Iniciando un Tratamiento Exitoso para Bajar de Peso

Capítulo 7

Dr. Rafael Gómez – Cuevas

La decisión

Primero de todo es un examen de conciencia, una resolución: “quiero adelgazar”, “quiero rebajar mi exceso de peso”, “no me siento bien con mi estado actual, no estoy conforme con mi figura”, o bien “me estoy fatigando mucho” “se me ha subido mi tensión arterial”. Los motivos para tomar esa decisión pueden ser estéticos, psicológicos, médicos, o sociales. Todos son validos, pero lo importante es que sean lo suficientemente serios, para que la motivación tomada sea firme y perdurable.

¿A quién acudir?

El segundo paso es también es importante se debe seguir un criterio correcto y siempre lo aconsejable es un método científico, ético, responsable y reconocido. No se deje engañar por falsas propagandas que prometen reducciones de peso “milagrosas”, o “ultrarápidas”. No existen píldoras “mágicas”, cremas que “queman” la grasa sobrante, ni métodos “infalibles”. Recuerde que la Obesidad es una enfermedad, y por tanto debe ser tratada por un medico especialista, o un equipo de profesionales de la salud con experiencia en este campo.

La rama de la Medicina Clínica que estudia y trata la Obesidad y sus complicaciones es la Endocrinología*:

El equipo ideal para tratarla es complementado por un profesional del laboratorio clínico ( para hacer los exámenes que permiten saber como son sus niveles de azúcar, grasas, ácido úrico y hormonas en su sangre) un (a) nutricionista-dietista que interpreta y confecciona para usted, el plan nutricional *(cantidad de calorías, proporción equilibrada entre proteínas, grasas e hidratos de carbono, distribución a lo largo del día), deportólogo; entrenador en actividad física, quien va a coordinar y dirigir el programa de actividad y ejercicio físico sugeridos por el medico tratante, ocasionalmente psicólogo (a) que sirva de apoyo psicoterapéutico y orientación (individual o de grupo).

El equipo se complementa, (en casos de Obesidad Morbida -maligna, severa, exagerada, rebelde a los tratamientos médicos) con el concurso de un cirujano especializado en gastroplastia (intervención por vía laparoscópica que reducen el tamaño del estomago).

Obesidad a la Carta, DeporteNo se alarme, este trabajo “en equipo” es simplemente un “modelo” de eficacia, que modernamente usted utiliza en su vida diaria: (el taller a donde lleva su automóvil tiene secciones especializadas, igual que un almacén o su salón de belleza). Para cuidar su organismo enfermo por la Obesidad se precisa también un “equipo” medico y paramédico eficiente, que no va a encarecer el tratamiento.

Los profesionales serios, responsables, están siempre vinculados a Universidades, Hospitales, Asociaciones Científicas o Clínicas reconocidas. Nunca utilizan propaganda ofreciendo sus servicios, ni mucho menos hacen “arreglos”económicos globales o por kilo de peso rebajado. Sus honorarios son los de una consulta o control médico de especialista.

Las metas a alcanzar

La reducción de peso debe ser lenta y gradual. No pretenda rebajar 10 kilos semanales, porque las perdidas severas o drásticas son contraproducentes: su organismo se siente engañado e intenta recuperar el peso anormalmente perdido reduciendo su propio gasto metabólico diario, por lo que mínima cantidad de comida se convierte en ahorro con lo que se recupera muy prontamente el excesivo peso perdido. Aconsejamos rebajar entre medio a un kilo semanales en líneas generales, en obesidades leves a moderadas ( esto se logra reduciendo aprox. 500 calorías diariamente).

Su médico debe proponerle unas metas a conseguir. Actualmente lo hacemos en términos de porcentaje, es decir sugerimos que la primera reducción se haga en un 5 a 10 % del peso en exceso. Sabemos que las reducciones modestas son eficaces.

Por ejemplo si Usted pesa 100 kilos y rebaja un 5 % es decir solamente 5 kilos, el beneficio que su organismo recibe es del 15 % en reducción de factores de riesgo* contra su corazón. Así pues no se precisa proponerse como meta siempre, llegar al llamado peso “ideal “, debe mejor buscarse un peso “saludable” que es una meta mas fácil de lograr, y que está situada por debajo del peso actual y algo por encima del peso que usted “debería” tener según las tablas .

Esta meta debe ser “negociada” flexiblemente entre médico y paciente, y “renegociada” nuevamente y cada vez en las consultas de control.

Apoyo

Este es un pacto que compromete por igual a usted, su familia, sus amigos, su entorno, que deben colaborarle y su médico o su equipo médico tratante. El paciente precisa colaboración: es bien difícil que se puedan seguir las indicaciones fundamentales para reducir de peso: cambio en los hábitos de vida, cambio en los hábitos de alimentación si no se cuenta con el debido apoyo familiar.

En los niños esto es imprescindible, nunca se deben dar instrucciones sobre plan dietario a un niño; hay que hacerlo y así indicarlo a los padres. En mi practica, (un poco en broma un poco en serio) le digo a mis pequeños pacientes que están autorizados para poner carteles a la entrada del comedor donde “Se prohíbe el ingreso de dulces, gaseosas, azúcar, panela, miel y golosinas, so pena de multa severa”

Ayudas para cumplir con el plan nutricional

Su médico le va a dar una serie de consejos nutricionales. Ocasionalmente solo se precisan estos consejos generales, en otros casos, el plan debe ser confeccionado, por la nutricionista-dietista. En todo caso, siempre el medico tratante indicará: cantidad total de calorías al día, criterio de porcentaje de los tres principios nutricionales*, distribución horaria, características según estado metabólico baja en grasas saturadas -si hay elevación del colesterol o los triglicéridos -, baja en purinas – si el ácido úrico está alto -, hipoglúcida – si hay elevación de las cifras de glucosa en sangre, etc.)

Sentada frente a su mesa usted, lee y relee el plan nutricional que correctamente se le ha aconsejado. Puede parecerle muy sencillo, fácil de cumplir, y fácil también de memorizar..Con mucho entusiasmo toma papel y lápiz y se dispone a hacer una lista de lo que debe comprar en el supermercado para estas dos primeras semanas de “dieta”. Revisa la nevera para desechar la mantequilla, los chorizos y las gaseosas. A la basura irán también las chocolatinas, las mermeladas y los paquetes de papas fritas.

Recupera en un cajón de su closet, una vieja “sudadera” y hace planes para iniciar mañana, muy temprano, su primera sesión de actividad física caminar a paso medio 20 minutos. Fija las fotocopias de la “dieta” en la nevera, en el comedor, y por si acaso.. en su alcoba. Le parece mejor idea, que todos en la familia tengan también una copia cuando se sienten a la mesa.. ah.. y una copia mas para su lugar de trabajo, para que sus compañeros sepan que usted por fin se ha decidido, que ha iniciado una lucha contra la obesidad, que merece por ello consideración y respeto.

Eso es deben apoyarme, deben colaborar conmigo todos. Esto es una cruzada, como si tuviese el valor cívico de denunciar a un narcotraficante.

Mi familia, mis amigos se unirán a mí, me ayudarán y en unos meses , solo en unos meses tendré dos tallas menos, y ya no seré gorda. Se contagiarán de mi entusiasmo y todo saldrá bien… es bien fácil.

Obesidad a la Carta, Plan NutricionalPero, lo que parece una telenovela con un final feliz, en muchas ocasiones es difícil de cumplir…porque aunque es precisa e indispensable la ayuda de la familia, los amigos y los compañeros de trabajo, siempre debe darse prioridad a su propia convicción, a su propio convencimiento. Es decir que el grado de interés por reducir de peso sea prioritario y la decisión sea firme, con lo que las posibilidades de éxito, se multiplican.

