Sobre las células madres

Escribir sobre este tema es referirse a las “células primarias que se encuentran en todos los mecanismos multicelulares y que tienen la capacidad de dividirse a través de la mitosis y diferenciarse en diferentes tipos de células especializadas y de auto renovarse para producir células madres”. Las células madres (“stem cells”); “stem”; significa en inglés: tronco, lo cual significa células troncales que al dividirse asimétricamente dan células fijas a través de la auto renovación. Existen las células madres mesenquimales y las hematopoyéticas; de las pri­meras provienen la piel, los músculos, las células gonadales o germinales. Las células madres en el embrión se encuentran en los 4 o 5 días de edad y son pluripotentes, lo cual significa que pueden dar origen a tres capas germinales: ectodermo, mesodermo y endodermo. Las células madres embrionarias “pluripotentes” se encuentran en la masa del blastocito; estas células pueden convertirse en cualquier tejido del organismo con exclusión de la placenta. La célula de una etapa anterior del embrión (la mórula) son “totipotentes” y capaces de convertirse en todos los tejidos del cuerpo y de la placenta; por lo tanto, las células madres pueden dividirse en cuatro tipos: 1). Células madres “totipotentes”; que pueden crecer y formar un organismo completo; 2). las células madres “pluripotentes” pueden originar cualquier tipo de células del endodermo, ectodermo y mesodermo y son las células madres embrionarias o germinales que darán lugar a los óvulos y espermatozoides; 3). Células madres “multipotentes” dan origen al mesénquima de la médula ósea, y son los miositos, adipositos y osteositos; de ahí provienen las células hematopoyéticas (de la sangre); 4). Las células madres “unipotentes” o progenito­ras (musculares), (Schöler, 2007).

Existen métodos de obtención de las células madres a través de los embriones crioconser­vados en nitrógeno líquido; los blastómeros individuales; las provenientes de técnicas espe­cíficas aplicables en mujeres y a través de los donantes cadavéricos.

La reprogramación de las células somáticas se hace por transferencia o trasplante nuclear, por fusión de células somáticas y células madres embrionarias, o a través de la reprograma­ción por factores de transcripción definidos, o células madres pluripotentes inducidas. Las células madres del cordón umbilical son unas y las otras son las que provienen del líquido amniótico. Los tratamientos de células madres dio origen al premio Nobel de medicina ya nombrado al científico japonés Shinya Yamanaka; de este tema parte la medicina regenerati­va, la inmunoterapia y terapia génica, las posibilidades del tratamiento del cáncer, y aún ac­tualmente se conoce la clonación que no es aceptada en todos los países; en algunas naciones la clonación terapéutica es legal y en otros no, como en Brasil y Australia.

Existe otro conocimiento y es la ingeniería de los tejidos a través de altas tecnologías y de la ingeniería biomédica, la biomedicina y que se desarrolla teniendo en cuenta la medicina regenerativa. Aquí observamos los estudios sobre hígado, páncreas, vejigas, los cartílagos, los elementos bio artificiales para aplicarse en la medicina regenerativa, pues de lo que se tra­ta es de regenerar células dañadas, disfuncionales, desvitalizadas o por envejecimiento. Aún más ya existe la “construcción de órganos” biológicos como la vagina, que se reconstruye exteriormenbte “sembrando” (por así decirlo) células vaginales en una estructura de forma del órgano (vagina), y allí se reproducen las células, y, luego se implantan en el área corres­pondiente, “prendiendo” el tejido con el otro, formando una circulación (vascularización) que permite el buen funcionamiento del órgano vagina. Este informe apareció en abril del año 2014; sin embargo, años atrás ya se venía trabajando en ello. Por lo expuesto, pensemos ¿qué nos espera el futuro? La respuesta es de múltiples descubrimientos que nos permiten tener más esperanza en un bienestar mayor de la vida.

