Tips de Maquillaje

maquillar-tips

El Maquillaje

Maquillar el rostro no significa convertirlo en una máscara. Lo que se busca es resaltar sus puntos positivos y hacer menos notorios los desfavorables.

El maquillaje suele compararse muchas veces con una máscara, sin tomar en cuenta que su finalidad es ante todo resaltar los puntos positivos del rostro y disimular los desfavorables.

Este recurso, al igual que las rutinas de belleza, refleja la sensibilidad y el gusto con que la persona se ocupa de su apariencia estética.

¿Se ha dado cuenta de que cuando amanece triste o deprimida deja su arreglo personal a un lado y no se preocupa por lucir bien? ¿Y de que en días de especial significado o de un optimismo a flor de piel, se esmera en cada aspecto de su apariencia?

Por esto es importante tener en cuenta que sentirse bien presentada puede elevar su autoestima y proyectar una mejor imagen hacia los demás.

Conscientes del cambio físico o mental que ofrecen los cosméticos, las compañías de belleza producen una inmensa gama de productos que le permiten lucir espléndidamente en cualquier lugar y circunstancia.

Criterios básicos para maquillarse

maquillaje-naturalSon tantas las ayudas cosméticas que se encuentran en el mercado, y tantos los favores que ofrecen, que no es fácil elegir.

Lo más importante, sin embargo, antes de tomar cualquier decisión, es tener en cuenta su tipo de piel.

Hecho esto, es recomendables que examine detenidamente su rostro, analizando cuales son los puntos que desea destacar y cuales minimizar. Para ello escoja un día libre de compromisos y acomódese en un lugar bien iluminado, evitando la luz blanca, ya que resta tonalidades a la cara.

Con la ayuda de un espejo familiarícese, con sus facciones, analice la textura de su cutis y descubra como sacarle partido a su rostro con los cosméticos adecuados.

Nunca se exceda en el uso de maquillaje, si no quiere que adquiera apariencia artificial y se asemeje, esta vez sí, a una máscara que distorsione la imagen que usted desea proyectar.

Maquíllese siempre de acuerdo con la hora del día o de la noche y el tipo de actividad a la cual se vaya a dedicar.

Su rostro es una sola unidad, por esto no debe concentrar su tarea de maquillaje solamente en los ojos; su boca, mejillas, nariz y barbilla deben complementarse entre sí para crear una imagen uniforme.

Cuando haya definido los puntos positivos o negativos de su cara, ensaye varios tipos de maquillaje y seleccione el más delicado para el día; deje el sofisticado para las horas de la noche.

El Visajismo

Este termino hace referencia ala arte de corregir el rostro y acentuar sus rasgos más bellos por medio del maquillaje.

Con un poco de practica y dedicación usted puede aprender a esculpir el rostro que siempre ha querido lucir; solamente necesita la ayuda de bases y sombras de diferentes tonos y aplicarlas en lugares específicos.

Así, por ejemplo, los colores claros resaltaran las áreas de mayor profundidad en el rostro y ocultarán las protuberancias.

Rostros de hoy

La flexibilidad que usted dé a su maquillaje es muy importante, ya que a medida que las casas de la belleza lanzan nuevos colores, la moda y los cosmetólogos imponen a su vez cambios en la forma de aplicación de los productos. Hay que evolucionar y dejar atrás sin temores las antiguas prácticas; experimente y actualice sus cosméticos para estar al día con la imagen de los tiempos modernos.

La velocidad con que se vive actualmente hace necesario que dé rienda suelta a su imaginación: combine colores nuevos y alegres, cree un maquillaje acorde con su personalidad y tenga en cuenta las actividades que realiza diariamente.

Le recomendamos usar en las horas del día un maquillaje suave y claro que no le exija pasar largos ratos frente al espejo ni retocarlo constantemente; este tipo de maquillaje da además una apariencia juvenil y saludable.

Muchos de los productos que han aparecido recientemente dejan en su rostro un brillo natural que lo hace especialmente sensual y atractivo. Algunos son tan ligeros que permiten ver la piel a través de sus modernos matices. Estos tonos básicamente pasteles y neutros, permiten crear ojos grandes y definidos, cejas arqueadas y bien arregladas, mejillas rosadas y transparentes.

En los momentos de tensión es aconsejable usar una base ligera sobre su rostro, sobre todo en las esquinas internas de los ojos y alrededor de la nariz. Para los ojos basta con una capa de rímel, y en caso de morderse los labios por el nerviosismo, puede recurrir un lápiz labial que contenga humectantes; así evitará el resecamiento de esta área.