El titulo de este apartado es “Ayudas para cumplir el plan nutricional “Pues bien, cuáles son esos consejos?
  • Procure distribuir sus alimentos a lo largo del día, es hacer “dieta fraccionada”: desayuno, algo a la media mañana, almuerzo, algo a media tarde “onces”, y comida. Es decir comer poco muchas veces en lugar de mucho pocas veces.En cuanto a cantidad: intente consumir un 70 % en la primera mitad del día, recordando el aforismo de “ desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo” o “de buenas cenas, están las sepulturas llenas”, que no son simplemente frases reconocidas, sino que indican una verdad fisiológica: esto es, que el gasto metabólico* aumenta con el ejercicio físico, que obviamente es mínimo en la noche, por tanto el organismo gasta menos calorías en el reposo nocturno y todas las calorías ingeridas son íntegramente “aprovechadas “ por el organismo, a diferencia de las ingeridas en las primeras horas del día , cuando la actividad física está siempre presente.
  • Trate de establecer un horario preciso para sus comidas, planificando con anticipación lo que va a preparar (si está en casa) y a comer. Esto ultimo es importante también, si va a un restaurante (procure con anticipación saber el tipo de comida que sirven allí y pida que le pongan las salsas por separado). Coma masticando despacio sus alimentos, y sin influencias extrañas como leer o ver televisión al mismo tiempo.
  • Ingiera agua (uno a dos litros al día). El agua no adelgaza, pero produce sensación de plenitud y bebida a sorbos pequeños facilita los procesos digestivos. Hemos dicho agua, y nunca, nunca, nunca bebidas gaseosa dulces.
  • Si tiene dudas sobre la cantidad de comida que está recibiendo, si tiene hambre, si se siente mal siguiendo el plan nutricional prescrito, debe consultar a su medico o nutricionista. Antes de hacerlo revise si está cumpliendo con lo previsto. Es buena idea que anote exactamente la cantidad de alimentos consumidos cada día de la semana,( es una bitácora). Es mejor hacerlo a diario, porque los pacientes obesos tienen tendencia a olvidar los excesos y solo recuerdan luego anotar una parte de lo consumido. También es un buen consejo que procure comer siempre en el comedor, utilizando platos pequeños en lugar de bandejas (hay la tendencia natural por lo demás, a comer todo lo que se pone sobre la mesa).
  • Nunca vaya a comprar la comida, sin una lista previa, y jamás lo haga cuando esté con hambre.

    Se sorprenderá luego al observar cuantas golosinas y cosas innecesarias ha comprado, solo por sus empaques y colores atractivos. Nosotros hemos hecho este experimento: encargar a dos personas que vayan a un supermercado y compren todo lo necesario para una cena elegante, romántica, para dos personas, sin importar el precio, y que lo hagan justamente antes de almuerzo. Y una semana después, con las mismas instrucciones, pero yendo al mercado inmediatamente después de almorzar. La diferencia fue sustancial: el primer día- con hambre- compraron 16 artículos, por un valor de $ 85.000, en la segunda experiencia- sin hambre- compraron únicamente 9 artículos que costaron apenas $43.000. Es un ejemplo demostrativo.

  • Busque la manera de hacer atractivos los platos de su plan nutricional. Se sorprenderá al comprobar como hay cientos de recetas de comidas con muy bajo contenido de calorías y que son muy atractivos a la vista y luego al gusto. Hay que desterrar la idea de que “solo se puede comer pasto”.Las comidas hipocalóricas se encuentran ya en todos los supermercados y hay incluso cadenas de hoteles y restaurantes (el Sochagota en Paipa por ejemplo) que indican al lado del plato del menú, la cantidad de calorías que contiene. Si usted tiene acceso a Internet, diariamente puede conseguir un menú hipocalórico atractivo. Evite la monotonía, rechace los aportes calóricos sin valor nutritivo y utilice condimentos para encontrar nuevos sabores.

La decisión

  • Convierta en rutina su proyecto de rebajar de peso.

    Es decir no piense a diario que “tengo que hacer la dieta”mas bien incorpore la idea del plan nutricional a su quehacer de todos los días. Yo pongo a mis pacientes ejemplos para hacerlo: Se ha cepillado hoy sus dientes? A la obvia respuesta afirmativa esta otra pregunta: ¿Y piensa hacerlo también mañana, y la próxima semana y el próximo año? ¿Se ha duchado hoy? Piensa seguir haciéndolo el año próximo?

  • Usted hace esto a diario sin apenas darse cuenta, como algo normal, como levantarse, como ducharse, o comer como una rutina esto es justamente el plan nutricional ha de ser otra rutina, sin apenas darse cuenta que existe: como usamos anteojos, o como usan tacones altos las chicas no muy altas.
  • No suba a la bascula todos los días, no es buena idea porque el plan no es disminuir diariamente l kilo de peso. Puede darle una sensación falsa de fracaso y hacerle perder el entusiasmo. Hágalo máximo una vez a la semana o espere al control de su médico.Si es mujer y ha rebajado mas de l kilo, compare sus medidas, seguramente habrá disminuido casi un cm. de cintura y cadera.
  • Respecto a la actividad física: Tómela “deportivamente”.

    Se trata -en los casos moderados- de caminar un rato después de las comidas, no precisa comprarse un gimnasio, ni contratar un experto en entrenamiento físico (pero si quiere lo puede hacer), simplemente camine aprovechando su tiempo disponible, utilice escaleras y no ascensor, procure hacer usted mismo sus propias diligencias, (lo sentimos por los mensajeros), si puede integrarse a un grupo que haga alguna actividad física no competitiva (somos enemigos de las apuestas en el deporte), no dude en ingresar.

    Inicie su actividad física en forma discreta y aumente la intensidad y duración en forma gradual. Si su peso es excesivo recuerde que al saltar o trotar afecta directamente los músculos, huesos y tendones de sus miembros inferiores. Siempre insistimos en esto, porque las quejas y percances post-ejercicio no son como se cree por problemas cardiacos-aunque pueden ocurrir- sino mas bien por rotura de tendones en tobillos, y rodillas. Inicie la actividad física mañana mismo pero hágalo como dijimos…deportivamente.

  • Finalmente, tenga confianza, toda la confianza en su médico tratante, no dude en comentarle sus inquietudes sobre el éxito o la continuación del plan que ahora va a iniciar. Si no existe dialogo, si no hay una verdadera ”sintonía” entre médico y paciente es difícil lograr buenos resultados. Por parte del profesional se precisa; conocimiento y practica en el manejo de la obesidad y sus complicaciones, los médicos generales deberían asistir a los Simposios y Congresos que periódicamente organiza en nuestro país ASCOM*.
Obesidad a la Carta, Enemigos del DeporteSe necesita también paciencia, comprensión, habilidad para explicar el plan a seguir y resolver interrogantes, se precisa tiempo por eso ningún tratamiento honesto de obesidad se puede hacer correctamente siguiendo los planes modernos de seguridad social (tipo ley 100) que limitan el tiempo de consulta a 480 segundos.

– Por parte del paciente, es necesario que con toda sinceridad exponga al medico sus dudas, sus problemas, sus expectativas. Es muy importante insistimos en que usted comente a su doctor, cómo es su apetito, si cree que solamente con las comidas fraccionadas puede regularlo, si la comida para usted es una obsesión o si cree que no tiene la capacidad para sentirse satisfecho (a) fácilmente después de una comida normal.

No dude en comentarlo, porque su médico entonces puede prescribir una importante ayuda para usted: medicamentos que aumenten la saciedad y reduzcan el apetito exagerado. Pero es preciso – repetimos, que tenga la confianza suficiente para contar todo a su medico.

De ello finalmente dependerá el éxito o el fracaso de su tratamiento. Pero, estamos seguros usted puede hacerlo bien. Solo hace falta, como dijimos al principio un convencimiento cierto y valedero de iniciar un proceso saludable: luchar contra la obesidad, y los factores de riesgo que la acompañan, buscar la normalidad fisiológica de un peso normal y sacarle entonces el gusto a la vida (a su vida).