Por su parte los científicos estadounidenses descubrieron un segundo código genético en el ADN lo cual tiene importantes implicaciones en relación con las enfermedades. Con el código genético permite fabricar las proteínas las cuales dan instrucciones a las células para determinar el control de los diferentes genes y los cambios del ADN, o las mutaciones que pueden presentarse con la edad o en respuesta a los virus. Durante muchos años (40) los cambios del ADN afectaban el código genético y solo tenían impacto en la producción de proteína; a su vez, el programa de control de los genes conllevan la producción de proteínas al mismo tiempo. Una de las características de los avances están en prevenir las enfermedades asociadas a las diabetes, a la coronariopatía, los accidentes cerebro vasculares, la rinopatía y nefropatía, todas ellas en relación con las diabetes.

En enero del año 2014 apareció un trabajo con el título el “sexo de las células madres” que dan origen a la hematopoesis, la cual corresponden a los estrógenos y a las hormonas femeni­nas más que a las masculinas; y, esto corresponde a las células madres pluripotentes capaces de convertirse en cualquier tejido u órgano. Concluye los científicos que “cuantas más célu­las madres gaste un organismo en su juventud, menos les quedarán para la madurez”; esto se relaciona con un componente sexual de estrógenos y andrógenos, (Mitalipov & Wolf, 2009); (Hanna, Saha & Jaenisch, 2010); (Donovan, 1998); (Caulfield & Rachul, 2012); (16).

En el presente se tiene una visión más integral para rastrear anomalías antes de que se produzca o se detecte la enfermedad a través de las alteraciones de los diferentes sistemas; es decir se tiene una actitud profiláctica de predecir y prever que ocurra el desorden molecular; por ejemplo, el asma, la soriasis o la diabetes agrupadas bajo un misma sección; posiblemen­te esto nos llevará a entenderla en varios grupos, pero con interrelaciones sistémicas; otra de las patologías a considerar son el Alzheimer, la esclerosis múltiples, las enfermedades degenerativas neurocerebrales, todas las cuales posiblemente tendrán otra visión integral y manejo factible con vacunas o trasplantes de células madres u otros métodos; o, el VIH y la influencia, las cuales ya tienen diseños farmacológicos a partir de proteínas, anticuerpos, y aún hormonas, o la terapia génica para enfermedades declaradas incurables; aún más, hace poco el científico Rodolfo Llinás trajo a colación que el agua (H20) tratada con corrientes electromagnéticas podría ser útil en muchos trastornos por la mayor presencia de oxígeno, para dar mayores defensas al sujeto y servir también de vehículo a tratamientos farmacoló­gicos; ¿será éste último pensamiento proveniente de una necesidad y deseo?, y ¿podrá vol­verse realidad? La respuesta la darán los hechos; sin embargo, recuérdese los tratamientos hiperbáricos en vigencia. Actualmente las técnicas quirúrgicas han cambiado y así mismo las anestesias, haciéndolas cada vez menos traumáticas así como a las cirugías menos invasivas con la técnica laparoscópica, o las nuevas versiones de tejidos u órganos a través de los di­ferentes trasplantes y de las células madres (ya mencionadas) o aplicando el descubrimiento de cómo las células adultas se pueden reprogramar para transformarse en todo tipo de tejidos corporales, como se informa en el Instituto Karolinska en Estocolmo, y cuyo descubrimiento lo hizo el británico John Gurdon y el japonés Shinya Yamanaka (ya citados) (premios Nobel de medicina del año 2012). Ya se realizan reconstrucciones completas de los rostros, cirugías fetales intrauterinas; se crean prótesis con impresiones 3D para ser ubicadas en bebés de meses y salvarle la vida (por sufrir traqueo bronco malformación obstructiva traqueal); la prótesis es funcional durante tres años para luego volver a realizar; muchas cirugías de cora­zón ya se realizan vía laparoscopia; así seguirán avanzando las técnicas quirúrgicas para el bien del ser humano.

Los retos son múltiples pues se espera eliminar el SIDA, solucionar las encefalopatías espongiformes, transmisibles o mal de vacas locas, a través de las acciones en las neuronas, así como detener o prevenir el Alzheimer, tener otras soluciones para la enfermedad corona­ria, los enfisemas, las enfermedades vasculares, el manejo de fármacos antibacterianos y en general los antibióticos.

