Ahogamiento Inminente

ahogamiento-inminente
Definición

El ahogamiento inminente significa que una persona casi ha muerto por no poder respirar (asfixia) debajo del agua.
Si una persona ha sido rescatada de una situación en la que ha estado a punto de ahogarse, es importante recibir primeros auxilios y atención médica.

Consideraciones generales

• En los Estados Unidos, de 6.000 a 8.000 personas se ahogan cada año y la mayoría de los ahogamientos ocurren a corta distancia del área de seguridad. La acción inmediata y los primeros auxilios pueden evitar la muerte.
• Por lo general, la persona que se está ahogando NO puede pedir ayuda, por lo que se debe estar alerta a los signos de un ahogamiento.
• Se debe sospechar de un accidente cuando se observa a una persona en el agua con toda su ropa, o si se aprecian movimientos desiguales al nadar que puedan indicar que el nadador se está cansando. Con frecuencia, el cuerpo se hunde y sólo la cabeza sobresale por encima del agua.
• Es posible revivir a una víctima por ahogamiento aun después de un período prolongado de sumersión, especialmente si la víctima ha estado en agua muy fría.
• Los niños pueden ahogarse en tan sólo unas pocas pulgadas de agua.

Causas

• Dejar niños pequeños sin vigilancia alrededor de tinas y piscinas
• Consumo de alcohol al viajar en botes o al nadar
• Incapacidad de nadar o experimentar pánico al nadar
• Caer a través de capas de hielo delgadas
• Golpes en la cabeza o convulsiones cuando la persona está en el agua
• Intento de suicidio

Procedimiento en Ahogamiento Síntomas

Los síntomas varían, pero pueden incluir:

• Distensión abdominal
• Piel azulada en la cara, especialmente en los labios
• Piel fría y de apariencia pálida
• Confusión
• Tos con un esputo rosado y espumoso
• Irritabilidad
• Letargo
• Ausencia de respiración
• Agitación
• Respiraciones poco profundas o jadeos
• Dolor en el pecho
• Pérdida del conocimiento
• Vómitos

Primeros auxilios

Cuando alguien se está ahogando:

• Se recomienda lanzarle a la persona una vara o una rama larga o arrojarle una cuerda atada a un objeto flotante, como un aro o un chaleco salvavidas, y luego halarla hasta la orilla.
• Es posible que las personas que han caído en hielo no sean capaces de agarrar objetos a su alcance o de sostenerse mientras los halan a un sitio seguro.
• El socorrista debe evitar ponerse a sí mismo en una situación de peligro y no se debe meter al agua o hielo a menos que esté absolutamente convencido de que es seguro hacerlo.
• Si el socorrista tiene el entrenamiento suficiente para rescatar personas, debe hacerlo de inmediato si está absolutamente seguro de que esto no le causará daño.

Si la víctima ha dejado de respirar, se debe comenzar a dar respiración boca a boca tan pronto como se pueda. Esto significa que se debe comenzar con el proceso de respiración asistida aún mientras se está en el agua.

Se continúa dando respiración a la víctima a intervalos de pocos segundos mientras se la traslada hasta tierra seca. Una vez en tierra, de ser necesario se administra RCP. Para conocer las instrucciones paso a paso que se deben seguir en la respiración boca a boca, ver el artículo sobre RCP.

Siempre se debe tener precaución cuando se moviliza a una persona que se está ahogando. Se debe asumir que la víctima tiene una lesión en el cuello o la columna y no se debe voltear o doblar el cuello. Se recomienda tomar las medidas apropiadas para inmovilizar la cabeza y el cuello durante el procedimiento de reanimación y el transporte de la víctima; se le puede inmovilizar la cabeza con cinta, fijándola a una tabla de refuerzo o a una camilla, o asegurarle el cuello colocando toallas enrolladas u otros objetos a su alrededor.

Se recomienda seguir estos pasos adicionales:

• Es imprescindible mantener a la víctima calmada e inmóvil y buscar asistencia médica de inmediato.
• Para ayudar a evitar la hipotermia, se debe retirar las ropas mojadas y frías de la víctima y cubrirla con algo caliente si es posible.
• Se deben administrar los primeros auxilios para cualquier otra lesión seria.
• A medida que la víctima comienza a respirar, puede que tosa y experimente dificultad en la respiración. Se la debe calmar y dar confianza hasta que llegue la ayuda médica.

No se debe

• NO se debe entrar al hielo a rescatar a una persona que se está ahogando si se puede alcanzar estirando el brazo o con un objeto extendido.
• NO se debe tratar de rescatar a la víctima nadando, a menos que se tenga el entrenamiento para llevar a cabo rescates en el agua.
• NO se debe entrar en aguas turbulentas o fuertes que puedan poner en peligro al rescatista.
• La maniobra de Heimlich no es parte de la rutina de rescate de una víctima que ha estado a punto de ahogarse. Esta maniobra no se debe realizar a menos que no se tenga éxito con intentos repetitivos de posicionar las vías respiratorias y usar la respiración boca a boca para insuflar aire en los pulmones, y se sospeche que la víctima tenga una obstrucción en las vías aéreas. Realizar la maniobra de Heimlich aumenta las probabilidades de que una víctima inconsciente vomite y se ahogue luego con el vómito.

Maniobra de Heimlich
Se debe buscar asistencia médica de emergencia si

Si el rescatista o socorrista no puede salvar a una persona que se está ahogando sin poner en peligro su vida, debe pedir asistencia médica de emergencia inmediatamente. En cambio, si el socorrista está entrenado y puede realizar el rescate, debe proceder de inmediato y luego buscar ayuda médica.

Todas las víctimas que han estado a punto de ahogarse deben ser revisadas por un médico, ya que aunque las personas puedan revivir rápidamente en la escena del incidente, las complicaciones pulmonares son comunes.

Prevención

• Evitar ingerir alcohol mientras se está nadando o viajando en una embarcación.
• Seguir las normas de seguridad en el agua.
• Tomar un curso de seguridad en el agua.
• Nunca permitir que los niños naden solos o sin supervisión, sin importar su capacidad para nadar.
• Nunca dejar a los niños solos por ningún período de tiempo ni permitirles estar fuera del campo visual de los adultos cuando hay alguna piscina o cuerpo de agua cerca. Los ahogamientos han ocurrido cuando los padres dejan a los niños “por un instante” para atender el teléfono o la puerta.
• El ahogamiento puede ocurrir dentro de cualquier contenedor de agua, como vasijas, cubetas, cajas para el hielo, piscinas para niños o bañeras, por lo que éstos no deben dejarse llenos de agua. Se recomienda igualmente asegurar la tapa del inodoro con un dispositivo de seguridad para niños.
• Cercar todas las piscinas o tinas de agua caliente, asegurar todas las puertas de acceso a exteriores e instalar alarmas en las puertas y piscinas.
• Si no se encuentra a un niño, se debe revisar la piscina de inmediato.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!