Un buen consejo nutricional

Ya hemos visto los pasos iniciales para emprender un camino hacia la mejoría de su salud, cómo iniciar un tratamiento exitoso. Ahora vamos a comentar cual es el desarrollo practico de esta terapia:

Recordemos que el esquema correcto para el manejo de la Obesidad es:

  1. Plan alimentario, o consejo nutricional
  2. Pauta de actividad física.
  3. Modificación de los hábitos de vida (manejo psicológico y planes de educación)
  4. Farmacoterapia
  5. Cirugía

Plan alimentario

Es el pilar fundamental en el enfoque y manejo de la Obesidad. No existe ningún método, ningún plan, ninguna posibilidad de tratar al paciente obeso, sin recurrir a una intervención en su régimen de comidas. En otras palabras no hay medicamentos mágicos, no hay ejercicios milagrosos, no hay tratamiento psicológicos que sirvan para tratar la Obesidad, si no se cuenta con un plan nutricional adecuado.
Preferimos hablar de plan alimentario, o consejo nutricional y no de“dieta”, ya aunque es un termino muy popularizado solo ocasionalmente lo utilizaremos, por ejemplo para referirnos a la “dieta” mediterránea, o a la “dieta cetogénica”.

Este plan nutricional debe cumplir ciertos requisitos básicos:
  • Debe ser prescrito, por un médico, quien debe “calcular” el número de calorías, la proporción de nutrientes, la frecuencia o distribución y agregar las características especificas para cada paciente de acuerdo a su estudio metabólico (por ejemplo: régimen antidiabético, o exento de grasas, o bajo en purinas).
  • Respecto a la proporción de nutrientes, modernamente se han hecho algunos cambios: ahora estamos indicando un porcentaje mayor de hidratos de carbono (antes era el 50 %) ahora aconsejamos que sea hasta el 60 %, pero incluyendo fibra. Este es un concepto reciente, basado en las conclusiones del estudio CARMEN, -efectuado en 5 países europeos, con miles de pacientes- en el que se pudo comprobar una mayor reducción de peso en el grupo que intercambió una cierta proporción de grasas de su dieta por hidratos de carbono complejos, de absorción lenta. Proteínas de 0,8 a 1gr por kilo de peso deseable, hace una proporción de un 20 % y las grasas el resto, insistiendo en que deben figurar saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas.
  • Debe ser elaborado por un profesional idóneo, nutricionista dietista, quien debe hacer una Historia Clínica alimentaria, para conocer en detalle, las costumbres y gustos del paciente, y en la preparación del plan procurar adaptarse a ellos en lo posible.
  • Debe ser estrictamente individualizado. No hay un plan nutricional que pueda servir a dos personas distintas, así sean gemelos. Cada paciente merece el suyo. Debe exigirlo. Hay que anotar aquí que algunos pacientes prefieren , que se le den las explicaciones claras y completas sobre el consejo nutricional, en lugar de recibirlo por escrito, ya que consideran -y es correcto- que si lo pueden captar y memorizar, tienen luego mas posibilidades de cumplirlo, sin necesidad de llevar una “lista de cosas prohibidas”.
  • Para su confección deben ser tenidos en cuenta los siguientes aspectos: edad, sexo, profesión, situación económica, gustos, hábitos, y entorno social y afectivo. Todo esto es simplemente hacer una buena historia clínica. Pero ¡ojo! se precisa decir la verdad, toda la verdad a su médico. Insistimos en esto porque en forma consciente o inconsciente, el paciente tiene la tendencia a calcular ”por debajo” la cantidad diaria de su comida, y a exagerar su actividad física. Por eso es interesante en algunos pacientes, llevar un “diario” (bitácora) de sus comidas y del ejercicio que ha practicado.

Características:

  1. Cálculo del peso “deseable” o saludable” que se puede fijar como meta: consideramos que la reducción debe ser hecha en forma lenta, sin apresuramiento, siguiendo los consejos que exclusivamente para usted, le dará su medico y/ o nutricionista.
  2. Cálculo del plan de reducción a seguir, es decir cuantas calorías diarias vamos a suprimir, para que el plan sea “hipocalórico” y produzca la reducción de peso deseada.
  3. Y Cálculo de las proporciones de nutrientes que se van a utilizar y que depende del diagnóstico metabólico del paciente: si es diabético, hiperlipidémico, o gotoso. (Ver ejemplos de planes nutricionales).Estrategia para Reducción de Peso Adecuada
  4. Que sea agradable, pero sin contener demasiados sabores que estimulen el apetito.
  5. Que sea fácilmente adaptable a los hábitos familiares o sociales del paciente.
  6. Apto para ser utilizado por largos periodos, indefinidamente.
  7. Con lista de intercambios para facilitar el seguimiento.
  8. Con información somera sobre medidas, equivalencias y valores calóricos de los alimentos.
  9. Y Con sugerencias sobre situaciones especiales: comidas fuera de casa, viajes, etc.

En las paginas siguientes iremos estudiando en detalle las ventajas y desventajas de los distintos alimentos que pueden componer el plan nutricional.

Fibra

“Me ha dicho que debo consumir diariamente frutas, lo he comenzado a hacer, bebo tres vasos de jugo diarios. Pero ayer oí en la radio a una nutricionista diciendo que la fruta debe comerse, que da mejores resultados, masticada, que en las frutas en que sea posible debemos comerlas completas, con su cáscara, que hay de cierto en esto?

Aunque hay un muy eficaz mecanismo digestivo que permite que se aprovechen casi todos los alimentos ingeridos, una parte de lo vegetales no es absorbida, y por tanto no es totalmente utilizada, y no pasa a la sangre. Estamos hablando de la fibra. Se puede clasificar en:

Fibra soluble

Esta fibra es la que está contenida en alimentos tales como la manzana, la guayaba, naranja, limón, fresa. Se disuelven en agua y contienen pectina. Esto ultimo las hace a nuestro juicio muy valiosas ya que tiene la propiedad de “secuestrar” el exceso de grasas (colesterol y trigliceridos*) que consumimos en la ingesta habitual y que se encuentran en el intestino en pleno proceso digestivo.

Fibra insoluble

La fibra es la que se encuentra en el salvado o “salvao”, que tiene capacidad para retener agua varias veces su volumen, por lo cual son útiles en el estreñimiento, son: La celulosa, que se encuentra en la harina integral de trigo, frijoles; la lignina, en las frutas maduras y el trigo y la hemicelulosa, en los cereales.

Qué beneficios le aporta la fibra al organismo?

LBeneficios de la Fibra en el Organismo a fibra retarda la absorción de los hidratos de carbono impidiendo que haya elevaciones bruscas de la glicemia y de la insulinemia, luego de la comidas. Disminuye -como ya dijimos- la absorción de grasas a nivel intestinal.

Tiene un discreto efecto reductor del apetito, ya que actúa sobre los centros periféricos que aumentan el apetito: sensación “de estomago vacío” o “ tengo que echarle algo a la caja del cuerpo”, al “hincharse” la fibra en el intestino, se produce una cierta sensación de “llenura” que puede disminuir el apetito.

Esa regulación periférica del apetito es bien importante en la práctica para asegurar el cumplimiento del plan nutricional prescrito. Seguramente usted, se va sentir hambriento, luego de recibir por almuerzo una cápsula conteniendo “todas las proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y grasas del mundo”, la misma que reciben los astronautas para sobrevivir durante 48 horas.

Aunque se lo aseguren, aunque usted lo lea en la etiqueta, luego de tomarla, va a necesitar que su estomago le envíe la señal informando que ha recibido algo. Esta es la importancia de dar “volumen” a la ingestión nutricional. Esta es la importancia de añadir fibra al régimen dietario.

Dieta mediterránea

Ancel Keys estaba de vacaciones en Italia, saboreando un Chianti y observando cómo a su lado la gente comía en abundancia, bebía vino en cantidades industriales, y sin embargo según todas las estadísticas tenían menos infartos que sus vecinos en Estados Unidos. Aunque podía ser el aire romano o las canciones napolitanas, valía la pena investigar otros factores.

A lo mejor eran ciertas las ideas de Grande Covian relacionando niveles de colesterol con enfermedad coronaria, y en alguna parte la composición de la dieta jugaba algún papel ya que los italianos tenían cifras de colesterol mas bajas que los americanos del norte. Así nació la teoría de que las grasas matan, y que algunas son mas malas que otras y por tanto un buen consejo nutricional para mantenerlas a raya vale la pena.

