La Prevención Oral

MEDICINA FAMILIAR
EDUCACIÓN CONTINUADA PARA EL MEDICO GENERAL

CAPITULO 27
ADRIANA SABOGAL

odontóloga odontopediatra, Universidad Javeriana, Bogotá, D. C.

La odontología pediátrica mantiene la salud dental del niño y el adolescente por medio de la identificación de la caries y demás patologías orales, para lograr la integridad de la arcada en lugar de la pérdida dental, haciendo énfasis en la prevención. Siendo los padres los primeros en proporcionar cuidados a sus niños, la prevención busca instruirlos sobre los cuidados en casa como cepillado, uso de seda dental, control de dieta y fluorizaciones; igualmente alertar sobre las consecuencias del uso prolongado del biberón y la falta de uso de las medidas preventivas.

Cambios físicos y emocionales

Desde la concepción y hasta los 12 años, se producen la mayor cantidad de cambios físicos en el ser humano. A nivel odontológico se ven también, dentro de éste periodo de tiempo, los cambios fundamentales hasta tener la dentición completa. De ahí se desprende la importancia de mantener por medio de la prevención una equilibrio entre la salud oral y la salud física y emocional del individuo.

En el momento de concebir un ser humano, comienzan una serie de cambios físicos activos; durante el primer año de vida, el niño aumenta 50% en longitud y 200% en peso. Hacia los dos años el niño está capacitado para correr, trepar, subir y bajar escaleras y patear una pelota; paralelamente, su motricidad fina le permite hacer torres pequeñas con cubos y pasar las páginas de un libro. Al final del segundo año el cerebro del niño tiene 75% del peso que tendrá en el adulto.

A partir de los tres años la cabeza crece con lentitud y las extremidades y el tronco lo hacen con mayor rapidez, la masa muscular acelera su crecimiento hacia los cuatro años y la calcificación de los cartílagos óseos se acentúa.

De la misma manera que existen cambios físicos y emocionales, en el ser humano desde que se concibe hasta los 12 años de manera progresiva y rápida, a nivel oral estos cambios se hacen al mismo ritmo que los cambios físicos; así tenemos, que los dientes temporales se empiezan a formar a la séptima semana de vida intrauterina, terminando la formación del esmalte de todos los dientes temporales al año de edad; el proceso de erupción de éstos dientes comienza hacia el séptimo mes de vida y se concluye a los tres años con la formación radicular completa. Inmediatamente después de terminar el proceso de formación radicular de los temporales, empieza la formación de las coronas de los dientes permanentes (hacia los 3 años), una vez terminada esta formación, empieza la reabsorción fisiológica de las raíces de los temporales (hacia los 6 años), dando comienzo al recambio dental como un proceso activo que termina alrededor de los 13 años con la erupción de los segundos molares permanentes dejando pendiente la erupción de los terceros molares permanentes (cordales) que se produce entre los 18 y 21 años.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!