La Piel Habla de Usted

La Piel Habla de Usted

La piel es el reflejo de todo cuanto ocurre en el organismo. En ella es posible ver, por ejemplo, si estamos comiendo o durmiendo bien, o si por el contrario, nuestra dieta y nuestras costumbres diarias no son las más adecuadas.

Empezaremos hablando sobre la envoltura que protege al cuerpo y es a la vez espejo de todo cuanto ocurre en el organismo: la piel. Todos los días, al arreglarse para sus labores diarias, usted realiza la misma rutina, pero ¿se ha puesto a pensar si cuida satisfactoriamente su piel?

Es necesario reconocer que en ella se reflejan tanto la calidad del sueño como los procesos digestivos resultantes de la ingestión de alimentos apropiados o contraproducentes. Siendo estos últimos los que en determinado momento pueden producir granos o reacciones alérgicas.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y uno de los más versátiles. Lo protege de los elementos externos y mantiene hidratado el interior, ayuda a evitar que las bacterias se alojen en el organismo, y también a eliminar los excesos de agua, elementos grasos y toxinas.

Además, es un órgano vital, parecido al corazón o al hígado. Con la diferencia de que se encuentra en el exterior, recubriendo cada centímetro de su cuerpo, desde el cuero cabelludo hasta los pies.

La piel tiene vida propia

Una de las características más importantes de la piel es su regeneración constante. Cada 28 días su capa superior, o epidermis, se regenera. Las células secas y escamosas son sustituidas por otras adicionales luego de una gran metamorfosis o división celular.

Otro detalle esencial que hace de la piel un órgano especial es la propiedad de cursarse por sí misma espontáneamente luego de ser lastimada o de sufrir cualquier tipo de herida.

Es importante tener en cuenta que, sí bien puede ayudarle a lucir más joven, el cuidado del cutis no detiene los efectos del paso del tiempo. A medida que la piel envejece, va perdiendo la propiedad de retener la humedad.

Los tejidos de la dermis (ubicados bajo la epidermis) disminuyen en elasticidad, la circulación de la sangre en la epidermis se hace más lenta y la renovación de las células toma más tiempo.

Los productos para el cuidado de la piel tienen sustancias que ayudan a devolverle su humedad perdida. Estimulan las células y logran que las arrugas sean menos visibles, mejorando al mismo tiempo la circulación y la renovación celular.

Estudios realizados han demostrado que la piel tiene vida propia. Desde la infancia hasta la vejez, este órgano para por denominadas “siete edades”. Que aunque genéticamente se encuentran programadas, pueden ser alteradas por el estilo de vida que se lleve y los cuidados que se le prodiguen. Por esto se hace hincapié en la importancia de protegerla desde la niñez, especialmente del sol, el cual constituye uno de sus peores enemigos.

Los cambios que sufre la piel son imperceptibles al ojo humano hasta la aparición, hacia los 35 años, de las primeras arrugas, más conocidas como “líneas de expresión”.

Más Temas de Cuidado de la Piel AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!