Hoy se habla mucho sobre la dieta mediterránea y paradójicamente ha sido una hipótesis elaborada por científicos de otras latitudes (Keys y col.)publicada en 1950).Luego de la segunda guerra mundial tuvo lugar en Europa un verdadero incremento migratorio, motivado por la reconstrucción de ciudades y el retorno a la industrialización que crearon innumeras fuentes de trabajo y búsqueda de empleo, lo que hizo poner en contacto mas estrecho las culturas de los pueblos del norte con los del sur. Aquellos consideraban desde siempre que la dieta mediterránea no era recomendable por las siguientes razones.

Obesidad a la Carta, Dieta MediterraneaEs difícil entender como la alimentación de países menos desarrollados puede ser en algún momento mas saludable que la de los mas desarrollados.

Existe la tendencia generalizada y hasta cierto punto normal de considerar que las costumbres propias aprendidas en la primera infancia que hacen parte de las costumbres familiares y étnicas son ciertamente lo mas adecuado y aconsejable (mi madre siempre decía que la sopa espesa es el mejor alimento.. creo que lo debo seguir creyendo).

Estudiando la dieta de los países del sur de Europa se encontraban especies exóticas como el ajo y la cebolla. Y como todo se freía en aceite de oliva, se especulaba que la fritura al llegar a temperaturas por encima de 80 grados desnaturalizaba las proteínas de origen animal (carnes, pescados, huevos) por lo que no era precisamente aconsejable ya que se perdía su valor biológico.

Ahora sabemos que en el proceso metabólico normal, la digestión (los jugos alimentarios) convierten las proteínas en aminoácidos y oligopeptidos, con lo que al final lo que se logra con la cocción es también una mejor digestibilidad de los alimentos.

Definir la dieta mediterránea no es fácil ya que deben ser tenidos en cuenta no solo factores geográficos (no es exclusiva de los países del área Mediterránea), no es característicamente de origen regional (el tomate por ejemplo, que es parte importante de la dieta mediterránea es originario de América), deben valorarse así misma factores tales como clima, raza, costumbres (puede darse en otras zonas del mundo: California, África del Sur).

Tal vez una aproximación correcta a su definición es valorando su composición: Aceite de oliva pescado verduras, hortalizas, frutas pan y vino.

Aceite de oliva

Particularmente nos parece el elemento mas importante, porque tiene un alto contenido en ácido oleico que es una grasa polinsaturada* (que puede considerarse tiene un efecto “protector” frente a la ateroesclerosis*) El mas recomendable desde luego es el aceite puro, aceite virgen extraído del primer prensado de la aceituna (como lo hemos visto hacer en Jaén España). El aceite de oliva virgen no necesita ser refinado para su consumo, en esto es único.

Pescado

Es parte importante de la dieta mediterránea (ver 7E. “Plan Omega”)

Vino

Es algo tan antiguo como la humanidad. A aunque ha tenido mala prensa por sus efectos deletéreos sobre problemas psicológicos o hepáticos, se le adscribe también efectos protectores frente al infarto de miocardio. De hecho se sabe que aumenta el porcentaje de HDL* acción común a las bebidas que contengan alcohol etílico (lo hemos comprobado experimentalmente en nuestro país).

El vino a nuestro entender tiene otras ventajas ya que su graduación etílica es moderada (12 grados), es un estupendo complemento digestivo, tiene reconocido efecto antioxidante* y ya está universalmente admitido que la llamadas paradojas francesa y española no son coincidencias simplemente: en efecto en las zonas de esos dos países donde hay un elevado consumo de grasas de origen animal, carnes, mantequilla, quesos y en los que el consumo de vino es alto también, se observa menor frecuencia de infartos de miocardio.

Pan

Constituye en algunos países de la dieta mediterránea hasta el 20% del total de la ingesta

Frutas, verduras, hortalizas

Contienen no solo importantes cantidades de vitaminas, calcio, ácido fólico y carotenos, sino que además su aporte de fibra soluble e insoluble ayudan al proceso digestivo y favorecen la eliminación exógeno de colesterol y triglicéridos. Nosotros hemos demostrado como la guayaba* reduce los porcentajes de colesterol y triglicéridos por su alto contenido en pectina.

Legumbres

Lentejas, garbanzos, alverjas, habas, frijoles, han sido ocasional e injustamente relegadas por que se consideran “proteinas de los pobres”, pero ya quisieran los ricos tener en su mesa alimentos que proveen fósforo, hierro, zinc, potasio, vitamina B, que por ser vegetales no contienen colesterol, son ricas como ya dijimos en fibra, producen sensación de plenitud “ de haber comido algo”, que combaten el estreñimiento previniendo canceres intestinales, y que pueden ser preparadas en forma muy variada: estofadas, en tortilla, puré, como acompañamiento, en ensalada, y pueden por su variedad ser usadas a diario, Que vivan las “proteinas de los pobres”.

Verduras

Obesidad a la Carta, Verdura mejor crudasContienen hidratos de carbono, vitaminas, minerales, fibra. Su cantidad de grasa es mínima y poseen altas concentraciones de vitamina A y C. La cocción al vapor es una buena idea para consumirlas, pero siempre deben estar en nuestra mesa crudas como ensalada.

Vino

“Doctor podré seguir tomándome una copita de vino con las comidas?

Desde hace 6000 años, el vino forma parte de la alimentación. Buena costumbre que hoy se está perpetuando en la dieta mediterránea. Es una solución hidroalcohólica, con mucho mas agua: 87%, por 10 aprox. de alcohol, pero posee mas de 500 compuestos diferentes. La humanidad le debe mucho al vino, de hecho toda la cultura del mundo occidental floreció a la sombra de los viñedos europeos. Es una bebida natural, que consumida con moderación enriquece el sabor de las comidas, ayuda a los procesos digestivos, pero lo mas importante, es que ha sido demostrado fehacientemente desde el punto de vista epidemiológico que protege al corazón de los infartos, que reduce el colesterol malo, y aumenta el protector.

¿Cómo es ese mecanismo protector?

Sabemos desde hace años, que el etanol (alcohol presente en las bebidas) incrementa la cifra de colesterol HDL *, lo que ha sido ya estudiado por varios investigadores. Experimentalmente fue comprobado con distintos tipos de bebidas alcohólicas, particularmente con el vino. En Colombia nosotros estudiamos la influencia del etanol sobre colesterol y triglicéridos comparando el efecto sobre esos niveles de cerveza, aguardiente Néctar, y wisky en cantidades similares de etanol, resultando que fue con el wisky que se lograron mejores resultados.

¿Es cualquier alcohol, o es algo intrínseco del vino, lo que protege?

Durante un tiempo esta pregunta no tuvo respuesta hasta que un estudio epidemiológico sobre enfermedades coronarias en Europa, aclaró las dudas. Finlandia tiene la tasa de mortalidad coronaria mas alta, mientras que Francia ostenta la mas baja. Los dos países tienen un tipo parecido en su modo de vida, consumen similares cantidades de grasas, sufren las mismas clases de stress, sin embargo las diferencias en la mortalidad son evidentes. La única diferencia entre los dos países es que en Francia se consume mucha mayor cantidad de vino. El estudio estadístico fue mas allá: se comparó la tasa de mortalidad por enfermedad coronaria que en Estados Unidos es 182 por cada 10.000 habitantes, en Francia de 102 y en Tolouse, una región productora y consumidora de vino de tan solo 78. Las cifras son elocuentes.

Pregunta la esposa, ¿como sé qué es lo que ustedes llaman consumo adecuado? insiste ¿quiero saber cuanta cantidad puedo permitirle?
Lo aconsejable va de 1 a 3 vasos al día, es mejor que de 3 a 5 y si pasan de 7 vasos al día los efectos secundarios indeseables superan los protectores.

¿Qué le pasa al pobre hígado?

En primer lugar le contestamos que como dicen los españoles,“ el mejor antídoto de la copa está en el plato“, queriendo decir que se si se mantiene una ingesta proteica aceptable, y el consumo no es definitivamente excesivo no hay que temer por el hígado. ya que consideramos que para un varón adulto la lesión hepática aparece con un consumo crónico promedio de 60grs de alcohol al día.

