdenes”. “El 16 de noviembre de año 2010 la UNESCO declaró la acupuntura como patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad(15).

Obsérvese que los conceptos de la acupuntura provienen del oriente con el confucionismo que considera al hombre por sus méritos y no por su origen, dándole importancia al papel del hombre en la sociedad; y, en síntesis se prohíja por: “el conocimiento de las profundidades de tu propia naturaleza mediante la razón”; el taoísmo dice: “cultura tu naturaleza auténtica y domestica tu corazón” y el budismo: “limpia la mente y mira la naturaleza original”; en cambio el cristianismo prohíja por la identificación con la unidad del padre (y la madre), el hijo, el espíritu santo que está en la naturaleza; el islam sigue la palabra de Dios de Mahoma y sométete a ella.

La medicina tradicional oriental se basa en los “zang-fu” (órganos, entrañas) en su glo­balidad, con sus cinco elementos, la energía vital (Chi, Ch’i, o qi) que fluye a través de los meridianos o canales llamados “King”.

Si bien en oriente existe una creencia y tradición de la eficacia de la acupuntura, desde milenios; actualmente los protocolos clínicos existentes se basan en la evidencia y en el co­nocimiento; de ahí que exista una publicación del Britinsh Medicine Journal, en la cual se “ha encontrado evidencias de su eficacia en el tratamiento del dolor con mujeres embarazadas”.

Hay evidencias para el tratamiento de las náuseas y del dolor de espalda, sobre todo, para la mayoría de dolores crónicos. Hasta ahora, las observaciones no han concluido que haya una evidencia suficiente, para determinar si la acupuntura es eficaz en el resto de enfermedades (JAMA). La Organización Mundial de la Salud, el Centro Nacional de Medicina Comple­mentaria y Alternativa (NCCAM en inglés) del Instituto Nacional de la Salud NIH, en Esta­dos Unidos o La Asociación Médica Americana (AMA) han elaborado informes al respecto. La Acupuntura por lo tanto está siendo situada en Occidente como una opción terapéutica indicada para un abanico determinado de dolencias y se imparte actualmente con normalidad como Máster en las principales universidades de Europa y Estados Unidos”(Ernt & White, 1999). Tanto en México como en Chile ha tenido aceptación esta técnica.

Sin embargo, ninguno de los estudios realizados cumple con los estándares comparativos estadísticos frente a fármacos y placebos; por lo tanto, falta investigaciones neuropsíquicas con respecto al dolor y no cabe descartarse el efecto placebo que está presente así como el pensamiento mágico omnipotente con la tradición ancestral.

El hecho de que existen estas terapias como la de la “acupuntura” y otras tantas, por más de miles de años, no significa que sea tan positivo para múltiples dolores y afecciones porque siempre ha existido el “efecto placebo”.


13 Ver El Tiempo, pág. 10, 10 Febrero, 2013,
14 Si ubico esta práctica aquí, lo hago porque se basa en una creencia en la eficacia de la naturaleza (rayos solares, aire, temperatura y humedad) que puede obrar en el cuerpo; sin embargo, el hecho que argumentan o justifiquen su disciplina basados en la “creación del hombre desnudo por Dios;” muy bien puede pertenecer a una creencia subjetiva en contra del pudor natural defendiéndose de las críticas externas a una tendencia natural. Por lo expresado también podría ubicarse en el capítulo siguiente.
15 “La acupuntura y la ópera de Pekín consolidan a China en el primer lugar de la lista de la Unesco”. La Vanguardia (17 de noviembre de 2010). Consultado el 17-11-2010.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!