Pulgarcito

Cuento de Pulgarcito

Los cuentos y rondas infantiles son una excelente actividad para realizar con los niños. No importa la hora o el lugar, siempre podremos poner a volar su imaginación con una historia y mostrarles una enseñanza. A continuación presentamos el cuento de Pulgarcito con su respectivo video:

Pulgarcito, pulgarcito ¿dónde estás?
¡Aquí estoy! ¡Gusto en saludarte, gusto en saludarte!
¡Ya me voy, ya me voy!

El que indica, el que indica…

Corazón, el del medio…

El meñique, el meñique…

La familia, la familia…

Video del cuento de Pulgarcito

Versión 2 del cuento de Pulgarcito

Érase una vez una familia de lañadores muy humildes cuyos hijos eran todos varones. De siete hermanos, el más joven de todos a pesar de ser muy inteligente y perspicaz era muy pequeño, tan pequeño que se podía comparar con el dedo pulgar al cual le debía su nombre, “Pulgarcito”.

La astucia de Pulgarcito lo mantenía siempre atento a cualquier detalle, y fue una noche cuando el joven escuchó una conversación de sus padres que le cambiaría la vida para siempre. La conversación lo entristeció mucho pues ellos hablaban sobre lo difícil situación económica de la familia. A pesar de la tristeza que le causó, rápidamente comenzó a buscarle una solución a esta situación.

Cuando amaneció, salió en busca de sus hermanos para alertarlos sobre lo que estaba sucediendo. Reunidos todos en el pajar, Pulgarcito les contó lo sucedido y les dijo:

– Ya nada de estos debéis preocuparle pues yo ya tengo una solución.

El hermano mayor un poco alarmado y desconfiado le dijo:

– ¿No me digas? ¿Qué es lo que pretendes?

– Mi solución es muy sencilla buscar oro y riquezas por el mundo. Para esto les propongo que mañana cuando vayamos en busca de leña al bosque nos escondamos detrás de los arbustos y esperemos a que ellos se cansen de buscarnos para salir en busca de nuestros propósitos.

Ante esta respuesta de Pulgarcito el más miedoso de todos los hermanos dijo:

– ¿Y qué hacemos si nos perdemos en el bosque? Cuando cae la noche, él se vuelve muy tenebroso y oscuro.

– Esto no va hacer un problema pues ya he pensado en eso. Mientras nos traslademos yo iré dejando miguitas de pan para poder encontrar el camino de regreso a casa.- respondió sabiamente Pulgarcito, que sabiamente ya había pensado en todo.

Después de todas estas explicaciones, todos los hermanos quedaron convencidos y juraron no contar de su plan a nadie.

Esa misma tarde sus padres le pidieron ayuda para recoger ramas en el bosque. Siguiendo el plan tal y como Pulgarcito se los había explicado los muchachos actuaron.

Algunos imprevistos surgieron pues la noche cayó antes de lo normal y una terrible tormenta comenzó a desarrollarse, esto les provocó miedo y trataron de volver a la casa rápidamente, pero las migas de pan que los guiarían de regreso a casa habían desaparecido y la única explicación posible era que los pájaros se las habían comido.

Ante tal situación, el hábil Pulgarcito, subió corriendo a un árbol con el propósito de encontrar un sitio hacia dónde ir, y fue en ese momento cuando divisó una luz a lo lejos. Rápidamente bajó del árbol y les dijo a sus hermanos:

– ¡Pude ver una casa así que iremos hacia allá!

Después de un largo caminar bajo la lluvia y de horas de cansancio y hambre llegaron al lugar. Al llegar una señora les abrió, a la que Pulgarcito le dijo:

– Somos siete niños que nos hemos perdido en la oscuridad de la noche y no sabemos dónde ir. ¿Tendría usted la cortesía de dejarnos pasar a la casa?

La mujer un poco desconcertada por tal petición les dijo:

– ¿Ustedes no saben quién es el dueño y señor de esta casa?

Después de ver la negación que le hicieron con la cabeza, la mujer les explicó que ella vivía ahí con su esposo, un temible ogro, que si los encontraba en la casa no dudaría en preparar con ellos una deliciosa sopa. Los niños a pesar de escuchar eso estaban tan exhaustos que no pensaron en las consecuencias y le suplicaron que los dejara descansar. Después de tanto insistir, la señora accedió a la petición de los niños y después de darles de comer los escondió debajo de la cama.

Un rato más tarde llegó el malvado ogro, quien nada más entrar en la casa comenzó a gritar como un loco:

– ¡Hay carne fresca en mi casa, puedo olerlo!

Aterrorizados del miedo permanecían bajo la cama pero los encontró. Inmediatamente quiso comérselos pero su mujer lo convenció de que por el momento tenían comida suficiente que los dejara para el día siguiente.

Esa noche ellos se acostaron a dormir en la misma habitación que las siete hijas del terrible ogro, pero al entrar Pulgarcito observó que las pequeñas tenían siete coronas de oro en la cabeza.

A pesar de que la mujer logró convencer al ogro, Pulgarcito desconfiaba de su palabra así que mientras todos dormían tomó las coronas de las pequeñas hijas del ogro y las colocó en la cabeza de sus hermanos. Y nuevamente tuvo razón porque a media noche el ogro entró en la habitación y dijo:

– Déjame ver a quien tenemos aquí… ¡Ay no! ¡Estas son mis hijas!

Así que gracias a la astucia del pequeño niño, el ogro se comió a sus hijas pensando que eran los siete hermanos.

Nada más que el ogro se volvió a quedar dormido, Pulgarcito despertó a sus hermanos y se fueron corriendo de ese terrible lugar.

Al amanecer cuando el ogro despertó y vio todo el engaño, se puso sus botos de siete leguas y salió en busca de ellos. Cuando ya le falta poco para atraparlos, los niños lo escucharon y se escondieron bajo una piedra. Como el ogro se cansó tanto se quedó dormido, y en ese momento Pulgarcito le dijo a sus hermanos que regresaran a la casa. Mientras tanto el se puso las botas mágicas del ogro y fue hasta su casa, y al llegar le dijo a su señora:

– Ha ocurrido una desgracia, el ogro ha sido capturado por unos ladrones y me ha pedido que viniese con sus botas a buscar todo el oro y la plata que tengáis para que lo liberen.

La mujer creyendo la historia se lo entregó todo, y el hábil Pulgarcito regresó a su casa con todas las riquezas donde sus padres y hermanos lo esperaban. Desde ese día nadie de esa familia volvió a pasar necesidades.

Pero este no es el fin, pues Pulgarcito ayudó durante muchos años al Rey pues le sirvió como mensajero, usando las botas mágicas del ogro, entre su ejército y él. De este modo logro incrementar aún más su fortuna y cuando ya tuvo suficiente regresó a su casa donde vivieron felices para siempre.

Más Cuentos Infantiles AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!