Se considera inocuo menos de 40g/día Una botella de 750 ml. tiene aprox. 72g de alcohol, así que tomando dos vasos al día, se consumen menos de 40 g, Estas cifras deben reducirse a la mitad para la mujer. Además se ha comprobado experimentalmente que el vino posee sustancias que protegen a la célula hepática contra la agresión del etanol.

¿Que es eso de acción antioxidante del vino?

Por acción antioxidante se puede entender algo que protege a las células de oxidarse, es decir de envejecerse. Pues bien, se ha comprobado en sujetos que han recibido vino 1 hora antes, que esta actividad antioxidante aumenta hasta un 18 % (con el vino tinto, y mucho menos con el blanco).

¿Que componente del vino es el antioxidante?

No hay un consenso definitivo, pero sabemos que el vino tiene unos compuestos fenolicos (flavonoides) que inhiben las enzimas productoras de radicales libres que son los compuestos dañinos oxidantes

¿Que pasa con la ateroesclerosis?

Obesidad a la Carta, Bebidas AlcohólicasAl parecer el vino también tiene efectos favorables sobre esta enfermedad. Experimentalmente lotes de conejos a los que se administra una dieta muy rica en grasas, se les convierte en ateroescleróticos

Luego estos animales de experimentación son sometidos a ingesta de diferentes clases de bebidas alcohólicas, dejando un grupo como testigo que solo recibe agua. Pues bien, al cabo de tres meses del ensayo los conejos control y los que recibían cerveza tenían lesiones, mientras que los que recibieron vino estaban protegidos en un 60 % de la ateroesclerosis.

Así pues la idea es reincorporar al vino en su calidad de alimento dentro de un plan de alimentación saludable. ¡Y salud¡

Pastas

“¿Te acuerdas amor cuando estuvimos en el restaurante Spadaveccia del barrio del Boca en Buenos Aires, como repetías el plato de spaguettis? Y, aquella otra vez en Nueva York -en ese sitio tan lindo en el “Village”- donde tú te creías la novia de Caruso luego de media botella de Chianti y con el sabor aun de los fabulosos tallarines al oreganato? Y en Roma, ah.. Roma, aquellos spaguetti carbonara “al dente“, en la Trattoria cerca de la la Fontana. Comías todo eso amor, y no engordabas.

Todos conocemos los macarrones. Pero macarrones pueden ser todas las pastas de este mundo para un napolitano, que diría además que spagetti no es “castizo” que eso se llama “vermicelli”. Pero de cualquier manera que se le llame, la pasta es claramente un importante elemento de nuestra diaria alimentación, que se ha vuelto tan popular e universal, que aun recordamos a nuestros anfitriones en Buenos Aires o en Nueva York afirmando que estábamos siendo invitados al restaurante donde “se come la mejor pasta del mundo, mejor que en Italia, por supuesto”

Obesidad a la Carta, PastaLa pasta tiene una larga historia, que se remonta como la pólvora a Marco Polo, que la importó de Oriente en uno de sus viajes. La lasagna deriva de una comida romana, que en tiempos de Cicerón se llamaba lagana.

Su papel en la “dieta” actual ha suscitado favorables corrientes de opinión, que van desde las conocidas y bellísimas Gina Lolobrigida y Sofía Loren (¡que sigue estando guapísima a sus setenta años…¿Será porque come pasta?), hasta colegas argentinos ex directivos de la Sociedad Argentina de Obesidad, como nuestro buen amigo Luciano Menaldo, quien preconiza “El sano encanto de las pastas.

La no dieta con 40 recetas para disfrutar sin engordar”. Defienden la pasta como un alimento que debe ser incluido en los ‘planes nutricionales de los obesos‘. Sus razones son en principio sus múltiples indicaciones:
  • Primero, En los regímenes blandos (gastritis, ulcera) por su consistencia y fácil digestibilidad
  • Segundo, En los regímenes hiposódicos de la hipertensión arterial, por su bajo contenido en sodio
  • Tercero, En las enfermedades renales por su bajo contenido proteico.
  • Cuarto, En la gota
  • Quinto, En las hiperlipidemias, pues como alimento de origen vegetal, no contiene colesterol
  • Sexto, En los diabeticos, ya que aunque son hidratos de carbono, pueden hacer parte del 50% a 55% que se les aconseja proporcionalmente.
  • Séptimo, En los deportistas por su especial metabolización, que ofrece un sostenido aporte calórico al trabajo muscular.
  • Octavo, En el sobrepeso: 200 grs de pasta aportan menos calorías que la misma cantidad de queso o pan. Naturalmente estamos hablando de las pastas ”sin huevo”, y recordando que siempre hay que agregarle el valor calórico de la respectiva salsa acompañante.

En homenaje a los admiradores de las pastas incluimos en la sección de recetas dos ejemplos.

Pescado

El plan omega

Artemis Simopoulus es un endocrinólogo nacido en Grecia, donde creció, -dice él-, utilizando un tipo de alimentación con 5000 años de tradición, por lo tanto que puede considerarse saludable.

Cuando fue a Estados Unidos a estudiar Química en el Colegio Barnard, cuenta que su primer desayuno fue abominable, por que el pan blanco que le sirvieron le parecía hecho de algodón, el color de los quesos repugnante y el sabor de las frutas comparadas con las de su tierra natal, totalmente insípidas.

Simopoulus se especializó luego en Endocrinología y Metabolismo en el NIH (Instituto Nacional de Salud), y ha seguido trabajando en su hipótesis de valorar el aporte del pescado en el plan nutricional, en particular el papel de los llamados ácidos grasos Omega, que tienen como veremos un carácter protector sobre el corazón.

Obesidad a la Carta, Plan omegaSu popular Plan Omega comprende los siguientes recomendaciones:
  1. La grasa de pescado no es mala. Inclúyalo en su plan nutricional mínimo dos veces por semana. Borre los langostinos de la lista de alimentos prohibidos por alto contenido de colesterol. El que contienen es bueno.
  2. Procure usar siempre aceite de oliva.
  3. Nunca deje de recibir diariamente frutas y vegetales.
  4. Coma mas frijoles, habas, nueces, alverjas.
  5. Elimine las grasas saturadas.*

Simopoulus compara el efecto de los aceites de pescado frente a los procedentes de grasas de origen animal saturados, encontrando muchas ventajas a favor de los primeros e insiste en que como sana medida profiláctica del infarto de miocardio, los aceites de pescado pueden prevenirlo, por tanto su uso debe ser estimulado.

En principio estos conceptos son validos, sin exagerar los buenos resultados. Respecto a la suplementación de aceite de pescado en forma de cápsulas conteniendo Omega 3, aunque no es mala idea, y se han reportado excelentes resultados sobre el perfil lipídico*, nos parece mas adecuado incentivar el consumo de pescado, particularmente en nuestro país donde la pesca – que tiene creemos potenciales infinitos- nos parece que está aun en periodo artesanal .

Las amas de casa siempre están cambiando valiosa información- muchas veces confidencial-, reportando a cual expendio de la ciudad, “llega” pescado fresco.

También debe anotarse que el pescado contiene buena cantidad de vitamina D imprescindible para la formación y mantenimiento de los huesos.

Aquí debemos recordar que su aporte es otra estrategia mas para prevenir la osteoporosis,* El pescado tiene también yodo, necesario siempre para las personas mayores “el yodo es la leche de los viejos” decía mi profesor Pallardo. Los pescados azules (sardina, atún, salmón) dan mas calorías pero también más proteínas, vitaminas y minerales que los blancos (merluza, lenguado, bacalao). Si la cadena de frío no se rompe es decir si esta asegurada una correcta congelación, el pescado congelado conserva prácticamente todas sus cualidades benéficas.

Se ha demostrado relación entre la ingesta de café, la temperatura de la piel, la termogénesis y las variaciones del peso corporal. Así mismo ha sido demostrada una relación positiva entre la respuesta termogénica a la cafeína y la perdida de peso.

Sabemos que uno de los factores etiológicos de la Obesidad es la reducción en la actividad del sistema nervioso simpático, también es aceptado que ciertas sustancias, que hacen el papel de trasmisores cerebrales juegan un papel reseñable en la aparición de esta enfermedad.

La cafeína es un estimulante del sistema nervioso simpático por lo que al menos teóricamente puede tener un efecto beneficioso sobre la Obesidad, aprovechando este mecanismo de acción.

