Cartilla de Depresión

¿QUE ES LA DEPRESIÓN?

Introducción

La depresión es un trastorno que afecta entre un 10 a 20 % de la población.

Períodos breves de tristeza son normales. Sin embargo, cuando la sensación de falta de interés en las cosas, un humor depresivo, alteraciones del sueño o el apetito, falta de energía o concentración duran por al menos 2 semanas, usted puede estar sufriendo una depresión.

La depresión actualmente tiene un muy buen pronostico de recuperación si se trata en forma correcta, es decir por un médico especialista, el fármaco adecuado y un programa de apoyo al paciente y su familia.

Síntomas

Un trastorno como la depresión afecta el ánimo, y es mas similar a los cambios radicales del clima que a los arranques emocionales que resultan de problemas particulares y que generalmente tienen una corta vida.

Los síntomas centrales de la depresión son:

• caída del ánimo
• pérdida de energía e interés
• se siente enfermedad física o debilitamiento
• baja concentración
• apetito y sueño alterados
• disminución de las funciones físicas y mentales

Además, muchos problemas físicos genuinos como dolor pre-cordial, indigestión, constipación, dolores de cabeza o periodos alterados frecuentemente van de la mano con la depresión. Esto ocurre tan comúnmente que mucha gente se enfoca en estos problemas sin darse cuenta que están sufriendo depresión.

Pero es probablemente el sentimiento de:

• desesperanza
• desamparo
• culpa
• ansiedad

que también acompaña a la depresión, lo que es más difícil de soportar. Una indicación de la profundidad de desesperación experimentada por quienes la sufren es el hecho de que la depresión es la causa más común de suicidio.

Incluso así, es muy difícil para cualquiera que no tiene experiencia personal de depresión realmente entender el grado del problema.

El siguiente relato escrito por un anónimo, que apareció en el British Medical Journal, ayuda a ponerla en perspectiva:

“Un síntoma de los malos tiempos es que usted piensa que ellos nunca acabarán. Usted se convence a si mismo que está condenado para siempre a un estado de media vida. Usted despierta a un susurro y necesita un esfuerzo desmesurado de esperanza para dejar la cama. Usted sabe que debe levantarse para detener el sentimiento de desesperación, pero la languidez que es una característica de la condición lo mantiene ahí, contemplando el techo con una mirada estática, reflexionando sobre el interminable día que nos espera. Todo significa un esfuerzo y se realiza lentamente. La tarea más pequeña es un peso para usted… Problemas menores se convierten en temas de gran magnitud. Las decisiones son postergadas y evitadas. Las simples tareas son aplazadas indefinidamente. Lo peor de todo es la desintegración de su auto confianza. Usted titubea al hablar y al actuar. El sonar del teléfono lo hace saltar y no se atreve a responder”.

Una depresión puede afectar no solo al animo, según el famoso escritor W. Styrone, quién en su libro titulado “Darkness Visible” (“Obscuridad visible”) nos da una descripción profunda de sus propias experiencias personales de cuando sufrió de depresión.

Si usted experimenta síntomas similares a los mencionados anteriormente, le aconsejamos que lo analice con su médico.

CAUSAS

Introducción

La depresión es un desorden mental que afecta a las personas integralmente. Afecta sus sentimientos, pensamientos y acciones.

Las causas de la depresión son complejas y solo parcialmente comprendidas. La mayoría de los médicos aceptan que la depresión es causada por una combinación de factores biológicos (incluyendo genéticos), sociales y psicológicos.

El tratamiento, enfocado exclusivamente en uno solo de estos factores, no será tan beneficioso como un tratamiento que se ocupe de todos ellos.

Neurotransmisores

La causa exacta de depresión sigue sin aclararse. La explicación más probable, y sobre la cual se basa el tratamiento con antidepresivos, es que es una falta de equilibrio de ciertos mensajeros químicos (también conocidos como neurotransmisores) del cerebro.

Los neurotransmisores, de los que existen alrededor de 30, transfieren mensajes entre células nerviosas del cerebro. Cierta evidencia sugiere que la depresión es causada por una deficiencia en dos neurotransmisores denominados noradrenalina y serotonina. Aunque esto no explica todo lo que se conoce acerca de la depresión, al menos sirve como modelo “farmacológico” útil y comúnmente se denomina como “la hipótesis de depresión de monoaminas”.

¿Pero si la depresión es causada por una falta de equilibrio de estos neurotransmisores, qué la provoca en primer lugar?

