La Tintura del Cabello

Tintura del Cabello

Aun si usted goza de un cabello bien cuidado y saludable. ¿No ha estado tentada alguna vez a cambiar su aspecto pero no lo ha intentado por el temor a darle un vuelco total a su apariencia con una excelente tintura del cabello?

Tal vez este sea el momento de hacerlo. Aunque para no precipitarse puede empezar con cambios leves como un tinte temporal, el cual dura hasta el momento en que usted lave de nuevo su cabello. Experimente intercalando mechones más claros o acostúmbrese a utilizar colores de origen vegetal, los cuales desaparecen con los sucesivos enjuagues.

Tinturarse obedece a factores como el deseo de cubrir las canas, cambiar de imagen, estar a la moda o mejorar el aspecto del cabello, ya que después de este procedimiento el cabello luce brillante y lleno de vida.

A la hora de elegir un color determinado recuerde que la tintura debe escogerse de acuerdo con la pigmentación natural de la piel. Los latinos, por ejemplo, tienen pigmentos granulosos que producen, la mayoría de las veces, reflejos en tonos dorados o rojizos.

Trucos para tinturar el cabello

La aplicación acertada de la tintura del cabello, no sólo lo embellece sino que además crea ilusiones ópticas que disimulan las imperfecciones del rostro. A continuación le ofrecemos algunos trucos utilizados por los profesionales:

Si su rostro es muy estrecho o delgado. Concentre los visos del cabello en los lados, aplicando muy pocos en la parte superior.

Cuando la cara es redonda, en lugar de iluminaciones se usan mechones de uno o dos tonos más oscuros que el del cabello. La mayoría debe ubicarse hacia los lados, para crear la ilusión de rostro delgado.

Si su nariz es prominente puede hacerse una raya a un lado y aclarar ligeramente el flequillo para dirigir las miradas hacia arriba.

Las personas con frente estrecha pueden hacerla ver más despejada recurriendo a la iluminación de los los mechones del perfil frontal del cuero cabelludo. Comenzando por los que caen sobre la parte superior de la oreja y llevándolos hacia la otra.

La papada es una imperfección difícil de disimular, sin embargo, con un corte que vaya más debajo de la barbilla e iluminaciones sólo en los mechones de arriba, usted hará que las miradas se dirijan naturalmente a la zona más clara alrededor del rostro. Restando importancia a la prominencia.

Para los ojos caídos, recomendamos añadir unas iluminaciones en la parte del peinado que cae sobre estos y de paso aclarar las cejas uno o dos tonos, con el fin de levantar la inclinación de la esquina exterior.

Más Tips para el Cabello AQUÍ