Proceso para un Buen Maquillaje

Empecemos por algo muy fácil, los colores y las rayas:

El color claro: Ensancha – Resalta
El color oscuro: Angosta – Adelgaza. Estrecha – Acorta.
Las rayas verticales: Adelgazan y alargan.
Las rayas horizontales: Acortan y Ensanchan.
Hay colores cálidos y colores fríos.

Los cálidos pertenecen a la gama de los dorados, colores tierras, ocres, café, terracota, amarillo y naranjas. Los pueden usar las mujeres morenas, trigueñas o doradas.

Los colores fríos. Pertenecen a la gama de los plateados, colores grises, azules, morados, lila, rosados, fucsia y vino tinto. Lo pueden usar las mujeres de color claro, blancas y blancas rosadas.

Tanto para el vestir y el maquillaje es preciso saber que tipo de cuerpo, rostro y tez tenemos. El color del tono de su piel, de sus ojos y cabello determinan su tipo. La mujer tipo dorado, morena y trigueña pertenecen a los colores cálidos, gama dorada.

La mujer blanca, blanca rosada blanca con cabellos muy oscuro, las de mejillas sonrosadas pertenecen a los colores fríos, gama plateada.

Si bien el maquillaje es una valiosa herramienta para hacerla ver fresca y radiante cada día, no servirá de mucho si a las pocas horas las mejillas lucen sin color, la sombra se ha acumulado en el pliegue de los párpados y el labial se ha corrido.

Como seguramente usted no cuenta con mucho tiempo para estar retocando a cada momento su maquillaje, le recordamos algunos pasos y trucos básicos que lo harán más duradero:

La preparación de la piel

Antes de iniciar el proceso del maquillaje debe eliminar todo rastro de crema limpiadora y tonificar el cutis para cerrar los poros.

Si tiene piel grasosa, no se preocupe: aunque este cutis no permite una permanencia prolongada del maquillaje, puede recurrir a humectantes o cremas nutritivas especiales, que no solamente eliminarán el brillo sino que harán que el maquillaje dure más tiempo.

La pre-base

Anteriormente el paso más importante del maquillaje era la base, la cual daba uniformidad a la piel cubriendo las imperfecciones; ahora las casas de belleza han lanzado los polvos o bases de colores que funcionan como pre-base, los cuales corrigen y disimulan defectos como el cutis opaco y otras irregularidades en la piel.

Vienen en cuatro tonalidades principales: malva, azul, verde, coral y amarillo.

Los colores malva los puede utilizar si su piel es clara y necesita resaltar algunos puntos claves o cubrir los tonos amarillentos del cutis.

Los tonos azules son especialmente para las mujeres de cabello castaño y piel blanca y ayudan a disminuir los vasos capilares rotos que se aprecian a través de la epidermis.

Los polvos y bases de color verde ayudan a suavizar el color de las pieles rojizas, dándoles mayor uniformidad y consistencia.

Los tonos corales o salmón son ideales paras las personas de piel oscura que carecen de uniformidad en la dermis: Su textura les brinda una apariencia saludable.

En caso de tener un cutis demasiado seco, puede sustituir los polvos de colores por pre-bases líquidas, que se aplican antes del maquillaje y gracias a su consistencia ligera se difuminan fácilmente y ayudan a fijar los cosméticos.

La base

La base es un elemento esencial para dar uniformidad a la piel y emparejar el tono de la cara.

Antes de usarla es preciso aplicar una ligera capa de neutralizador con el fin de establecer el tono de su cutis. Este producto no es ofrecido por todas las casas de belleza y puede presentarse con otros nombres, como “tónico” para antes de la base; sin embargo, no lo adquiera sin probarlo antes en la tienda.

Retire todo el maquillaje y cubra la cara con la base, aplicando ligeramente el color que crea que le sienta mejor; luego espárzala y examine el color de su piel a la luz del día: esta debe observarse totalmente suave y con aspecto de lozanía natural, uniforme, sana y brillante.

Si su piel es rojiza, escoja una base en tono neutro o beige sin ningún matiz rosa o coral.

En caso de ser amarillenta, escoja un color ligeramente rosa; y si es amarillo-verdosa, la gama de coral le dará más vida a su tono natural.

El tono de la base

Aplíquese unas cuantas gotas en el área del cuello a manera de prueba, teniendo en cuenta que si su cutis es pálido debe escoger un tono claro y si es oscuro un color oscuro.

