Tratamientos que Existen para Detectar el Cáncer de Pulmón

¿Cuáles son las Tratamientos Que Existen para Detectar el Cáncer de Pulmón? 

Con los tratamientos existentes para el cáncer de pulmón se destruyen las células malas y se puede evitar que el cáncer afecte a otros órganos, así mismo, el proceso de crecimiento de las células malas se puede volver muy lento. Entre los tratamientos se pueden encontrar la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. Para la cirugía y la radioterapia se habla que son tratamientos locales, es decir, se trabaja directamente sobre el pulmón que es el sitio afectado, mientras que para la quimioterapia el tratamiento es sistémico que quiere decir que su acción está en todo el cuerpo seleccionando tanto células malas como células buenas.

Cirugía 

A pesar de los mejores tratamientos desarrollados con quimioterapia y radioterapia, la resección quirúrgica sigue siendo la terapia más importante en el tratamiento potencialmente curativo para el cáncer pulmonar de célula no pequeña.

Todos los pacientes son sometidos a varias pruebas de evaluación de su función respiratoria y del corazón para establecer cual es su estado de salud.

De acuerdo a los resultados y el estadio de la enfermedad, el médico tratante evaluará si puede o no realizar la cirugía.

Recomendación

El médico le enviará los siguientes exámenes:

Espirometría/curva flujo, gases arteriales y difusión pulmonar de CO2 (DLCO) de volumen para valorar como están funcionando tus pulmones.

Electrocardiograma para evaluar la función de tu corazón.

En caso que los resultados no sean adecuados, el médico le ordenará exámenes complementarios como prueba de perfusión miocárdica, ecocardiograma y prueba cardiopulmonar integrada.

Recuerde…

Antes y durante los exámenes

  • Solicite al personal de la salud que le atiende, la explicación del examen que le realizarán.
  • Cuéntele sobre su estado de salud, cirugías y demás para que tengan precaución durante la prueba.

Se puede hablar de un procedimiento quirúrgico pequeño, mediano y mayor.

Pequeño cuando hablamos de resección en cuña o segmentectomía, mediano con lobectomía y mayor con neumonectomía.

La resección en cuña o la extracción se realizan cuando el tumor solo afecta una mínima parte del lóbulo, lóbulo que hace parte del pulmón. La lobectomía se realiza cuanto hay compromiso total de una de las partes del pulmón, o sea uno de los lóbulos y finalmente la neumonectomía se realiza cuando se compromete todo el pulmón a causa del cáncer.

La recuperación después de la cirugía depende de cada organismo, este puede llevar de días a semanas y se debe tener tranquilidad para volver a retomar las actividades diarias que se venían realizando antes de la cirugía.

Recomendación

La elección de la intervención (lobectomía o neumonectomía) debe ser realizada mediante una junta multidisciplinaria donde se evalúe las condiciones clínicas y sus preferencias como paciente.

La junta multidisciplinaria deberá estar conformada por representantes de neumología, cirugía de tórax, oncología clínica y/o oncología radioterápica, radiología y patología.

(Lea También: Síntomas Desagradables durante el Tratamiento de Cáncer de Pulmón)

Quimioterapia

El nombre antineoplásico es el nombre que reciben los medicamentos para el tratamiento del cáncer. Este tratamiento se realiza por periodos de tiempo o ciclos, con el objetivo que el cuerpo descanse y se recupere energía para poder continuar con los ciclos de quimioterapia que el médico le recomiende.

La quimioterapia consiste en la administración de medicamentos para tratar el cáncer y en nuestro caso específico para el cáncer de pulmón.

Generalmente su administración es por una vena periférica, el personal de salud observará cuidadosamente un sitio adecuado que puede ir desde la mano hasta el brazo de la persona.

En este tratamiento se deben conocer dos palabras, neoadyuvante y adyuvante. 

La primera “neoadyuvante” significa que primero se administra la quimioterapia antes de una cirugía o antes del inicio en las sesiones de radioterapia, y la segunda palabra “adyuvante” significa que la quimioterapia sigue después de la cirugía.

También existen tratamientos que son administrados por primera vez a los pacientes que no pueden ser sometidos a cirugía por su estado funcional y el estadio de la enfermedad, a estos se les denominan de primera línea.