Una manera de probarlo sería demostrar que existe relación entre la cafeína y los neurotrasmisores cerebrales implicados en la Obesidad.

Al respecto, se ha hecho un estudio experimental, tomando 12 ratones genéticamente obesos de 12 semanas de nacidos y otro lote de animales de la misma edad pero de peso normal, como controles. Se administró cafeína a dosis de 4mgms./d en el agua durante cuatro semanas. Otros dos grupos similares a los anteriores solo recibieron agua pura. Se midieron los niveles de neurotrasmisores cerebrales, así como la grasa corporal.

Los ratones obesos sin cafeína mostraron niveles mas bajos de neurotrasmisores (epinefrina y norepinefrina). Los que recibieron cafeína mostraron reducción significativa de la masa grasa, aunque su ingesta alimentaria no varió.

Obesidad a la Carta, relación entre la cafeína y los neurotransmisores cerebralesUnos investigadores japoneses trabajando en humanos, tomaron un grupo de 136 mujeres obesas como grupo de estudio y 10 de la misma edad como controles. En todas ellas midieron el metabolismo basal* al cabo de 30 minutos de una ingesta de café: 4mgs por kilo de peso “saludable”.

Inicialmente no hubo variaciones, pero al cabo de dos meses de tratamiento el peso corporal y el porcentaje de grasa corporal en las mujeres obesas se redujo significativamente.

Otros experimentos mas sofisticados han demostrado que el café puede aumentar la termogénesis* y el “gasto interno” de grasas y carbohidratos.

¿Por qué sirve tanto rebajar tan sólo un poco de peso? (a)

Me encanta asistir a las conferencias que dicta Juan en el Hospital, siempre intenta decirlo todo lo mas claramente posible, mezcla su charla con diapositivas tomadas de museos, o de sus viajes, de vez en cuando hace un chiste – casi siempre les ”echa vainas” a los políticos. Una vez- hablando del ejercicio en la Obesidad – dijo que dormir la siesta, reposar después de comer aumentaba de peso, justamente lo que hacen los cerdos y “muchos de nuestros políticos locales”, (¡cómo lo aplaudieron!).

Fui a oírlo sobre un tema que me interesaba, ya quería aclarar de una vez por todas, si las rebajas de peso deben ser hasta llegar al peso ideal que dicen las tablas, o si simplemente con rebajar unos cuantos kilos ya estamos haciendo algo bueno para nuestro organismo. Juan había preparado esa charla para un congreso internacional.

Lo escuché atenta. Siempre me hago en la segunda fila -no quiero ponerlo nervioso si voy con minifalda y tengo que cruzar las piernas. porqué será Juan tan observador – Lo oí atenta, hubo algunas cosas que no entendí, entonces al final de la charla, le rogué me dejase una copia de lo que había presentado. Quiero que usted lo lea , creo que aunque está en lenguaje ”para médicos” puede entenderse. Dice así:

Programa de reducción de peso en pacientes con ObesidadDoctores de la Mesa Directiva, queridos colegas:

Muchas gracias por su invitación a este Congreso, que me brinda la honrosa oportunidad de comentar para ustedes, algunos conceptos recientes sobre el programa de reducción de peso en pacientes con Obesidad. Su justificación e interés , prácticamente vienen dadas por el mismo titulo de la ponencia:

(ª) Apartándose un poco del estilo de este libro, – que fundamentalmente está dirigido al o la paciente que presenta Obesidad o sobrepeso, este capítulo tiene un corte estrictamente científico, y su texto es prácticamente similar al de la comunicación presentada en un Congreso Médico. Nos ha parecido importante que el lector tenga también acceso – así sea en lenguaje técnico- a los conceptos científicos actuales y a los planes sobre desarrollo de nuevos medicamentos en la lucha contra la Obesidad.

¿Por qué mejora el pronóstico del paciente obeso, ]con mínima reducción del sobrepeso

Porque ya se ha comprobado que tras discreta reducción del 5 a 10 % del sobrepeso, hay apreciable mejoría de los factores de riesgo * que acortan la vida del paciente obeso, y porque esa mínima rebaja, mejora sustancialmente la calidad de vida del paciente.1

De acuerdo a este criterio, la conclusión en la practica es que para los pacientes con obesidad, con dificultades para “normalizar” su peso, debemos insistir en su terapia para lograr- lo que es más fácil – una moderada reducción.

Los adipologos*, sabemos que es la obesidad de tipo central , abdominal, o visceral la que tiene un peor pronostico si se la compara con la femoroglútea que tiene implicaciones fundamentalmente estéticas.

Se ha comprobado – todos2 lo creemos – que si la cadena se inicia en niveles portales altos de ácidos grasos libres-característicos de la obesidad central- estimulan la producción y secreción hepáticas de lipoproteína de muy baja densidad VLDL, lo que activa la neoglucogénesis e inhibe la captación hepática de insulina. Esto conduce a niveles elevados de VLDL, glucosa e insulina.

El paso siguiente bien conocido, es que la hiperlipidemia, la hiperglicemia y la hiperinsulinemia, conducen a hipertensión arterial, hiperandrogenicidad*, progresión de factores aterogénicos, diabetes mellitus, resistencia insulínica, etc, hasta llegar al Síndrome X *, o más aun al Síndrome de la obesidad visceral justamente, que puede incluir hipercortisolismo*, alteraciones hemoreologicas, y sobrestimulación de los ejes hipofisiarios.

Ahora bien, ¿cómo podemos valorar el efecto beneficioso de reducciones discretas de peso sobre las alteraciones y complicaciones propias de la obesidad?

La respuesta es que ya tenemos suficiente evidencia que nos lo puede demostrar.

Veamos:

Reducción de peso e Hipertensión Arterial

Modestas reducciones de peso3 se siguen de buenos resultados. Fue bien demostrado por Pi Sunyer y Albu4 que controlando el sobrepeso del paciente hipertenso lograban significativa reducción consecuente de la H.T.A.

También se ha comprobado que dicha reducción de peso se sigue además de la rebaja en las cifras tensionales, de cambios en el E.K.G.* y reducción de la la masa ventricular izquierda5

Desde el punto de vista metabólico, sabemos que la reducción de peso se acompaña de disminución de la hiperinsulinemia y de una respuesta natriuretica*.

Estos conceptos permiten señalar un papel importante al factor nutricional en el manejo de las cifras elevadas de tensión arterial: el Programa de Control de la Hipertensión arterial6 estaba enfocado a mostrar la posibilidad de suspender la medicación antihipertensiva, controlando el peso del paciente, lo que solamente se logró en el grupo que estaba bajo control nutricional. En ellos se observó reducción de peso entre 1.8 y 4.5 kg. Luego de cuatro años el 39% de estos pacientes continuaba normotenso sin precisar el uso de medicación antihipertensiva, frente al 5 % del grupo no manejado nutricionalmente.

Pero hay más aun, MacMahon nos hace caer en cuenta 7 que con alguna frecuencia la medicación antihipertensiva tiene efectos no deseables sobre lípidos plasmáticos, pues bien: justamente ocurre todo lo contrario – esto es: reducción de niveles de colesterol y T.G.* cuando se utiliza un plan nutricional y una reducción de peso consecuente.

Como conclusión, como comentamos en el Congreso Bolivariano de Endocrinologia 8 los adipólogos* debemos asistir a los foros de cardiólogos e internistas para comentarles que antes de o junto con, medicación antihipertensiva, soliciten ayuda especializada para reducción del sobrepeso en sus pacientes obesos hipertensos, ya que muy difícil que las cifras altas de tensión arterial se reduzcan, si no hay una perdida de peso, así sea discreta.

Reducción de peso y Diabetes Mellitus tipo 2*

Aunque es sabido que el consejo nutricional es el pilar fundamental en el manejo del diabético tipo 2, se especula si la mejoría metabólica – sobre todo inicialmente – se debe , más que a la reducción de peso, a la instauración de la dieta adecuada. Sin embargo es obviamente el resultado a largo plazo el que cuenta.