Escoja la tonalidad de su base teniendo en cuenta el color de su tez, si es morena trigueña o blanca rosa; Colores pálidos o colores fríos

En caso de no encontrar una base acorde con el matiz de su cara, escoja una ligeramente más oscura que su propia piel, nunca más clara. A menos que su rostro sea alargado.

Bases Claras

Cuando necesite dar luz a su rostro, resaltar sus puntos positivos y disimular los negativos y las primeras señales de envejecimiento, recurra a una base clara y aplíquela debajo de los ojos, en el área donde tienden a aparecer las bolsas o las primeras arrugas. Tenga especial cuidado de no aplicar en la zona cercana a las pestañas inferiores pues al contacto con la luz su cara se verá inflamada.

También puede colocar base clara en el área que se encuentra entre el costado del puente de la nariz y la esquina interior del ojo.

Si su deseo es lograr unos pómulos altos, debe primero analizar la forma que estos tienen: fíjese si sobresalen de la esquina exterior del ojo y por fuera de la línea del cabello, la cual se encuentra en la base de las sienes. Para esto trace una línea vertical imaginaria de puntos desde la esquina exterior del ojo hacia arriba y hacia abajo.

Si hace de cuenta que su cara es un plano, esta línea le ayudará no sólo a aplicar luz a sus pómulos sino también a darles color y a mejorar sus rasgos.

Con esta línea imaginaria como guía, usted puede aplicar su base clara en forma de triangulo sobre los pómulos desde una distancia de 1 cm de la esquina interior del ojo hacia afuera y después rellenar suavemente.

Para finalizar y dar iluminación y vitalidad a su cara, aplique un poco de base en el área donde terminan las cejas y comienza el nacimiento del cabello.

Bases Oscuras

Las bases oscuras sirven ante todo para ocultar las protuberancias que le restan belleza a su rostro.

Estas bases se aplican bajo los pómulos, desde el centro de cada mejilla hacia la línea del cabello

La Consistencia de la Base

La consistencia o textura de su base debe estar también de acuerdo con su tipo de piel: así, si su piel es normal o seca; puede usar una base que contenga productos emolientes; si es grasa, decídase por una compuesta de agua; en caso de que tenga cutis de tipo mixto, debe experimentar y determinar cuál es la mejor según la distribución de las áreas grasas de su piel.

En cuanto al acabado que es preciso darle al rostro, inclínese por una base delgada si tiene un cutis claro, sin manchas ni barros. Para cubrir imperfecciones pruebe una más espesa para dar uniformidad tanto a la superficie como al color.

Procure no utilizar bases de consistencia pesada, pues le aumentarán años en lugar de rejuvenecerla y restarán calidad a su propósito de neutralizar, unificar y conservar el matiz de su piel.

Base para cutis normal

La base ideal para el cutis normal es aquella que contiene ingredientes emolientes. Las jóvenes de piel normal pueden permitirse además el lujo de aplicarse bases de agua, aceite o geles.

Base para cutis seco

Las bases ricas en emolientes evitan la pérdida de humedad y frescura características de la piel seca.

Base para cutis graso o mixto

Para este tipo de cutis recomendamos ante todo utilizar una base humectante líquida que controle el exceso de grasa; las de tono mate, por ejemplo, contienen una especie de talco que neutraliza el aceite de la piel, además de una gran cantidad de agua y una textura que ayuda a cubrir las imperfecciones del rostro.

Clases de rostros

El rostro ovalado es el rostro perfecto. El rostro perfecto; las medidas se toman desde el nacimiento del cabello a debajo de la ceja, y de la ceja tomando la medida por el lado de la nariz a debajo de esta y de ahí a debajo de la barbilla, deben ser de la misma medida.

Todos en su casa van a hacer un óvalo en su rostro con pincel o imaginario. Lo que sobre del ovalo, lo van a ocultar con color oscuro y lo que falte en el óvalo lo van a resaltar con color claro (visajismo).

En el rostro cuadrado se ovala la cara con un pincel y se aplica un color oscuro en la parte de la mandíbula que sobresale, lo que debemos hacer con una brocha ancha.
Se utiliza una base de tono más oscuro para que angoste la forma del rostro.

El cuello por lo general en este rostro es ancho, se deben aplicar las líneas verticales gruesas y oscuras a los lados para angostarlo.

El rostro redondo se ovala aplicando dos líneas verticales a los lados de color oscuro.
La base se usa más oscura para adelgazar el rostro.

Rostro alargado o triangular; en la frente dos líneas verticales de tono oscuro para angostar.
La base debe ser más clara que el tono de su piel.