El siglo XXI ya se está avocando a la resistencia de los microorganismos por la resis­tencia a los diferentes fármacos antibióticos provenientes del Siglo XX desde las sulfas, la penicilina, cefalosporinas, etc. A su vez ya en este siglo se está hablando con más precisión de la “psico-inmuno-endocrinología”, de todos los trasplantes de órganos y de toda la física mecánica aplicada a la ortopedia, o la tecnología de punta de la física aplicada a la oftalmolo­gía; por ejemplo, con la construcción de “metabuscadores” que son dispositivos incorporados a los anteojos inteligentes, que permiten conectarse con internet, sin necesidad de pantalla frente a los ojos y sin teclado y solo con un mecanismo de pantalla incorporada, además de tener una función fotográfica. A la vez ya existen tecnologías que solo con la visión se abren puertas de seguridad, se maneja el internet, la radio, la televisión; posiblemente estemos cerca a los ya nombrados “nano y microship cerebrales” para guardar información y con ello la me­moria, impedir los pensamientos obsesivo compulsivo, las conductas antisociales, controlar delirios y estados afectivos bipolares, y aún pensamos en el “ojo biónico” y en el “antropo-robot” o “robot humano”.

Hoy día en 2014 se habla de la Osteoodontoqueratoprótesis (M.O.O.K.P por sus siglas en inglés); se trata de una técnica de alta cirugía oftalmológica con un trasplante de cornea construido con una lámina de un diente del paciente a la cual se le añade el lente en forma de cilindro; todo esto para que el paciente pueda ver.

El tiempo será o no el testigo de todos estos logros con sus múltiples variantes. Próxima­mente las imágenes en tercera dimensión aparecerán, y, por lo tanto, las consultas médicas y las psiquiátricas tendrán una virtualidad. Obsérvese cómo la nueva tecnología no solo benefi­cia a la medicina sino a la vida en general; sin embargo, la sociedad deberá reglamentar todas esas posibilidades de acción para que no sean esas innovaciones utilizadas en perjuicio del bien por personas psicopáticas. Aquí una pregunta: ¿cuándo vendrán descubrimientos para actuar en esos trastornos de personalidad que se convierten en antisociales? La respuesta solo la historia la tendrá más la esperanza está en muchos de nosotros.

A su vez, por todos es conocida la cirugía baríatica y la cirugía cardiovascular a corazón abierto, los trasplantes, o la postura de “stent” proveniente del siglo XX y más aún se están programando los “corazones artificiales” y la reconstrucción de los tejidos en diferentes órga­nos; por ejemplo el corazón; sin embargo, actualmente se está tratando de obviar una y otra con la aplicación de la utilización de las células madres y la reprogramación celular. Recuér­dese aquí los nuevos avances en los diagnósticos celulares con respecto al diagnóstico de la enfermedad del cáncer en sus distintas variables, años antes de que se manifieste la patología cancerígena. Por todos es conocido, cómo ya se vacuna contra el papiloma uterino en edades desde de la pubertad. Es factible que la ciencia en pocos años, 20 a 50 años nos dé un viraje en el diagnóstico, pronóstico y tratamiento de la ya mencionada enfermedad cancerígena y de otras más. Aquí se debe incluir los conocimientos de la terapia química y física.

Arvid CarlssonFigura 100. Arvid Carlsson. Recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina el año 2000 por sus investiga­ciones sobre la “dopamina”. En sus estudios describe la forma en que la “dopamina se distribuye en las distintas regiones del cerebro”, sobre todo en los ganglios basa­les y su relación con el movimiento. https://es.wikipedia.org/wiki/Arvid_Carlsson

Paul GreengardFigura 101. Paul Greengard continuó la línea de investigación abierta por Arvid Carlsson, en el estudio de la “dopamina, serotonina y noradrena­lina en la sinapsis neuronal”. Recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina el año 2000, com­partido con Arvid Carlsson y Eric Kandel. https://es.wikipedia.org/wiki/Paul_Greengard

Eric KandelFigura 102. Eric Kandel. Premio Nobel en el año 2000 debido a sus estudios científicos de la Aplysia, una es­pecie de caracol marino que tiene unos mecanismos neuronales que funcionan de manera parecida a los hu­manos.https://es.wikipedia.org/wiki/Eric_Kandel

