Vida de Ana Maria Hoyos

Te cuento que nací en Medellín, el 23 de junio de 1973, canceriana con ascendente piscis, tuve una infancia común y corriente, sin grandes hazañas ni fracasos, mis padres se separan cuando yo tengo diez años y aunque fue duro para mí, nunca dejé de ser la típica buena estudiante “Nerda” con gafas, que siempre ganaba los exámenes y que fuera de tener tiempo para ser una de las mejores del grupo, también era del conjunto musical del colegio, daba conferencias en otros colegios, practicaba deporte y era la niña consentida de la rectora, por lo tanto la más detestada entre mis compañeras, a propósito de compañeras quiero contarles que Naty París y yo salimos juntas del colegio y no es mentira que con ella me la llevo muy bien.

Bueno de ésta época te puedo contrar que fui novia de mi profesor de música tres años, el tenía treinta años y yo quince, como verán toda una “Lolita”, ese noviazgo termina como en casi todos los colegios, cuando entré a la universidad.

Entré a estudiar publicidad en la Pontificia Bolivariana, todo iba normal, ganaba becas, era del concejo estudiantil, era el orgullo de mis padres y el terror de mis compañeros, hasta que un día la Universidad decidió crear una programadora para lanzar personajes que estudiaran comunicación social, y como yo no perdía nada de lo que pasara, terminé haciendo casting, para presentar uno de los programas que pensaban lanzar.

Efectivamente quedé como la presentadora del primer concurso del canal regional teleantioquia “Hay gente para todo”, esto fue en 1992 y a partir de ese momento mi vida dio un giro total.

Ana Maria Hoyos“Hay gente para todo” fue un éxito total, a tal punto que me otorgan el premio Simón Bolívar de ese año, a raíz de eso, comienzan las entrevistas, una de las cuales terminó abriéndome las puertas para trabajar en una serie a nivel nacional “Señora Isabel”.

“Señora Isabel” fue un éxito en 1995 y fue un éxito personal porque rápidamente me dio a conocer a nivel nacional con el personaje de Jimena San Martín, después de esto las propuestas no se hicieron esperar, comienzo a trabajar en el noticiero Cripton como la presentadora de la sección de “Tras las huellas de las bellas” y paralelamente comienzo la novela “Mambo” que desafortunadamente duró poco tiempo al aire.

En 1996 realizo la obra de teatro “Se necesita un tenor” con el teatro La Castellana que fue todo un éxito de taquilla.

En ese mismo año comienzo la novela “María Bonita” con la actriz mexicana Adela Noriega, pero la programadora me propone salirme de esa novela para comenzar una nueva super producción “La Viuda de Blanco” con el personaje de Iluminada Urbina, logré ganarme el “Odio” de todos los seguidores de la novela y también ganarme el premio Tv y Novelas como mejor antagonista en 1997.

Es justamente en 1997, cuando se produce un receso en mi carrera, ya que quedo en embarazo, (ah! no les había contado que en 1995 me casé con el también actor Orlando Pardo)

Mi vida
Mi profesión

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!