Sedentarismo ¿Cuáles son sus consecuencias?

Sedentarismo

Tomarse un descanso ocasionalmente, no le viene mal a nadie. Pero ¿Qué pasa cuando ese descanso se convierte en sedentarismo? El siguiente artículo es un recorrido sobre lo que es el sedentarismo y cuáles son sus consecuencias que, lo creas o no, tienen un gran impacto a nivel físico.

Hablemos del sedentarismo ¿Qué es exactamente?

No, no tiene nada que ver con tomarse un descanso de vez en cuando, el sedentarismo va mucho más allá. El sedentarismo se presenta cuando una persona pasa demasiado tiempo al día sin hacer ningún tipo de actividad física. Pasarse horas acostado, sentado, no hacer ejercicios nunca, y en general evitar cualquier cosa que suponga aunque sea el más mínimo esfuerzo físico está muy vinculado con el sedentarismo.

Diversas fuentes reseñan que poco a poco, entre más tiempo se extienda el sedentarismo se pueden presentar muchas afecciones físicas. Las causas exactas no se conocen, lo que sí se sabe es que el estilo de vida que muchas personas están llevando actualmente, es sumamente favorecedor para el sedentarismo.

Tanto los trabajos como la educación, el entretenimiento, etcétera, ahora involucran estar sentados frente al computador durante muchas horas. Esto es fatal para la salud, aunque muchas veces no se reconozca.

¿Cuáles son las consecuencias del sedentarismo?

Efectivamente, tal como te lo estás imaginando, el sedentarismo no es para nada bueno para la salud. De hecho, el sedentarismo está profundamente relacionado con el padecimiento de alguno o todos estos padecimientos:

  • La aparición de ciertos tipos de cáncer. Particularmente cáncer de seno, colon y útero.
  • Mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón, como la enfermedad coronaria e infartos.
  • Mayor probabilidad de incremento de los niveles de colesterol.
  • Mayor riesgo de padecer de obesidad.
  • Presión arterial elevada.
  • Probabilidad de padecer problemas de circulación.
  • Osteoporosis

El sedentarismo y la obesidad

Cuando se habla de la obesidad, es inevitable pensar en el sedentarismo, y es que sí, tienen mucho que ver. Cuando una persona lleva una alimentación desbalanceada, basada en el consumo de carbohidratos, y a su vez esto lo complementa con un estilo sedentario, se está frente a la receta para el desastre.

Cuando el cuerpo no tiene la cantidad de actividad física necesaria para quemar las calorías ingeridas durante el día, poco a poco el sobrepeso se hace presente y si no es tratado a tiempo puede convertirse en obesidad. Por si quedan dudas, la única forma que tienes de combatir el sedentarismo, es con actividad física.

La obesidad ya es un problema en sí misma, es el punto de partida para enfermedades que pueden poner en peligro la vida de quien la padece. (Lea También: Rumiaciones ¿Por qué no podemos dejar de pensar en algunas cosas?)

Desde enfermedades cardiovasculares, diabetes y demás hasta enfermedades a nivel mental que van desde la ansiedad a la depresión. En este punto, evitar llegar a ese estado, suena como la mejor de las ideas.

¿Qué puedo hacer para llevar un estilo de vida menos sedentario?

En ocasiones la situación se nos puede salir de las manos, con todo lo que está sucediendo no es tan fácil decir que se va a llevar un estilo de vida mucho más activo. Sin embargo, a continuación tienes algunos consejos que pueden ayudarte a ser más activo durante tu día a día.

Si no haces ejercicios al menos sal a caminar

No todas las personas tienen la posibilidad de ir a un gimnasio, muchas ni siquiera se sienten motivadas para hacer ejercicio en casa. Si ese es tu caso, salir a caminar o trotar puede ayudarte a paliar la situación. Media hora de trote por día puede mejorar considerablemente tu estado físico y darte un plus de energía para el día.

Si tienes las posibilidades adquiere máquinas para hacer ejercicios

Si no sueles salir de casa muy seguido, y tampoco vas al gimnasio, no es una mala idea tener unas cuantas máquinas para hacer ejercicio en casa.

Además de programar horarios para utilizarlas claro está. Esto no solo mejorará tu condición física sino que además te hará sentir mejor contigo mismo.

Si estás en el trabajo, no permanezcas demasiado tiempo sentado

Procura caminar de vez en cuando para estirar tus piernas, y evita comunicarte a distancia con tus compañeros.

Es decir, si tienes la posibilidad de ir hasta donde están tus compañeros en lugar de enviarles solo un mensaje, es una buena manera de mantenerte activo durante la jornada.

Camina más durante la jornada laboral

Puede ser irte caminando hasta cierta zona, o evitar usar el ascensor, dándole prioridad a las escaleras. Estos pequeños detalles pueden ayudarte a sentirte mejor durante el día.

¡Actívate!

El sedentarismo puede sentirse bien mientras estás acostado viendo la televisión, pero tarde o temprano pasará la factura, así que antes de que eso suceda, asegúrate de hacer aunque sea un poco de actividad física al día.

Más Temas de Bienestar AQUÍ

DÉJANOS TU COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!