La medicina del Siglo XXI debe ser de más conocimiento integrado de los factores in­ternos (genéticos-biomoleculares) y externos (ingesta de alimentos, sólidos y líquidos) con la experiencia clínica, de laboratorio, con tecnologías de última generación, con el cuidado y atención por el enfermo en su integridad biopsicosocial, lo cual implica atender su mundo emocional. Téngase presente que todos los seres humanos tienen en cierta forma y medida sus creencias, su fe en la ciencia, en el científico médico, que se supone tiene los conocimientos reales con la “experiencia científica”; lo cual también tiene o da la importancia y valor de su historia, su construcción intelectual o psíquica e intuitiva con aptitudes, lo que “se supone le da autoridad, poder para decidir o actuar en determinada forma”; además en el fondo cada sujeto enfermo tiene sus prejuicios en los supuestos pseudo poderes puestos en los científi­cos, y más cuando se cree en los fenómenos paranormales o simplemente se sugestionan u ocasionalmente puede ocurrir que en su mundo interno operen las influencias externas. Ade­más recuérdese que el pensamiento médico científico actual, comprende la multicausalidad o multifactorialidad en que intervienen los diferentes sistemas; no solamente esto es válido para mejorar y así ocasionar reacciones po­sitivas, sin ambicionar a corto plazo curar las enfermedades y lesiones de distinta ín­dole en forma fácil, rápida y a bajo costo, sino prevenirlas, o cuando ellas se presen­ten buscar los caminos que puedan producir nuevos órdenes y equilibrios funcionales, a la vez que tener una vigilancia prudente de los enfermos, evitar la muerte prematura, dar mayor calidad de vida, reconocer erro­res para aprender de ellos. Para todo esto se requiere mayor educación médica e investi­gación profunda en cada profesional, según sus capacidades y decisiones con las moti­vaciones correspondientes. Con todo ello podemos caminar por y en la senda de la humanidad, respetando al ser humano, dán­dole libertad de conocimiento y de decisión con el cuidado, consideración y amor por sí mismo y por los demás. Es así también como el médico podrá participar en la bús­queda de ordenaciones de distinta índole o de nuevos ordenamientos inter o intrasistémicos, (17) desarrollar su arte, el juicio práctico, la interpretación personal, la importancia trascen­dental de la vida, la consideración por el paciente con ética, estética, respeto a su pensamien­to, a sus sentimientos y a su sociedad; todo esto se logra con dedicación, exigencia y entrega y aún con sacrificio por amor al prójimo y al ser humano que sufre y quiere vivir; eso también lo podemos llamar tener humanidad.

Hoy en día se habla de la “medicina de la totalidad, de la integralidad, del conocimiento y las motivaciones”. A lo largo del Siglo XX aparecieron muchos científicos de distintas es­pecialidades, clínica patológicas, quirúrgicas, y de las ciencias del sistema nervioso central. Parecería que actualmente existiera una crisis humanística y que la medicina estuviera en un nuevo despertar a las ciencias neuropsíquicas después que en el Siglo XX aparecieron los premios Nobel como Arvid Carlsson (descubridor de la dopamina como neurotransmisor) que se ubica en los ganglios basales y es responsable de la conducta motora, el ánimo y afectividad.

Paul Greengard fue quien demostró la transmisión sináptica involucrada en la reacción química denominada fosforilización, y, cómo, cuando las neuronas son fosforizadas se afecta la excitabilidad y conducción de los potenciales de acción, lo cual modifica la función del aprendizaje y la memoria. Todos estos mecanismos participan en los modelos de la memoria en la potenciación de los estímulos repetidos que inducen a una mayor liberación de los neu­rotransmisores y en el tiempo de acción dentro o fuera de la sinapsis.


16 Science Spin: iPS Cell Research in the News. Clinical Pharmacology &Therapeutics, 89, 644-646 (May 2011) | doi:10.1038/clpt.2010.309
17 Ver capítulo XII “Ley del orden

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!