Contrapartida a la Pobreza

Contrapartida a la Pobreza - Economía colombiana

Contexto – Pobreza en Colombia

Siempre han existido diferencias concretas entre todos los seres humanos, diferencias que se esperarían fueran de tipo racial, ideal, sexual, religioso y/o cultural.

Pero evidentemente al transcurrir el tiempo se han venido marcando ciertas desemejanzas entre estos, que antes parecían ser controlables o inmunes a un maquillaje permanente.

Estas diferencias sencillamente se van dando desde el día en que cada persona nace. Unos llegan al mundo en las mejores condiciones y comodidades, otros nacen sin haber probado alguna ración de comida, puramente desnutridos.

Las políticas adoptadas por cada país repercuten indiscutiblemente en el rumbo de muchas de estas personas, pero es en sí el individualismo, el egoísmo y la falta de carisma de la mayoría, que hacen que cada vez menos personas pertenezcan al grupo de aquellos con alguna posibilidad de desarrollo ideológico, cultural, social y sobretodo humano.

«En el mundo actual cada siete segundos muere de hambre un niño menor de diez años». Los efectos del hambre y las bajas condiciones sanitarias tienen efectos tan graves que provocan enfermedades, pandemias y desnutriciones crónicas, que afectan radicalmente a la gran parte de la población mundial.

Esto nunca se va a detener si no se toman medidas drásticas o sencillamente efectivas. Los gobiernos deben tener en cuenta a la población más vulnerable conformada por niños, mujeres, ancianos, enfermos, desplazados, afectados por la guerra y gente que posee recursos insuficientes.

La falta de educación y el insuficiente fortalecimiento de una gran conciencia social a nivel mundial inevitablemente traducen un lento desarrollo mental, esto ha incrementado los malos valores y conductas atrasadas que tienden a formar el surgimiento de tendencias violentas en gran proporción de la población: “El hambre genera más hambre”.

En el mundo existe también una realidad socio – cultural que no solamente implica un terrorismo infalible y nefasto; si no que ha venido creando un resentimiento en muchas de las personas que les ha tocado vivir en carne propia las repercusiones inmediatas de carecer de un pedazo de pan a la hora del desayuno.

Teniendo en cuenta el tema del terrorismo, no solamente nos referimos a aquellas personas que por intereses propios, de su comunidad o por inconformidades respecto a su nivel de vida; tomen un rifle y vayan a la guerra a luchar por sus ideologías. Básicamente hablamos de una cultura creada exclusivamente por el terrorismo, podríamos llamarla la cultura del terror creada para cohibir, dominar y ejercer presiones en las opiniones y pensamientos de las personas. Es un miedo que éstas guardan interiormente bajo amenaza de “perder” lo poco que han construido, primordialmente mencionando sus vidas y la de sus familias.

Las personas acumulan prejuicios y sencillamente dejan de trazarse objetivos que los lleven un poco más lejos y modifiquen su estilo de vida. Miedos como “cambiar lo que conozco o lo que se me ha enseñado” hacen que se siga forjando una idea de poco desarrollo, mas bien de retraso.

Hoy en día existe en el mundo occidental una economía catalogada como “libre mercado”, esto traduce diferentes mercados donde se realizan infinitas transacciones de oferta y demanda de acuerdo a la restricción presupuestal y tecnológica que presente la capacidad de cada agente económico (familias, empresas y Estado).

Esto es muy relativo, como muchos de los puntos de la mundialización; desde hace un tiempo, se ha comprobado que el comercio sin fronteras tiende a ser un oligopolio empresarial, es decir, la concentración de los mercados de bienes y servicios en unas cuantas manos.

En este punto debemos mencionar el mal manejo de los recursos y la ineficaz distribución que hacen las empresas y el Estado de sus beneficios a sus trabajadores y ciudadanos, además de los pocos valores forjados y las condiciones tan pobres en que manejan su planta, producción y los fuertes efectos que tienen estos en los miembros de sus compañías. Incluso, el daño es tan grande que no sólo afecta a sus integrantes sino al mundo entero.

La escasez de recursos naturales y los desenlaces medioambientales a que dan lugar las industrias han venido acabando lo mucho que teníamos para subsistir y mantener a los seres vivos del planeta.

Las multinacionales tienen la filosofía al igual que otras empresas de “maximizar utilidades y minimizar costos”. Pero esto a costa de un gran precio, las miserables condiciones de trabajo y remuneración que experimentan los trabajadores. «En las zonas especiales de producción chinas, los obreros y las obreras trabajan hasta 16 horas diarias, los siete días de la semana; el salario medio por hora representa el equivalente a 50 céntimos suizos».

Se sabe que estas organizaciones pagan menos de un mínimo a sus empleados y no cubren las prestaciones y servicios necesarios que estos requieren; exigiendo a su vez un horario mas prolongado sin pagar “horas extras”. Además tienen objetivos intrínsecos que consisten en producir más por menos pero sobrepasando los niveles mínimos que exige la manutención de cualquier trabajador y la vida de éstos.

Por esta razón sus fábricas e industrias son ahora construidas en los países más pobres y menos desarrollados, donde contratan niños y mujeres que viven en condiciones desfavorables y que cumplen el requisito esencial para estas empresas de “mano de obra barata y no calificada” pues son personas ignorantes, sin oportunidades y que sólo buscan subsistir así otros se tomen atribuciones que no les corresponden sobre sus vidas.

Entre esos países subdesarrollados se encuentra Colombia, un país con suficiente riqueza biodiversidad y recursos, pero controlado por el papel de las grandes empresas en la sociedad. Colombia tiene todos los problemas mencionados anteriormente, la pobreza se encuentra encabezando las características poblacionales, donde más de la mitad de los habitantes del país viven con menos de dos dólares diarios.

SIGUIENTE PÁGINA: ASPECTOS DE LA POBREZA EN COLOMBIA

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!