 El objetivo de este tratamiento es controlar la enfermedad y aumentar la probabilidad de vida del paciente. Se administra según los factores de riesgo de cada paciente y las características de su enfermedad

Guía para el Cáncer de Pulmón, AQUÍ

Radioterapia

Así como en la quimioterapia, el objetivo de la radioterapia es buscar que las células malas no se dividan, no crezcan y eliminarlas por completo. Este tratamiento utiliza rayos con mucha energía, los cuales no se pueden ver, así como pasa con los rayos X. La radioterapia es un tratamiento local, que emplea equipos de alta tecnología, donde no se verán afectados órganos sanos o tejidos sanos del cuerpo.

Antes de iniciar las sesiones de radioterapia se debe planear la dosis total que será administrada, con el fin de dividir las dosis para el periodo de tratamiento.

La idea principal y el secreto de la radioterapia consiste en no faltar a ninguna sesión de lunes a viernes, su duración puede estar en un periodo de 4 a 6 semanas y cada día la sesión durará entre dos a cinco minutos, por lo cual hace que su manejo pueda ser ambulatorio y no causar dificultades en las actividades cotidianas; sin embargo, se debe tener precaución con las recomendaciones indicadas por el equipo de salud.

La radioterapia no produce dolor y no tiene efectos como la caída del cabello, a no ser que se llegue a trabajar sobre el cuero cabelludo. Para evitar irritación o problemas en la zona en que se va a realizar el tratamiento de radioterapia no se deben usar cremas, ungüentos, talcos, y aceites, no se debe rascar sobre el sitio del tratamiento y para el baño diario se debe usar jabón con un PH neutro.

Quimiorradioterapia

En algunas situaciones el tratamiento puede ser simultaneo (al mismo tiempo) entre la quimioterapia y la radioterapia y a esta forma de tratamiento se conoce como concomitante.

En este escenario la quimioradioterapia concomitante es usada generalmente para el tratamiento inicial de los pacientes con estadio III con cáncer de pulmón de célula no pequeña que no son candidatos a tratamiento quirúrgico inicial. Sin embargo, dentro de este grupo de pacientes pueden presentarse 3 situaciones diferentes:

  1. Tumor potencialmente resecable, caso en el que permanece incierto si la cirugía después de tratamiento neoadyuvante con quimio-radioterapia mejora la probabilidad de vivir del paciente.
  2. Tumor irresecable, estos son los pacientes con enfermedad en estadio avanzados donde la quimioradioterapia constituye el estándar de tratamiento.
  3. Pacientes con mal estado funcional, edad avanzada y/o comorbilidad importante, que no son candidatos a tratamiento combinado. La radioterapia como tratamiento único, puede ser una buena alternativa con menor toxicidad.

Inhibidores de Tirosin Quinasa

 Este tipo de tratamiento va dirigido contra el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) que se encuentra ubicado en la superficie de la célula. Este medicamento impide el crecimiento de las células tumorales e induce la muerte de las mismas.

Anticuerpos Monoclonales

 Otro tipo de tratamiento contra el cáncer de pulmón son los anticuerpos monoclonales.

Estos son sustancias que el sistema inmune (defensas) produce para contrarrestar diferentes enfermedades. Cuando son utilizados como tratamiento, esto son producidos en laboratorios mediante técnicas sofisticadas.

Existen dos tipos de anticuerpos, uno de ellos va dirigido contra el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF) y el otro contra receptor de crecimiento del endotelio vascular (EGFR), ambos inhiben la formación de vasos sanguíneos por parte del tumor, el crecimiento de células y la migración de células malignas a otra parte del cuerpo

Recomendación

En conjunto con su médico tratante, debe evaluarse la toxicidad del tratamiento con anticuerpos monoclonales (bevacizumab) prestando especial interés ante la presencia de vómito con sangre (hemoptisis), la cual puede ser una causal del aumento de riesgo de mortalidad asociada al tratamiento. De la misma manera debe hacerse esta evaluación cuando el tratamiento sea Inhibidores de tirosin quinasa.

Pregunte a su médico… 
  • Pregunte a su médico…
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para mi enfermedad?
  • ¿En que consiste cada uno de estos tratamientos?
  • ¿En qué consiste el tratamiento, con qué frecuencia será administrado y por cuánto tiempo?
Más Guías de Salud y Enfermedades AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!