Rehabilitación Ecuestre para Todos

El caballo como Instrumento Terapéutico

Según los textos de terapia ocupacional, la equinoterapia se considera una terapia integral, que ofrece amplios beneficios en el área psicológica, utilizando al caballo como instrumento terapéutico; ya que la marcha de este animal presenta similitudes con la del humano.

Los ejercicios aplicados durante la monta, refuerzan y complementan el efecto terapéutico. Asimismo apoyan la regulación del tono muscular, la disminución de los efectos tónicos, la coordinación psicomotriz y la simetría corporal. También la estabilización del tronco y de la cabeza, el desarrollo de elasticidad, agilidad y fuerza muscular. Habilidades y destrezas necesarias para la funcionalidad e independencia del ser humano.

Es conocida también como hipoterapia o terapia asistida ecuestre con la cual se consigue una mejora física, ocupacional o emocional. Ayudando a niños, adolescentes y adultos a aumentar la confianza, la autoeficacia, la comunicación, la perspectiva, la habilidad de socializarse, el control de los impulsos y el aprendizaje de los límites.

Métodos de Equinoterapia

Dentro de la equinoterapia se emplean dos métodos: la Terapia Pasiva y la Terapia activa.

Terapia Pasiva:

El paciente se adapta pasivamente al movimiento del caballo sin ninguna acción por su parte. Aprovechando el calor corporal, los impulsos rítmicos y el patrón tridimensional del caballo. Se utiliza el “back riding”, técnica donde el terapeuta se sienta detrás del paciente para dar apoyo y alinearlo durante la monta.

Terapia Activa:

Se añade a la adaptación pasiva, la realización de ejercicios neuromusculares. Para estimular en mayor grado la normalización del tono muscular, el equilibrio, la coordinación psicomotriz y la simetría corporal. Asimismo, ejercicios de estimulación neurosensorial para incrementar la sinapsis neuronal y la plasticidad cerebral.

Beneficios de la Equinoterapia

  • Favorece funciones cognitivas: Memoria, atención, concentración, orientación y secuenciación.
  • Mejora el estado de ánimo y las destrezas psicosociales.
  • Favorecer destrezas motoras finas, gruesas, lateralidad, praxias e integración visomotora.
  • Mejora habilidades neuromusculares: reflejos, tono, fuerza, resistencia, control y alineación postural.
  • Promueve el reconocimiento y la conciencia sensorial.
  • Genera un buen procesamiento perceptual: espacial-temporal.

En general la equitación para los niños es un deporte muy completo que permite desarrollar la musculatura, principalmente de las piernas y glúteos. Mejora la coordinación motriz, el equilibrio y la orientación.

Junto a los beneficios físicos, la relación con el caballo le ayuda al niño a socializar, a tener confianza y seguridad en sí mismo. Mejora su capacidad de concentración y disciplina. Además el niño adquiere responsabilidad y respeto por los animales y la naturaleza.

Más Temas de Mascotas AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!