Factores genéticos

Existe un creciente interés en los enfoques genéticos para entender una variedad de enfermedades y la depresión no es la excepción. Algunas personas ciertamente parecen ser más vulnerables a la depresión que otras y existe una creciente evidencia de que algunos genes podrían volver a algunos individuos susceptibles a la enfermedad. Esto también explicaría por qué la depresión frecuentemente viene de las familias. Algunos estudios han demostrado que las personas que tienen familiares con depresión tienen una posibilidad en cuatro de desarrollarla, comparado con sólo una en 14 en la población en general.

Recientemente, los científicos de la Universidad de Edimburgo identificaron un gen que aumenta el riesgo de depresión cuatro veces y confiere susceptibilidad a la depresión en más de un 10 por ciento de las personas afectadas. Se sabe que el gen codifica una proteína involucrada en el transporte de serotonina en el cerebro, lo que lo relaciona a la explicación farmacológica de depresión. Pero cualquier entendimiento genético completo de esta enfermedad es un largo camino y los investigadores estiman que pueden haber casi otros 30 genes depresivos involucrados.

Causantes externos

Sin embargo, en la mayoría de los casos, probablemente no es suficiente con sólo tener estos genes para que se produzca la depresión por si sola. Situaciones de tensión pueden exacerbar esta vulnerabilidad. La depresión puede ser provocada por un gran número de factores como el desempleo, luto, aislamiento social o incluso una enfermedad física severa.

Pero mientras es importante reconocer el rol de que estos causantes pueden jugar en el desarrollo de la depresión, también es importante saber que en algunas instancias la depresión afecta completamente en forma inesperada por razones no obvias. Mientras esto puede parecer más duro de entender tanto para quien la padece como para aquellos que lo rodean, este tipo de depresión no es menos difícil de manejar o merece ayuda.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Puedo tomar alcohol durante mi tratamiento?

No es recomendable.

Además como es adictivo, el alcohol en exceso es siempre un peligro para la salud. Pero en el caso de una depresión, incluso puede profundizar el estado de tristeza además de provocar molestias gástricas y dolor de cabeza.

¿Es peligroso automedicarse?

No es lo mismo tratar una depresión que un dolor de cabeza.

Los antidepresivos tienen una gran acción terapéutica, pero también poseen distintos efectos en cada persona los cuales tienen que ser analizados por un médico.

Solo un médico puede prescribir antidepresivos, los cuales indicará de acuerdo al tipo de depresión que afecte a una persona y en la dosis necesaria para su recuperación.
Siempre consulte a un médico.

¿Qué pasa si me olvido de tomar una tableta?

Tómesela en cuanto se acuerde, pero no duplique la dosis. Es decir, no tome dos comprimidos si le han indicado tomar solo uno.

Es importante que recuerde que siempre es mejor cuando usted se toma la medicina a la misma hora todos los días y en la dosis recomendada.

Apóyese en su pareja o familia para que le recuerden la hora de la toma, además de ayudarle los hará sentirse parte de su mejoriá.

¿Por qué tengo que tomar mi medicamento si ya me siento mucho mejor?

Es esencial seguir la terapia por el tiempo que su médico le ha indicado.
Así como al inicio la mejoría se siente poco uniforme, la recuperación no es estable sino hasta que se cumple un plazo determinado, que en promedio y según el caso, bordea los 6 meses como mínimo.

¿Es verdad que luego de meses de tomar antidepresivos me puedo volver adicto al medicamento?

Es totalmente falso.

La razón es que, afortunadamente, los médicos especialistas cuentan hoy con mejores antidepresivos (como los de “última generación”) que no solo cuentan con un mejor mecanismo de acción, sino que además estos nuevos medicamentos no tienen ningún poder adictivo.
Una de las ventajas más interesantes de algunos de estos, es que por tener efectos sobre la ansiedad o el sueño, evitan el uso de otros fármacos.

Me tomo el medicamento “sagradamente”, pero a pesar de esto hay días en que vuelvo a sentirme ahogada.¿Será por que no está haciendo efecto el tratamiento?

Cualquier duda sobre el avance en su mejoría debe conversarla con su médico.

Sin embargo, es bueno saber que su medicamento le subirá el ánimo paulatinamente y por lo tanto con el tiempo volverá a tener todas las emociones normales de cualquier persona : alegría, tristeza, nostalgia, satisfacción, etc.

Usted sabe que nadie está permanentemente feliz y por ello, una vez que se recupere encontrará más equilibrio en sus emociones.

Ahora que me siento mucho mejor, ¿puedo bajar las dosis de mi medicamento?

No, por ningún motivo haga eso.

Si su tratamiento se lo prescribió un médico experto, tenga la seguridad que es el correcto. Es él quién puede establecer la dosis exacta que usted debe usar.

En todo caso y para su tranquilidad, por favor consulte con su médico lo antes posible.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!