Estrés: Síntomas, Causas y Factores de Riesgo

Estrés: Síntomas, Causas y Factores de Riesgo

¿Qué es el Estrés?

Es un estado de agotamiento mental, también puede definirse como un mecanismo o reacción de una persona que vive un exceso de situaciones amenazantes y que tiene efectos negativos en la vida de la persona.

Síntomas de Estrés

Síntomas Físicos

1. Tensión muscular
2. Dolor de cabeza tensional
3. Sequedad en la boca
4. Dificultad para comer
5. Insomnio o exceso de sueño
6. Pérdida de peso
7. Pérdida de deseo sexual
8. Resequedad en la boca
9. Diarrea o estreñimiento
10. Falta de energía
11. Cansancio constante

Síntomas Emocionales

1. Agitación
2. Pérdida de control
3. Poca tolerancia a la frustración
4. Pensamientos dispersos
5. Problemas para concentrarse
6. Baja autoestima

Síntomas Cognitivos

1. Preocupación constante
2. Desorganización
3. Pensamientos acelerados
4. Pesimismo
5. Mala memoria

Síntomas Conductuales

1. Cambios al comer, puede dejar de comer o comer en exceso
2. Posponer responsabilidades
3. Comenzar a consumir o consumir en exceso de alcohol, cigarrillo drogas
4. Inquietud
5. Comerse las uñas

Causas de Estrés

Básicamente son dos factores que causan el estrés, la primera son los factores del entorno como exceso de trabajo, problemas familiares, problemas económicos, dificultades para entablar una relación social, etc.

La segunda es la reacción de la persona frente a esas situaciones, ambas cuando se relacionan provocan los síntomas de estrés.

Tratamiento para el Estrés

El tratamiento consiste en dos partes, la primera en recibir ayuda psicológica, se realizan terapias cognitivo conductual que buscan al paciente a observar y corregir sus pensamientos, emociones y conductas.

También se realizan terapias de relajación donde se aprende a relajar y soltar los músculos, a disminuir la activación fisiológica y respirar correctamente.

Y la segunda parte incluye medicación con ansiolíticos que ayudan a redecir los síntomas de ansiedad, ataques de pánico y obsesiones.

Tipos de Estrés

Según la Asociación Americana de Psicología, APA, el estrés se puede presentar de dos formas:

1. Agudo: se da por un periodo muy corto, es muy frecuente y normal cuando hay cambios en la rutina o se enfrentan situaciones nuevas como una separación, un trabajo nuevo, etc.

2. Crónico: los síntomas permanecen por mucho más tiempo, desde semanas hasta meses, generalmente ante este tipo de estrés las personas que lo padecen no lo notan y esto afecta directamente su estado de salud.

Más Temas de Salud AQUÍ