Prevención de las Enfermedades Dentales

MEDICINA FAMILIAR
EDUCACIÓN CONTINUADA PARA EL MEDICO GENERAL

Siendo la boca el punto de llegada de todos los nutrientes que entran al organismo, el reflejo expresivo de la alegría o la tristeza, y los sonidos y el habla, es de vital importancia buscar en los seres humanos una boca sana, con una dentadura completa, soportada por una encía y huesos sanos, y que tenga una oclusión equilibrada y estable.

A todo nivel de salud, los programas preventivos se inician en la época prenatal. Igual cosa ocurre en odontología donde actualmente somos concientes que la prevención debe ser un esfuerzo continuo, una actitud profesional, una filosofía de vida que debe iniciarse antes del nacimiento y continuar durante toda la vida del individuo. El concepto de prevención debe ser integral y permanente. En el tiempo prenatal es importante recalcar aspectos como la dieta de la madre durante el embarazo, y su propio cuidado oral. Igualmente es importante instruir a la mamá sobre los procesos de erupción dental y la sobre la importancia de la primera visita al odontólogo.

Las medidas preventivas más frecuentes, como lo son el cepillado dental con pastas dentales con flúor, el uso de sellantes de fisuras, el control de la ingesta de carbohidratos, han dado como resultado una importante disminución de la incidencia de caries.

Cualquier programa preventivo debe partir de consideraciones generales. Primero, las enfermedades dentales se consideran multifactoriales, lo cual dificulta una medida de prevención única y efectiva para toda la población.

Segundo, el diseño del programa de prevención debe ir dirigido al individuo, la familia, la comunidad y eventualmente a la sociedad como un todo. Tercero, lo más importante es evaluar cuál es el interés del individuo o de la familia por su salud.

La prevención tiene varios objetivos de los cuales se parte para planear un plan de prevención:

1. Considerar al paciente como un ser humano, integrado a su medio ambiente.

2. Diseñar los programas de prevención de acuerdo a las necesidades de cada paciente, teniendo en cuenta sus condiciones físicas, emocionales y ambientales. 3. Informar, instruir, motivar en salud oral antes que diseñar y describir la acción preventiva a ejecutar. 4.

Detener el progreso de la enfermedad en la etapa m

De acuerdo con lo anterior, las cualidades de un programa preventivo pueden ser:

1. Profiláctico. Empieza y garantiza las condiciones óptimas de salud en el individuo sano.
2. Control. Detiene y controla la enfermedad en el individuo enfermo.
3. Sustentación. O mantenimiento que evita la recurrencia de la enfermedad.
En odontología preventiva se presentan varios métodos preventivos a saber:
1. Flúor sistémico en agua, sal, tabletas, vitaminas, leche, harina o azúcar.
2. Flúor tópico en enjuagatorios, geles, cremas dentales.
3. Cremas dentales terapéuticas con clohexidina, antibióticos, o bicarbonato.
4. Restricción de consumo de carbohidratos.
5. Rermoción mecánica de placa bacteriana.
6. Educación en salud.

En conclusión el éxito de cualquier programa preventivo no depende de la medida en sí, sino del factor humano. Mientras el paciente no sea conciente que tiene un problema de salud o la simple conciencia de mantener su salud, cualquier programa fracasará.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!