Este rostro por lo general tiene el cuello largo, se debe aplicar a los lados de este, color claro para ensancharlo.

El blush o rubor

Se usa para acentuar el área donde es aplicado, dándole una apariencia de suavidad y brillo, y perfilando las curvas del rostro. Para darle mayor vitalidad natural a su cara puede utilizar cualquier tono que pertenezca a la gama de los rojos o cafés.

La mejor manera de aplicar el rubor es utilizar la línea imaginaria a la que nos referimos anteriormente, la cual corre perpendicularmente desde la esquina exterior del ojo hacia abajo; el blush en crema debe aplicarse en el espacio libre entre la base clara y la oscura, así: coloque en su dedo una pequeña cantidad y dibuje tres círculos en la parte alta de los pómulos; luego mezcle cuidadosamente el color, de manera que no sobre ninguna línea.

Si considera necesario adelgazar la mandíbula o disminuir la papada, extienda el rubor oscuro a lo largo de la primera y del cuello hacia abajo a lo largo de la segunda.

Para acortar una frente muy ancha, extienda el rubor más oscuro desde el centro de línea del pelo hacia abajo y hacia ambos lados formando una V en el centro de la frente.

No siempre la nariz es la mejor parte del rostro; si desea darle una apariencia menos prominente, lleve el rubor hacia abajo a ambos lados de esta y aplique base clara entre las dos líneas.

Para acortarla, extienda un poco de blush de color oscuro sobre la punta y difumínelo cuidadosamente. Uno de los errores más comunes es usar exceso de rubor, lo que produce la impresión de tener dos manzanas rojas sobre las mejillas.

Para evitar esto utilice rubores en polvo o en crema y difumínelos con un pincel, de manera que no se formen líneas que demarquen innecesariamente su cara.

Si busca destacar la parte superior de su cara por medio del rubor; le recomendamos trazar una especie de V horizontal encima de la punta de la nariz y esparcirlo bien dentro de la línea del cabello, de tal forma que no queden líneas divisorias.

Luego de aplicar el rubor es bueno darse unos suaves golpecitos con la yema de los dedos para distribuirlo mejor y conseguir una mayor apariencia de naturalidad.

El rubor en polvo generalmente se coloca luego de aplicar el polvo translúcido, mientras que el rubor en crema debe usarse siempre antes de los polvos, esparciéndolo con la ayuda de una esponja o con la yema de los dedos.

Para dar una impresión de juventud y vitalidad le aconsejamos utilizar rubor color rosa, pues este tono ilumina la cara con un brillo natural.

EL RUBOR Y LA FORMA DEL ROSTRO

Rostro ovalado

La mejor manera de aplicar el rubor en estos rostros es empezar a lo alto del pómulo y descender hasta un poco más arriba de donde se hunde la mejilla.

Acto seguido se extiende hacia delante para tomar un ligero ángulo justo debajo de la orilla exterior del iris del ojo, el cual sirve de punto de referencia para determinar hasta dónde se debe extender el rubor sobre la mejilla.

Utilice un tono más vibrante sobre el hueso del pómulo y también en la frente, la nariz y la barbilla, en caso de querer destacar los pómulos; no use rubor más oscuro para dar contorno.

Rostro redondo

Para dar contorno y afinar su cara, aplique rubor en polvo de un tono más oscuro bajo el pómulo, en forma vertical; luego hágalo hacia abajo hasta donde termina la oreja, cuidando de esparcirlo bien para que no se noten las líneas demarcatorias.

Rostro cuadrado

Ubíquese frente al espejo, sonría, y allí donde note las partes más sobresalientes de su rostro, aplique un color más vibrante.

Trace una media luna ancha con una brocha de cerdas gruesas bajo el hueso del pómulo y llévela hasta el extremo superior de la mejilla. Si su frente es un poco ancha, aplíquele sombra oscura a los lados y llévela hasta el extremo de las cejas, teniendo precaución de suavizar el rubor para evitar que se noten las líneas divisorias.

Rostro triangular

En este tipo de rostro hay que limitar el uso de rubor de color vivo a la barbilla y al área más sobresaliente sobre las mejillas.

Para la zona de la frente puede usar un tono más oscuro, a los lados.

Trucos para un buen maquillaje

nuevos-tips-maquillaje• Recuerde que los tonos oscuros y mates hunden y minimizan el área donde se aplican, por lo cual sólo deben usarse para este propósito o para dar contorno a las facciones. Los colores claros y brillantes, en cambio, destacan estas zonas. El maquillaje ideal logra total balance entre estos dos tonos.