Y tenemos que distinguir aquí entre pacientes que se benefician netamente del consejo nutricional y del control del peso, y solo precisan seguir este plan terapéutico para mantenerse normoglicémicos o con cifras aceptables de glicemia.

Hay otro grupo de pacientes “no respondedores” , que si bien reducen algunos kilos, no logran euglicemia, indicando entonces que precisan definitivamente intervención farmacológica.

Reducción de peso y niveles de insulina

Los efectos ominosos de la hiperinsulinemia están suficientemente documentados, y el termino de “resistencia insulínica” esta claramente asociado con toda la patología metabólica y cardiovascular del paciente obeso.

El método mas aceptado para medir la sensibilidad a la insulina es el “clamp euglicemico”. Pues bien, con este método se ha comprobado que la rata de disponibilidad de glucosa mediada por insulina aumenta significativamente8 luego de pérdida de peso. Así pues, la sensibilidad insulínica aumenta en los pacientes obesos en quienes se logra reducción de peso, y esto ocurre 9 con una rebaja simplemente del 11%.

En un estudio a largo plazo – tres años – nosotros pudimos demostrar10 que coincidentemente con reducción del sobrepeso ( en pacientes obesos con resistencia insulínica, hiperinsulinismo e intolerancia a los hidratos de carbono ), se observaba reducción de los niveles de glicemia e insulinemia postcarga. Sin embargo no pudimos comprobar si este efecto beneficioso era debido a la reducción de peso “per se” o bien al efecto de la medicación prescrita (metformin o acarbose).

Friedenberg 11 Beck-Neilsen 12 y Freidman 13 encuentran que luego de la reducción de peso aumenta la actividad de la tirosinkinasa en los adipocitos, que mejora el trasporte de la glucosa hacia la célula muscular y que aumenta la captación de insulina por su receptor especifico.

Reducción de peso y niveles de lípidos

Parece difícil deslindar el concepto de obesidad aparejada con hiperlipidemia. Aunque sabemos que no todos los obesos la presentan, podemos afirmar que se observa en un altísimo porcentaje, y que la reducción del sobrepeso trae consigo una casi paralela disminución de sus niveles.

Un metaanalisis14 de 70 estudios lo confirma. También se ha observado neta mejoría en los niveles de HDL con perdida de peso de menos de 7 kilos15 .

Los pacientes diabéticos, como ya anotamos mejoran sustancialmente con la perdida de peso, pero si además se logra concomitantemente una reducción de los niveles lípidicos, el pronóstico mejora enormemente, si tenemos en cuenta que son justamente las hiper o dislipidemias, los agentes que complican al diabético.

Como anotación practica debe acotarse que el nivel de TG es mas sensible, mas rápidamente variable y está relacionado – para la toma de muestras- con el ayuno anterior. El nivel de colesterol es mas duradero, y menos influenciable por ejercicio o dieta previa.

Perdida de peso y factores de coagulación

El fibrinogeno, importante factor en la coagulación sanguínea es cofactor de agregación plaquetaria y puede actuar directamente sobre la pared arterial produciendo ateroesclerosis. Los niveles de fibrinógeno son factor predictivo de eventos cardiovasculares en particular de infarto de miocardio. Epidemiológicamente se ha comprobado relación entre sus niveles y el I.M.C. 16/sup> Así mismo, que una reducción en los niveles de fibrinogeno de 0.1 g/l corresponde a una disminución en el riesgo cardiovascular del 15%.

(Lea También: Ejercicio Físico en Pacientes con Obesidad)

Conclusiones

Una pérdida moderada de peso siempre es beneficiosa. Aunque sería deseable llegar a “normalizar” el peso del paciente, con resultados que podemos considerar modestos, ya se logran excelentes beneficios, como son:

mejoría en la sensibilidad insulínica, en los niveles de glicemia y de lípidos, en la secreción de insulina, en las cifras de tensión arterial, en los factores de coagulación y así como en la función pulmonar y la calidad del sueño.

Finalmente creo que podemos hacernos eco de las recomendaciones que en el Simposio “Desarrollo de nuevas estrategias para manejo medico de la Obesidad”, 17 desarrollado en Bogotá durante el III Congreso Latinoamericano de Obesidad (agosto 5 al 12 1996), nos dieron:

  • Stephan Rossner: “Una modesta reducción de peso, puede frecuentemente ser suficiente para lograr una apreciable mejoría de los patrones de riesgo en el “ Síndrome de afluencia social” , en particular en la reducción de las cifras de tensión arterial, así como en el control de glicemia y de los lípidos”
  • Arnie Astrup: “Existe ya una clara evidencia que justifica motivar a los pacientes con obesidad, para que logren modesta reducción del sobrepeso, lo que significa reducción del riesgo cardiovascular y de la mortalidad total”.
  • Xavier Formiguera: “Toda la evidencia preliminar sugiere, que la perdida moderada de peso aumenta claramente la longevidad en personas obesas que presentan comorbilidad“

Y que hay un efecto beneficioso sobre el control de la Diabetes Mellitus tipo 2 ,con la reducción moderada de peso, como afirmó Serrano-Rios en ese mismo evento.

Bibliografía

  1. Leyva A. What are de benefits of moderate weight loss? Exp Clin Endocrinol Diabetes 106 1998 Suppl3 10-13
  2. Gomez-Cuevas R, Obesidad y riesgo cardiovascular. El síndrome de la obesidad visceral. Rev Soc Bolivariana Endocr. 1997 6 , 5-6
  3. Goldstein D.L.Beneficial health effects of modest weight loss Int J Obesity 1992 16: 397-415
  4. AlbuJ, PiSunyer col. Weight control: metabolic and cardiovascular effects Diabetes Rev 3 1995 335-347
  5. Mac Mahon col. The effect of weigth reduction on left ventricular mass: a randomized clinical trial in young overweight hypertensive patients. N Eng J Med 1986 314;334-340
  6. Stamle R, col. Nutricional Therapy for high blood pressure. Final report of a four year randomized controlled trial – The Hypertension control Program. JAMA 1987 257 1484-1491.
  7. Mac Mahon col. Comparison of weight reduction with metoprolol in treatment of hypertension in young overweight patients
  8. Gomez-Cuevas R. Nuevos conceptos en la terapia de la Obesidad. Simposio : Estrategias reciente en el tratamiento de la Obesidad XI Congreso Bolivariana de Endocrinologia 1998,Marzo 31. Lima 
  9. Wing R. Promoting adherence to weight loss regimens. Diabetes Rev 1995 3, 354-365
  10. Gómez-Cuevas. Obesidad y factores de riesgo. Resistencia Insulínica Experiencia en Colombia. Simposio Hispano-Latinoamericano. Congreso Sociedad Internacional de Obesidad Paris 1998. 1o.Sepbre Pag 9-10
  11. Friedenberg col. Reversibility of defective adipocyte insulin receptor kinase activity in non insulin dependent diabetes mellitus Effect of weight loss J Cli Invest 1988 82 1398-1406
  12. Beck-Neilsen col. Effects of dietary changes on cellular insulin binding and in vivo insulin sensitivity. Metabolism 1980 29; 482-487
  13. Freidman JE col Restoration of insulin responsiveness in skeletal muscle of morbidly obese patients after weight loss J Clin Invest 1992: 89 701-705.
  14. Dattilo AM col. Effects of weight reduction on blood lipids and lipoproteins: a meta -analysis Am J Clin Nutr 1992, 16, 59-65
  15. Wing col. Long-term effects of modest weight loss in tipe II diabetic patients Arch Intern Med 1987 14 749-753
  16. Landin K col. Abdominal obesity is associated with an impaired fibrinolytic activity and elevated plasminogen activator inhibitor Metabolism 1990 39: 1044-1048
  17. Obesity Developing new standards for medical intervention Official Satellite Symposium III Congreso Latinoamericano de Obesidad. FLASO ASCOM 1996 Bogota, Colombia.

