Historia de España

Historia de España

Estudios arqueológicos y antropológicos evidencian que los Iberos (habitantes fundadores de la península Ibérica divididos en múltiples culturas) arribaron en la era neolítica 3.000 a.C., dando así inicio a la historia de España.

Existen teorías que calculan que provenían del este de Europa donde se hallan los territorios mediterráneos; sin embargo, teorías opuestas manifiestan que dichos iberos hacían parte del occidente del continente.

Ver También: Historia de Italia.

La Edad de Hierro en la Historia de España

La Edad del Hierro se origina con la llegada e inclusión de población y predominio cultural indoeuropeo desde el inicio del I milenio a. C.; definiendo la autenticidad lingüística y étnica celta de gran parte de las villas indígenas de las áreas del norte, centro y occidente, excepto por los vetones, lusitanos e indoeuropeos, bautizados y clasificados como precélticos; en tanto los vascones se proclaman como preindoeuropeos.

No obstante, de la equivalencia en su estilo de vida a la de múltiples pueblos de la región norte tales como los astures, cántabros y galaicos; su dialecto llamado protoeuskera, se estima semejante a las lenguas en la tierra este de la península; las del clan de pueblos conocidos como iberos, de un alto crecimiento económico.

Las corrientes clásicas bautizaron como celtíberos a aquellas clases de pueblos ubicados en una porción intermedia en lo que a geografía se refiere.

Invasiones

En medio del invierno del año 406, sacando provecho de la congelación del Rin (río alemán), los suevos, vándalos (grupos germanos) y alanos (grupos de distintos orígenes) usurparon el Imperio con gran brío.

Después de tres años, atravesaron el Monte Pirineos y arribaron a territorio ibérico, a su llegada fraccionaron entre sí las zonas occidentales; que homologaban aproximadamente lo que es hoy en día Portugal y el occidente español hasta su capital.

En tanto, los visigodos (pueblo germánico oriental), que ya habían invadido Roma dos años atrás, llegaron a la península en el año 412, descubriendo y fundando el reino de Tolosa (Toulouse, hoy en día al sur de Francia); y desarrollaron su dominio progresivamente en la región, despojando a los vándalos y alanos al norte del continente africano, antes de que estos dejaran su marca en la historia del territorio ibérico.

Después, luego de la conquista de Tolosa a manos de los francos y la merma de mucha parte de los territorios de la hoy Francia, mudaron la capital del imperio visigodo a Toledo (municipio español).

España como Imperio

Siendo uno de los primeros imperios del mundo moderno, el Imperio Español sería uno de los imperios más grande de la historia y enmarcado como el primer imperio global; lo anterior debido a que por primera vez un reino contaba con posesiones en el total de los continentes (menos Antártida), las cuales, no se comunicaban por tierra, siendo esta la diferencia con los otros imperios (mongol, romano y carolingio).

En el siglo XV de la historia de España, la corona española estaba en la consecución de nuevos canales comerciales de carácter netamente marítimos. Cristóbal Colón sería patrocinado financieramente en 1.492 por los Reyes católicos en la gesta de una nueva conexión comercial con Asia mediante el Océano Atlántico.

El arribo al Nuevo Mundo y el postrero descubrimiento de América edificaron el imperio. A lo largo del siglo XVI, España se convertiría en la mayor potencia del mundo occidental y primera potencia de la era; sin embargo, para el año 1.650 entraría en declive siendo sobrepasada por distintas potencias de su mismo continente.

Muchos territorios de América, Asia y África serían dominados por distintos conquistadores españoles. La aparición del Reino Portugués en 1.580 encumbraría el momento de total desarrollo formal del Imperio hispano. La zona de influencia de España se extendió, convirtiéndose en la principal potencia económica del orbe durante el siglo XVI.

Ver Más Historia Universal

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!