• El color de la base debe ser lo más parecido posible al de su piel. Para evitar equivocaciones a la hora de comprarla, no la pruebe en el dorso de la mano pues no reflejará el tono auténtico; hágalo en la línea de la quijada esparciéndola muy bien, pues aunque parezca difícil de creer, hay pieles con diverso color en áreas diferentes.

• Si quiere lucir natural, aplique la base con una esponjita.

• Para que el humectante no dé mucho brillo a su cara, o para que la base no se corra, presione la piel con un pañuelo de papel antes de aplicar el maquillaje.

• Con el fin de eliminar el brillo de la cara utilice polvos, sirviéndose de una brocha o una mota de algodón totalmente limpia.

• Maquille primero los ojos; así podrá corregir cualquier error sin afectar el resto del proceso.

• Por ningún motivo combine los polvos con la base.

• Los polvos más aconsejables para lucir un rostro limpio y fresco son los traslúcidos, en un tono más claro que el color de la piel.

• Después de aplicar el rímel use varias veces un pañuelo de papel bajo las pestañas y párpados para retirar los excesos y evitar que se corra.

• Revitalice la piel opaca y sin vida con una buena mascarilla, teniendo en cuenta que las de barro son buenas para eliminar el exceso de grasa, las exfoliadoras granuladas ayudan a desprender las células muertas, las de frutas cítricas refrescan y cierran los poros, y las cremosas humectan el cutis seco.

• El enrojecimiento de la piel puede atenuarse con una pre-base de agua antes de la base definitiva. Para los casos extremos de acné, aplique una capa ligera de pre-base amarilla si su cutis es medio aceitunado, o un poco de capa verde si su piel es muy clara.

• Cubra la base con polvos traslúcidos, aplicados con una esponja. En los casos de acné, recomienda una brocha. Presione los polvos sobre el cutis para reducir el brillo y secar el maquillaje. Para retocarlo durante el día puede utilizar la misma técnica.

• Nunca se aplique el maquillaje con los dedos; para esto mantenga borlas o esponjas que debe lavar una vez por semana con un limpiador suave.

• Si su piel es grasa, prefiera sombras y coloretes en polvo, ya que los productos en crema aumentan el nivel de grasa de su piel.

• Si presenta brote alrededor de la boca, procure enfatizar el maquillaje a la altura de los ojos para desviar la atención hacia esta área. Si el brote es ligero, utilice crema correctora para cubrirlo.

• Rellene y oscurezca sus cejas con la ayuda de una sombra marrón. Para cepillarlas utilice una brochita de cerdas firmes y diagonales.

• Antes de comprar una brocha, asegúrese de que sus cerdas sean muy suaves.

• Sea ordenada con su maquillaje: separar los productos para el día de los de la noche puede ayudarle a ganar tiempo y a determinar qué tipo de cosméticos usar en el momento indicado.

• Para sellar el maquillaje, rocíe un poco de agua en la cara con la ayuda de un atomizador después de aplicarlo.

• Recuerde que para lograr una apariencia natural es necesario no excederse en la aplicación de la base.

• Cuando compre cosméticos recuerde siempre mantener los labios y las uñas dentro de la misma gama de color.

• Para lograr una apariencia suave, utilice la sombra como delineador. Esto se logra humedeciendo una sombra oscura y aplicándola cuidadosamente sobre el borde de las pestañas, con la ayuda de un pincel fino.

Errores a la hora de maquillarse

Muchas mujeres, por no pasar inadvertidas, cometen errores a la hora de maquillarse; se trata de efectos distorsionados del mensaje de frescura, juventud y lozanía que quieren transmitir. A continuación analizamos una serie de malas costumbres que arruinan el maquillaje:

• Aclarar excesivamente las ojeras: un maquillaje demasiado claro para disimular ojeras da como resultado un par de redondeles blancuzcos que las resaltan aún más.

• Exagerar el maquillaje en las cejas, unas cejas bien arqueadas, arregladas y pintadas dan un toque indiscutible de elegancia y feminidad, pero endurecen el rostro y reflejan mal gusto cuando se ven artificiales.

• Aplicar el blush muy abajo: la creencia de que unos pómulos bastante sonrosados denotan salud está mandada a recoger. Lo mejor es colorear ligeramente las mejillas, partiendo de la parte alta del hueso hasta la sien, dependiendo del óvalo de la cara; esto le da naturalidad y jovialidad a su rostro.

DÉJANOS TU COMENTARIO

DÉJANOS TU COMENTARIO

Please enter your comment!