Agricultura Orgánica vs. Agricultura Convencional

Agricultura Orgánica

Se ha puesto muy de moda el tema de la agricultura orgánica, por sus beneficios tanto para nuestra salud, como para el medio ambiente.

Es bien sabido que las prácticas modernas de la agricultura se exceden en la utilización de componentes sintéticos, pues se combaten las plagas y la maleza con pesticidas y herbicidas tóxicos y se fertiliza con abonos artificiales, comprometiendo nuestro bienestar y el del medio ambiente.

Esta agricultura moderna intensiva enfrenta dos graves cuestiones: En primer lugar, provoca una contaminación del suelo y las aguas debido al uso de abonos químicos y pesticidas. Además, estos productos causan un deterioro de la estructura del suelo al disminuir su carga bacteriana.

En segundo lugar, La agricultura moderna interfiere en la calidad de los alimentos mediante la presencia de tóxicos en la alimentación y la ausencia de ciertos nutrientes por causa de una fertilización deficiente.

De otro lado está la agricultura orgánica o ecológica, cuyo propósito fundamental es lograr una interacción óptima entre la tierra, los animales y las plantas, conservar los nutrientes naturales y los ciclos de energía y potenciar la diversidad biológica, todo lo cual contribuye a la agricultura sostenible.

Los alimentos cultivados orgánicamente proporcionan los rangos adecuados de vitaminas y minerales que necesita el cuerpo humano, en virtud de que se rotan los cultivos favoreciendo la regeneración del suelo y evitando su erosión.

La demanda por este tipo de alimentos está aumentando en todo el mundo, sobre todo en Europa, sin embargo en Colombia existe una evidente falta de cultura sobre los orgánicos, lo cual induce una productividad más baja comparada con la agricultura convencional y, en consecuencia, los productos llegan con un sobreprecio más o menos significativo al consumidor habitual de las grandes cadenas de supermercados.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!