Dieta erróneas

Parece un mercado de pueblo… “venga, rebaje 20 kilos de peso en dos semanas, éxito garantizado“, “sin dieta, sin ejercicio, método seguro para curar la Obesidad” “Crema Adelgacin, aprobada por la medicina alternativa “Obesidad, artritis, impotencia, la curamos con medicinas naturales”

Enfáticamente no aconsejamos:

Dietas no equilibradas

Las dietas no equilibradas o con un solo componente: claramente son incompletas, antifisiológicas, si solo contienen hidratos de carbono, ¿Cómo obtiene el organismo proteínas para crecimiento, para producir glóbulos rojos?, si solo se utilizan proteínas, entonces hacen falta los hidratos de carbono, que son el combustible, la “gasolina” del músculo, y además se eleva el ácido úrico.

Si solo se comen grasas, se aumentan el colesterol y los triglicéridos. Son planes absurdos. El régimen debe ser balanceado y contener en justa proporción los tres nutrientes conocidos.

Dietas severamente restrictivas.

Obesidad a la Carta, Dietas severamente restrictivasDecimos que planes por debajo de 1100 calorías, deben ser “manejados” solamente en pacientes hospitalizados, con exámenes diarios de laboratorio y control especializado. Estos planes y las “dietas de ayuno” solo se utilizan muy ocasionalmente en pacientes internados , como preparación de urgencia para una cirugía impostergable por ejemplo.

Pero el uso de estas dietas en personas que están en su casa sin vigilancia médica son peligrosas. No se trata de que produzcan malestares. No, conducen simplemente a la muerte.

Ver Más sobre Obesidad a la Carta

Dietas ”de moda”, de “clínicas”, “mágicas”

Estas dietas obviamente no se aconsejan, porque como comentaremos adelante no pasan de ser “chismes” alimento de las revistas “del corazón”.

Dieta de la luna, dieta del arroz, dieta de la Clínica Mayo, dieta de la NASA, dieta del atún y la piña…Dietas, dietas dietas…

Si se tratara simplemente de una feria, donde se ofrecen al mejor postor baratijas para llevarse de recuerdo en una fiesta campesina, no pasaría de ser un hecho folklórico. Pero se trata de comerciar con seres humanos, se trata de negociar kilos de peso como si fueran tornillos. Es una evidente falta de respeto, es abusar de la inocente ignorancia de nuestro pueblo, es acabar con lo que poco en que pueden creer: que hay aun gentes honradas que cuidan su salud. Es simplemente vergonzoso.

Casi todas las dietas que son anunciadas en revistas y periódicos o ahora en radio y TV son erróneas.

Algunas son peligrosas, otras afortunadamente no hacen ni bien ni mal. Pero todas, absolutamente todas tienen un defecto gravísimo de entrada: que no son individualizadas.

Nosotros decimos que si las dietas anunciadas sirvieran para todos, sería igual que uno pudiese comprarse su prótesis dental, su “caja de dientes” en un supermercado. No, absolutamente, cada paciente que precise un plan nutricional de adelgazamiento, tiene el derecho a que sea elaborado exclusivamente para él, no para un rebaño.

Siempre, este plan dietético debe ser individualizado, y no sirve para el hermano, para la secretaria, para el amigo del paciente, como no le van a servir a ellos sus prótesis dentales. El plan es único, y como dicen las invitaciones donde se sirve champán, es “personal e intrasferible”.

Estas “dietas de moda” como veremos, son bautizadas abusivamente con nombres de clínicas famosas (como la de Mayo, que ha negado que tenga alguna relación) de conocidos artistas para ser comercializadas. Veamos algunos ejemplos:

“Dieta de la Sopa”

Dice estar basada en las “dietas disociadas”, que prohíben mezclar proteínas con hidratos de carbono, aunque en algunas versiones se le agrega pescado a la plancha y/o frutas un día a la semana. Es un cocido de repollo, cebolla, pimientos, tomates apio, y sal. Se deben tomar diariamente por lo menos dos platos. Promete rebajas de cinco kilos semanales.

Concepto: No es balanceada, le faltan proteínas y grasas, al cabo de tres días son deficitarias. Además fue copiada abusivamente de un conocido Hospital, donde se utilizó temporalmente en pacientes cardiopatas para lograr rápida reducción de peso antes de una cirugía, pero esto se hacía en un medio clínico con vigilancia medica y de laboratorio y apenas por tres días. Utilizada en personas haciendo vida normal es absurda y peligrosa.

“Dieta de la piña”

Comenzó en Inglaterra, consiste en que durante tres días solo se puede comer de esta fruta (o bien uva, pomelo o plátano), luego se regresa a la dieta habitual pero tomando de postre la fruta escogida. No se puede beber agua con gas. Prometen perdidas de tres kilos semanales.

Concepto: Es absurdo suprimir proteínas y grasas totalmente, es restrictiva y desequilibrada.

Dieta de las infusiones

Consiste en utilizar infusiones de boldo, cola de caballo, hojas de abedul que deben beberse a lo largo del día como único aporte liquido permitido, y se acompaña con dieta hipocalórica de alimentos hervidos y pan integral.

Concepto: Es absurda las infusiones solo tienen efectos diuréticos y/o laxantes que como sabemos están contraindicados en la Obesidad, son deficitarias en hidratos de carbono. El peso perdido se recupera inmediatamente se abandona.

Antidieta:

Se basa en no mezclar alimentos vegetales con los de origen animal, y hacerlo a determinadas horas del día, por la mañana, solo fruta y ensalada, tarde, verduras y avena, noche, pan papas y legumbres. Solo se permite beber agua destilada. Se ordena hacer mucho ejercicio. Promete rebajas de 5 K por mes.

Concepto: Es falso que la mezcla de alimentos de distinto origen produzca obesidad. No es balanceada, es deficitaria y su único efecto benéfico es el ejercicio.

Dietas cetogénicas o “del Dr. Atkins”

Consiste en aumentar la proporción de grasa y eliminar completamente los hidratos de carbono de la dieta, con el argumento de que así no se produce insulina, que es la hormona “engordadora” Como el organismo precisa glucosa, al no obtenerla de la ingesta, utiliza una vía anormal “ de contrabando fraudulento” decimos nosotros, y comienza a “quemar” grasas y proteínas para producir glucosa, consecuentemente se pierde peso rápidamente, por lo que muchos pacientes creen ingenuamente que es un éxito.

Obesidad a la Carta, Dietas cetogénicasConcepto:

Es errónea, es falsa lo que se pierde inicialmente al utilizarla es agua, ya que el paciente se deshidrata; al suspenderla solo por unos días, el peso se recupera. Es peligrosa al utilizar comidas ricas en grasas saturadas de origen animal se elevan en la sangre el colesterol y los triglicéridos aumentando el riesgo de infartos de miocardio – como a diario se observa-. ¡Estupendo buen servicio se le presta al paciente incauto!

Al “quemarse” grasas y proteínas se forman unas sustancias llamadas cuerpos cetónicos, su ejemplo es la acetona. Estas sustancias reducen el apetito ya que producen un mal sabor de boca impresionante, y un olor del aliento que se compara al de manzanas podridas. Nosotros decimos que además el paciente así “tratado” no solo pierde el apetito sino que deja de comer, ya que nadie quiere sentarse a su lado en el comedor.

Mas grave aún, las dietas cetogénicas aumentan la producción de ácido úrico, y pueden dar lugar a ataque agudos de artritis gotosa, un cuadro muy doloroso e invalidante y lo que es peor: si estos cristales de ácido úrico* se depositan bruscamente en el riñón de este pobre paciente -que además como vimos- está deshidratado, pueden producir un “bloqueo” del riñón, una nefropatia gotosa aguda, que puede ser mortal. Está ya suficientemente comprobado que al suspender estas dietas erróneas, no solo se recupera prontamente el peso perdido, sino que éste se incrementa hasta el 25% mas.

Cuidado pues con estas “dietas”, que solo están indicadas médicamente en pacientes con un severo hiperinsulinismo, o en urgente preparación prequirúrgica y utilizadas en medio hospitalario con exámenes diarios de laboratorio y vigilancia médica especializada.

Ver más Temas de Medicina, CLICK AQUÍ

(ª)Tomado de El café y la Obesidad: Compilación de estudios sobre la relación del consumo del café y sus efectos sobre la Obesidad, que tuvimos oportunidad de elaborar como colaboración a la Federacion Nal. de Cafeteros, en el programa “El café y tu Salud”.
*Ver glosario

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!